Inicio ESTILO DE VIDA ¿Puede el deporte disminuir el colesterol?

¿Puede el deporte disminuir el colesterol?

108
0
Compartir

Existe evidencia médica que demuestra que la actividad física, especialmente aeróbica, es relevante en la disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. A partir de esto es lógico pensar que el ejercicio es clave para bajar los niveles de colesterol, como principal causante de dichas enfermedades.

Sin embargo, una reciente actividad realizada por el equipo de en conjunto con la Sociedad Chilena de Cardiología durante la última Expo Running del Maratón de Santiago, determinó que la actividad física no presenta un efecto significativo sobre los niveles de colesterol total. “De las personas sondeadas, aquellas que realizan actividad física presentan un valor promedio de colesterol total de 187 mg/dl, mientras que aquellas que no la realizan, registran un valor promedio de 191 mg/dl. Esto no nos permite afirmar que exista una diferencia significativa entre los niveles de colesterol total de estos dos grupos”, explica Gonzalo Vega, Gerente Comercial de Cardiosmile.

En la ocasión, 812 personas de entre 9 y 78 años fueron encuestadas, de las cuales 673 (83%) realizaban actividad física periódicamente; mientras que 139 (17%) no realizaban ningún tipo de ejercicios. Del primer grupo, 144 personas (21%) registraron niveles de colesterol total sobre 220 mg/dl, con un valor promedio de 245 mg/dl. Las 529 personas restantes (79%) mostraron niveles de colesterol total bajo 220 mg/dl, con un valor promedio de 171 mg/dl.

Equilibrio perfecto
Si bien no existieron diferencias apreciables entre los grupos que realizan o no realizan deporte, es importante aclarar que el colesterol presente en nuestra sangre se distribuye en distintos tipos de lipoproteínas. Dentro de éstas se encuentran las lipoproteínas de baja densidad, LDL (considerado colesterol malo) y aquellas de alta densidad o HDL (consideradas como el colesterol bueno). De esta manera, quienes deseen cuidar su salud cardiovascular, deberán preocuparse de llevar un estilo de vida que les permita mantener controlados sus niveles de colesterol LDL, que es el que se deposita en las paredes de las arterias, y que favorezca la presencia de colesterol HDL, encargado de “limpiarlas”.

En este sentido la actividad física sí es un factor relevante. Se ha demostrado que el ejercicio aeróbico como la caminata, el trote y la bicicleta, por nombrar algunos, son un medio efectivo para equilibrar los niveles de colesterol malo, favoreciendo el incremento en los niveles de colesterol bueno o HDL.

Comments

comments