Inicio COLUMNAS Las otras voces del 8M

Las otras voces del 8M

0
Compartir

Por: Lucy Pérez Camarena

Estos días hemos recibido reconocimientos, escuchado pronunciamientos y mientras seguimos reflexionando acerca de las condiciones que prevalecen en la mitad de la población, otras voces se hacen escuchar pidiendo reivindicar también la complementariedad y el involucramiento de los hombres en las acciones encaminadas a lograr una igualdad de oportunidades para ambos.

Sí, mientras seguiremos escuchando un sinfín de cifras de todas las condiciones aun no logradas, hay otras voces que también se hacen presentes; la de las madres, las hijas, las mujeres libres que piden dejar de ser etiquetadas en uno u otro tipo de feminismo y piden reivindicar la presencia femenina en los ámbitos más cercanos y cotidianos.

Ante lo que pareciera un desprecio por la maternidad, hay quienes este día quieren poner en la agenda pública el agradecimiento a las madres que siguen teniendo un papel preponderante en la crianza y la educación de los hijos, quienes se convierten en guía y fortaleza desde que iniciamos nuestros primeros pasos y tienen el valor de dar un sí definitivo a la vida.

Aun con todas las situaciones por las que atraviesan los matrimonios, también estas voces exaltan la labor callada de la esposa, no de aquella sumisa y que obedece a ciegas, sino de quien en reciprocidad con su compañero de vida asumen juntos las tareas del hogar, siendo común ahora los permisos de paternidad para que también ellos puedan gozar del privilegio de estar con sus hijos al nacer.

Es preciso reconocer a todas las mujeres trabajadoras, que con su aporte son fundamento importante de la economía de nuestro país, su contribución engrandece todo tipo de organizaciones, también hacen empresa y crean emprendimientos que les permiten mejorar las condiciones de vida de ellas y sus familias.

Estas otras voces piden ser escuchadas, sin manipulaciones ni tintes ideológicos,  como  mujeres libres y personas que quieren conmemorar la vocación a la maternidad, pues en ese llamado a co-crear está implícito el llamado a hacerse presentes en la cultura, las artes, la política, la economía y todas las áreas de la vida en las que es preciso que la visión desde lo femenino permee.

En este contexto, este 8M es pues un llamado a hacer a los hombres aliados y dejar de verlos per se como enemigos o culpables de todas las atrocidades, contribuir a una visión humanista y un auténtico impulso de la presencia femenina en todos los ámbitos, implica también que queremos hacer equipo con los hombres y dejar a un lado visiones que nos confrontan y separan; Por el contrario, nos necesitamos unas y otros para mejorar las condiciones de vida de nuestras hijas e hijos y establecer nuevas maneras de entendernos y relacionarnos para encontrar los puntos de unión y lograr el irrestricto reconocimiento de nuestros derechos fundamentales.

Que la tolerancia y respeto que se piden para algunas posturas, se otorgue también a quienes piensan diferente y que en libertad cada persona tenga el derecho de expresarse, entendiendo que en la pluralidad en la cual vivimos es preciso escuchar todas las posturas.

Comments

comments