Inicio COLUMNAS Rompa el Pacto y también los Muros

Rompa el Pacto y también los Muros

0
Compartir

Por: José Alfredo Ceja Rodríguez

Académico Universidad Panamericana.

@alfredocejar

La imagen de un Palacio Nacional amurallado nos pone a pensar que las amenazas por parte del crimen organizado han sido muy fuertes, pero cuando reaccionamos y nos damos cuenta que esa protección es por las manifestaciones de miles de mujeres exigiendo respeto, seguridad y justicia el 8 de marzo, podemos concluir que algo no está bien en la percepción gubernamental.

Si hubiera sido Vicente Fox, Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto quienes hubieran decidido poner un muro para proteger Palacio Nacional, qué hubieran pensado los que participan hoy en el Gobierno Federal, imagínense si Vicente Fox hubiera cercado así Palacio Nacional frente al plantón encabezado por AMLO ante el resultado de la elección en el 2006.

Es una simple comparación, pero no es lo importante, lo importante es el mensaje que se manda; lo importante es que la agenda feminista ha sido ignorada por los últimos gobiernos y siguen existiendo casos todos los días de mujeres que son violentadas y están en riesgo permanente.

Habrá quien diga que se requiere un cambio cultural, pero lo que tenemos claro es que el Gobierno debe ser responsable y ser consciente de la problemática que tiene enfrente y los hechos indican lo contrario.

Hay dos tipos de muros, los que se dicen y los que se construyen, como ejemplo del primero tenemos el “¡Ya Chole!” y el “¡Hay Toro!” y como ejemplo del segundo tenemos el muro que se construyó para proteger Palacio Nacional, ambos tienen el mismo objetivo, no atender, no entender y no hacer caso a una problemática que afecta a muchas mujeres en el país.

Así como Calderón tuvo la Guerra Fallida contra el Narco y Enrique Peña Nieto tuvo los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y esos fueron los casos que marcaron un parteaguas negativo en sus administraciones, parece ser que Andrés Manuel podría tener en la problemática de la violencia contra las mujeres, el parteaguas de su administración.

Mantener en la candidatura a Félix Salgado Macedonio es un reto a la agenda feminista, posiblemente existan compromisos y Salgado Macedonio salga bien evaluado en las encuestas y tal vez gane la elección, pero la factura la llevará el Gobierno Federal.

Hoy la solución a ese problema está en 2 personajes, el Presidente de la República puede llamarle a Salgado Macedonio para que decline a su candidatura o que el mismo Salgado Macedonio recapacite y decline, ambos escenarios se ven complicados.

El muro de Palacio Nacional se quita pasando las manifestaciones, pero el muro de la toma de decisiones y de las políticas públicas se quita teniendo voluntad política, sensibilidad y respeto al cargo público, pero sobre todo, a las mujeres.

Comments

comments