Inicio JALISCO Académicos afirman que panorama de inseguridad en México es inédito

Académicos afirman que panorama de inseguridad en México es inédito

135
0

La sociedad mexicana vive un panorama de inseguridad y violencia inusitado, no sólo por la amenaza que supone el crimen organizado, sino por la exposición que los menores y adolescentes tienen hacia situaciones como el acoso sexual, el bullying, las drogas, los medios de comunicación y las publicaciones que fomentan la crueldad, coincidieron investigadores del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En conferencia de prensa, realizada este lunes para dar a conocer las actividades de la Cátedra Iberoamericana “Pedro Laín Entralgo”, el maestro Francisco José Gutiérrez Rodríguez, jefe del Departamento de Psicología Básica del CUCS, afirmó que aunque los problemas de violencia no son nuevos, sí tienen matices distintos.

“Así como el crimen organizado incorpora nuevas tecnologías para la extorsión y para atraer a niños y jóvenes, el secuestro no sólo implica la privación de la libertad para obtener un monto económico, sino que se agrega tortura y homicidio. Las víctimas de feminicidio viven tortura, crueldad, misoginia y exposición pública”, dijo el académico.

Hay casos de menores de 15 años que presentan conductas que antes eran atribuidas al trastorno disocial de la personalidad, con actos de crueldad, saña y piromanía, que los “preparan” para los perfiles delincuenciales e incluso para desarrollar psicopatía, agregó.

La amputación de las manos a seis personas por parte de presuntos miembros del crimen organizado, la semana pasada, “evidencia las formas cambiantes del crimen organizado para generar terror psicológico entre la población”, en el que agredir a los otros implica no sólo “eliminarlo, sino dejarlo marcado de por vida”.

La exposición a este tipo de actos genera “estrés postraumático inducido” entre los ciudadanos. Aunque no hayan vivido la experiencia en carne propia tiene repercusiones como tal: llegan a sentir temor, ansiedad generalizada, alteraciones del estado de ánimo, angustia y cambios en la conducta de sueño que los desgasta y afecta su desempeño cotidiano.

Recalcó que también hay acceso a drogas cada vez más dañinas y a armas de fuego, aunque no al nivel de como sucede en Estados Unidos. Respecto a la propuesta del senador panista Jorge Luis Preciado para que los ciudadanos porten armas, el investigador afirmó que la sociedad no está preparada psicológicamente para esta práctica, que implica además procesos judiciales delicados.

El doctor Osmar Matsui Santana, jefe del Departamento de Ciencias Sociales del CUCS, afirmó que la dinámica familiar ha propiciado estas conductas violentas, pues los padres no pueden cuidar a los menores por salir a trabajar y no vigilan con quién se relacionan o a qué páginas y redes sociales ingresan.

Recalcó que tanto en las escuelas como en la casa debe de propiciarse una educación para la no violencia. “Muchos juegos de los niños en internet o en consolas son violentos y precisamente debemos tomarlos en cuenta en la prevención. Es un tema que compete a toda las instituciones sociales”, dijo.

Matsui Santana afirmó que dentro de las actividades de la Cátedra Iberoamericana “Pedro Laín Entralgo” habrá una conferencia con la doctora de origen argentino Hilda Marchiori, acerca de “Conducta violenta: impacto biopsicosocial”; posteriormente, será presentado un libro con este mismo tema, en el que académicos de la UdeG abordan este problema desde diferentes perspectivas. Ambas actividades serán el jueves 27, a las 11:00 horas, en el auditorio “Dr. Roberto Mendiola Orta”, del CUCS.

El miércoles a las 11:00 horas, en el auditorio Ramón Córdova del CUCS será desarrollado un panel con expertos acerca de temas como homicidio entre los jóvenes, tráfico y trata de personas en México y pandillas juveniles. El ingreso a estas actividades es gratuito.

Comments

comments

Artículo anteriorDestacan comunicación política de Jalisco
Artículo siguienteAnne Hathaway confiesa por qué no disfrutó ganar un Oscar