Inicio COLUMNAS Reloj de Arena

Reloj de Arena

0
Compartir

Panistas contra Calderonistas

Por: Guillermo E. Quiroga Madrigal

Hoy más que nunca, la derecha está totalmente fragmentada. Me refiero en el tema partidista político en México. Entre panistas y calderonistas, desde años atrás el Partido Acción Nacional vive una fuerte división en lo interno y ahora se acrecentó más, debido al revés que sufrieron los ex panistas Felipe Calderón y Margarita Zavala ante la negativa del Instituto Nacional Electoral de dar registro como partido político a México Libre.

En días pasados el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) decidió negarle el registro como partido político a México Libre. Tras una larga sesión, se rechazó –con siete votos en contra y cuatro a favor– entregarle el registro a la organización encabezada por el expresidente Felipe Calderón y la exprimera dama, Margarita Zavala. Ambos ex panistas. El argumento principal fue que no pudo acreditar el origen de una parte de los recursos que recibió.

El argumento central de México Libre ante el Trife (Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación), será el de demostrar la procedencia de los poco más de 1.7 millones de pesos que el INE asegura no tienen un origen claro. Se buscará probar que el dinero se recolectó acorde a las pautas de la CNVB. (Comisión Nacional Bancaria y de Valores).

Independientemente de las razones por las que el INE le negara el registro a México Libre, la decisión recaerá en el  Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien será la última instancia para ratificar la decisión del INE o de plano anularla.

Más allá de lo legal y en la espera de la resolución ante las instancias correspondientes, el saber si se procede otorgar el registro a México Libre, todo ello lo encamina a una división en el voto para el 2021 entre el PAN y México Libre.

De hecho, muchos de los que simpatizaban con el blanquiazul se brincaron para apoyar el proyecto de Felipe Calderón y hay muchos más militantes panistas que andan jugando en ambas pistas y que están a la espera de que se haga oficial el registro de México Libre para dar el salto y mermar al panismo. Recordemos que Felipe Calderón renunció al PAN porque su esposa Margarita Zavala no fue la candidata del blanquiazul a la presidencia de la República en el 2018.

El gran desafío para Calderón radica en que en el Trife existe un gran predominio del cabildeo del PRI y el PAN.  A estos partidos no les conviene que México Libre tenga registro porque su voto sufriría una mayor pulverización.

De ahí el silencio rotundo de ambos institutos políticos. Sucede que hay estados donde el PAN aparece cada vez más amenazado por el calderonismo, como es el caso de Querétaro, donde México Libre capitaliza los escándalos recientes de Pancho Domínguez.

Contrario a lo que se piensa, la división entre panistas y calderonistas favorecerá  indudablemente a  Morena y al gobierno federal de López Obrador, que pese a los enormes yerros en su administración, buscarán la mayoría de los escaños en San Lázaro y las 15 gubernaturas en juego, así como la renovación de congresos locales y ayuntamientos en 30 entidades del país.

Las gubernaturas en disputa serán: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

Ante esta compleja situación, se encendieron las alarmas en el Comité Ejecutivo Nacional del PAN, que le apuesta al NO registro de México Libre para así mantener a su poca membresía en sus filas, ya que de darse el registro como partido político, perderían a militantes y simpatizantes con miras al 2021, y como lo señalaba, el gran ganador sería Morena y López Obrador, quienes buscan afanosamente una división de la derecha, aunque en los pasillos de Palacio Nacional se rumora que Felipe Calderón sería la piedrita en el zapato del presidente con su partido México Libre.

Cabe recordar que México Libre no puede estar en coalición con ningún partido político porque la ley obliga a los partidos nuevos a competir solos, por lo que en automático dividiría el voto opositor y sobre todo le restaría fuerza al PAN, que hoy aparece en las encuestas como el segundo partido más fuerte después de Morena.

El único antagonista en la política que ha enfrentado a López Obrador es Felipe Calderón, lejos están los partidos de oposición, no hay un contrapeso, es por eso que el presidente y sus allegados se la viven en un constante enfrentamiento a través de las redes sociales entre calderonistas y obradoristas, lo que hace pensar, que para el presidente no es nada conveniente el registro de México Libre, pues de darse sería su principal dolor de cabeza para el 2021, así lo visualizan los calderonistas y que no están lejos de la realidad.

Pero mientras son peras o son manzanas, el PAN y el PRI le apuestan al no registro de México Libre, mientras que Morena se frotan las manos, sintiéndose con el triunfo, al menos de que exista una alianza y una reconciliación entre panistas y calderonistas para hacer un frente contra López Obrador y Morena para el 2021, algo que se ve muy complicado. No imposible, pero sí muy difícil… Seguimos en este Reloj de Arena.

Comments

comments