Inicio COLUMNAS Reloj de Arena

Reloj de Arena

0
Compartir

Ana Guevara, de la Gloria al Infierno

Por: Guillermo E. Quiroga Madrigal

«La vida es así, no nos vamos a llevar nada, simplemente hay que plantear rumbos, realizar sueños y ya» (Ana Gabriela Guevara).

No cabe duda que como atleta de alto rendimiento. Ana Gabriela Guevara le dio a nuestro país grandes satisfacciones en lo deportivo, conquistando todo tipo de medallas en eventos nacionales e internacionales, pero en su faceta como dirigente de la Conade (Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte) es un ave de tempestades.

Demos un breve repaso sobre sus logros como atleta y el año más importante en su carrera fue 2002, cuando compartió con tres atletas el premio de un millón de dólares en barras de oro de la Golden League de la IAAF al ganar todas las pruebas de 400m en las siete competencias de ese año.

En la Copa del Mundo de Atletismo Madrid 2002 obtuvo dos medallas de oro: una en la prueba individual y la otra con el relevo 4×400 representando al continente americano. En los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador 2002 conquistó las medallas de oro en las mismas pruebas. En la Final Mundial de la IAAF de ese año logró la primera de sus tres victorias consecutivas en este evento.

Los 300 metros también le sonrieron a Ana Gabriela, batió el récord mundial de la campeona olímpica Cathy Freeman al registrar 35.30s. Ese año también se convirtió en bicampeona panamericana y también mundial con un tiempo de 48.49, el noveno mejor tiempo en la historia de la prueba de los 400 metros y el máximo de toda su carrera.

Una lesión le impidió llegar de la mejor manera a Atenas 2004, pese a eso conquistó la medalla de plata de los Juegos Olímpicos siendo superada por Tonique Williams con quien ya había perdido poco antes, lo que puso fin a un invicto que Guevara mantenía desde agosto de 2001. En el campeonato mundial Helsinki 2005 consiguió su tercera medalla mundialista, al terminar en tercer lugar en la final de los 400 metros.

En este breve recuento de sus logros deportivos, no hay punto de comparación es lo mejor que México ha dado, pero ya en el terreno de la política, su incursión dio un giro de 180 grados, ahora como titular de la Conade la sonorense deja muchas dudas.

La polémica con Ana Guevara al frente de la Conade comenzó en febrero de este año, cuando se dio a conocer que como titular de este organismo, ganaba mensualmente 119 mil 722 pesos al mes, 11 mil pesos menos que los que gana el mismo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Aunque se aclaró que se había reducido posteriormente su salario, la polémica desde entonces no la abandona. 

El judoca mexicano Nabor Castillo, ganador de una medalla en los Juegos Panamericanos del 2011 y cuatro en el Panamericano de la especialidad entre los años 2010 y 2014, denunció el 3 de junio pasado, la reducción de su beca deportiva, resaltando que un «nini» ganaba más que él.

«Gracias Conade por bajarme la beca. Si de por sí era poco 5 mil, ahora 2 mil. Con este apoyo y motivación que nos dan a todos los atletas ya clasificados a los Juegos Panamericanos…Vamos México. Recibo menos que los ninis, qué tristeza», tuiteaba Nabor.

Esa misma semana, el 6 de junio, las cosas no mejoraban para Guevara pues la revista Proceso daba a conocer que la responsable de Becas y Atención a Deportistas de la Conade, María de la Luz Chávez -amiga cercana de Ana- cobra una beca de 35 mil pesos mensuales como entrenadora-metodóloga de deportes acuáticos en el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento, Fodepar, fideicomiso con recursos exclusivos para atletas de élite, sus entrenadores e integrantes de los equipos multidisciplinarios.

El tema de los clavados vino después. A través de su cuenta de Twitter, Jahir Ocampo se quejó públicamente luego de ser marginado de la lista de participantes en los próximos Juegos Panamericanos, a realizarse en Lima, Perú, publicada por el COM.

Jahir exigía, con resultados, alguna explicación por la que quedó marginado de los Panamericanos, al igual que Carolina Mendoza y Rommel Pacheco. Tanto Rommel, como Jahir, obtuvieron, además de otros resultados, tres platas en el Mundial de Clavados realizado en marzo pasado en Japón, pero ni eso contó para asistir a los Panamericanos.

Ante los constantes roces con los deportistas, todavía la titular de la Conade el día del abanderamiento de la delegación mexicana que asistiría a los Juegos Panamericanos de Lima, Perú pronosticaba un pobre desempeño de los atletas y argumentó; “el pronóstico reservado es de 19 medallas a ganar en los Juegos Panamericanos Lima 2019”.

Pese a las reducciones y el poco apoyo que la Conade dio a los deportistas que acudieron a los recientes Juegos Panamericanos, estos sacaron la casta y el orgullo por nuestro país y lograron darle así a Ana Gabriela Guevara una gran lección, coloquialmente una “cachetada con guante blanco”; México obtuvo el tercer puesto en el medallero de dicha justa deportiva, conquistaron 33 preseas de oro, 36 de plata y 63 de bronce, logros que echaron por tierra los pronósticos de la sonorense.

Más allá de los logros de nuestros atletas, llegó el cinismo de la titular de la Conade, quien en días pasados le entregó al presidente, Andrés Manuel López Obrador, una medalla de oro, aludiendo que fue gracias al apoyo otorgado a los deportistas. Ello generó una cascada de críticas en las redes sociales con los antecedentes ya señalados. Prácticamente Ana Guevara saludó con sombrero ajeno, la preparación de los atletas lleva años y no es de unos cuantos meses. 

 ¿Qué pasó con la empatía de Ana Guevara? ¿Qué pasó con las exigencias a las autoridades para dar apoyo a los atletas, cuando ella era parte de esa élite? ¿En dónde quedaron las demandas a la iniciativa privada que en 2003 exigía para el deporte mexicano? ¿A dónde se fueron las palabras para los atletas jóvenes, a quienes en 2010, después de ser directora del Instituto del Deporte del entonces Distrito Federal, les dijo que siguieran para realizar sus sueños? En definitiva Ana Guevara pasó de la Gloria al Infierno…Seguimos en este Reloj de Arena.

Comments

comments