Inicio INTERNACIONAL Secretario de Benedicto XVI critica en sus memorias pugnas de poder en...

Secretario de Benedicto XVI critica en sus memorias pugnas de poder en Vaticano

0
Compartir

El secretario del difunto papa emérito Benedicto XVI, Georg Gänswein, considera que “el problema” en el Vaticano son las “hinchadas” que pugnan por el poder, en un libro en el que también reprocha algunas decisiones de Francisco, frecuente centro de ataques de las corrientes más conservadoras.

El monseñor alemán, desde 2003 sombra de Benedicto XVI, muerto hace una semana, publicará el 12 de enero unas espinosas memorias de título esclarecedor: “Nient’altro che la verità” (Nada más que la verdad), para arrojar luz sobre “las calumnias y oscuras maniobras” que trataron “en vano” de ensombrecer el legado del pontífice.

En la última década, la Santa Sede ha vivido con la particularidad de tener dos papas vivos: uno reinante, Francisco, y otro emérito, Benedicto XVI, retirado en un monasterio vaticano desde su histórica renuncia a la Silla de Pedro desde 2013, la primera en seis siglos.

En este tiempo, aunque Benedicto XVI respetó -casi siempre- el silencio prometido al renunciar para no interferir, muchos dentro y fuera de los muros leoninos intentaron usar su figura para arremeter contra el papa argentino y sus reformas en la milenaria Iglesia.

Gänswein, que ha encabezado las exequias de Ratzinger recibiendo el pésame casi como un hijo, confirma y lamenta en sus páginas la existencia de estas supuestas corrientes (emplea curiosamente el término italiano ‘tifoserie’, como las hinchadas del fútbol).

“En efecto, creo que el análisis más correcto deba indicar como problema, no tanto la coexistencia de dos papas, uno reinante y otro emérito, sino el nacimiento y desarrollo de dos hinchadas, ya que con el paso del tiempo (Ratzinger) se dio cuenta cada vez más de que efectivamente eran dos visiones de la Iglesia”, afirma.

Asegura que fue rechazado también por Benedicto XVI desde su retiro: “Cuando le pedí una opinión respondió que el Pontífice reinante tiene la responsabilidad de decisiones como esta y debe actuar por el bien de la Iglesia. Pero, a nivel personal, intuyó un decidido cambio de ruta y lo consideró un error”, asegura.

El secretario de Ratzinger se considera un “prefecto apartado”, lamenta que Francisco le despojara del apartamento que habitaba en el Palacio Apostólico y denuncia que todo lo que hace y dice se ve inmediatamente interpretado en las dinámicas del poder “petrinas”.

“A veces pienso en la famosa frase de los policías americanos: ‘todo lo que diga podrá ser utilizado en tu contra’”, confiesa, para aclarar que no tiene planes tras la muerte de su mentor Ratzinger.

Comments

comments