Inicio COLUMNAS Perdieron los dos

Perdieron los dos

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

No solo no hubo un ganador del debate presidencial que sostuvieron la noche del martes el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden, sino que incluso se puede concluir que ambos perdieron su oportunidad de aprovechar el escenario del primer debate para dejar claros sus planteamientos y ganar votos o cambiar las preferencias a su favor, con miras a la elección del próximo 3 de noviembre en que se definirá si el ex colaborador de Barak Obama, logrará sacar al polémico magnate de la Casa Blanca. 

Y es que, además de poco productivo el ejercicio en mención para los objetivos de los dos candidatos, resultó bastante insufrible la estrategia de Trump al impedir en todo momento las ocasiones al micrófono de su adversario político.   

Como lo señalan medios de comunicación. Se esperaba que el objetivo de Donald Trump durante este debate fuera zarandear a Joe Biden, y a los pocos minutos del comienzo quedó claro que planeaba hacerlo interrumpiéndolo constantemente. Eso dio lugar a una serie de intercambios caóticos, entre ellos Trump cuestionando la inteligencia de Biden y el demócrata llamando payaso a Trump.

El coronavirus resultó ser un terreno difícil para el presidente, pero simplemente sugirió que Biden habría hecho peor las cosas. 

Cuando Biden intentó hacer notar que Trump pagaba menos impuestos federales que los maestros de escuela, ese mensaje, que podría haber sido un ataque poderoso, quedó enterrado en la diatriba con el presidente. 

Si las declaraciones de impuestos de Trump tienen algún peso como tema en esta campaña, no será por este debate.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival por la Casa Blanca, Joe Biden, cruzaron intensos señalamientos en un caótico primer debate electoral.

Durante 90 minutos ambos rivales intercambiaron acusaciones y ataques personales que reflejaron el gran momento de división que vive el país de cara a las decisivas elecciones del 3 de noviembre.

Trump acusó de inicio a su rival de estar en deuda con los socialistas y el ala más izquierdista de su partido: «Te van a dominar, Joe, lo sabes».

«Soy el Partido Demócrata ahora», replicó Biden, que quiso dejar claro que él domina la agenda demócrata.

De este primero de tres debates se identificaron cuatro momentos tensos entre los dos candidatos presidenciales, que BBC Mundo reprodujo:

1. «Tú eres el mentiroso»

En uno de los momentos más intensos, mientras los dos candidatos discutían por la atención sanitaria de los estadounidenses, Biden dijo: «Esto es así: todo lo que está diciendo él hasta ahora es simplemente mentira».

«No estoy aquí para refutar sus mentiras. Todo el mundo conoce a un mentiroso», lanzó el candidato demócrata.

Trump respondió: «Joe, tú eres el mentiroso».

El presidente desafió a su rival a decir si ampliaría la Corte Suprema con más jueces para inclinar su equilibrio ideológico, como han pedido algunos demócratas.

También exigió que Biden publique una lista de sus nominados para el máximo tribunal si llegara a ser presidente. Pero Biden desestimó el reto: «¿Quieres callarte, hombre?», lanzó el demócrata.


«¿Quién está en tu lista, Joe?», dijo Trump. «Él va a llenar el campo (con jueces en la Corte Suprema)».

2. «Sigue ladrando, hombre»

El moderador, Chris Wallace, intervino para hacer avanzar el debate durante varios momentos en que se perdió el orden y los candidatos se arrebataban la palabra.

«Ese fue realmente un segmento productivo», dijo Biden con aparente sarcasmo. «Sigue ladrando, hombre.»

Trump respondió: «La gente entiende, Joe. 47 años y no has hecho nada», dijo en referencia a los años en la política que tiene el demócrata.

«En 47 meses, he hecho más de lo que tú has hecho en 47 años», insistió Trump más adelante, a lo que Biden reviró: «Con este presidente, somos más débiles, más enfermos, más pobres y (estamos) más divididos».


En otro segmento, el presidente cuestionó por qué una empresa cofundada por Hunter Biden, hijo del demócrata, había recibido US$3,5 millones de un multimillonario de Moscú, según un informe publicado por los republicanos del Senado. 

Biden negó la afirmación y los dos se enfrascaron en un estridente intercambio de acusaciones.

Cuando el moderador trató de poner orden, el demócrata dijo: «Es difícil hablar con este payaso, perdón, esta persona». 

3. «Él es el racista»

El problema del racismo fue también uno de los segmentos del debate. Sobre eso, Trump defendió su política para que las firmas con contratos con el gobierno se abstengan de ofrecer cursos sobre sensibilidad racial a sus empleados: «Le estaban enseñando a la gente a odiar nuestro país».

Y Biden respondió: «Nadie está haciendo eso… Él es el racista».

Las protestas contra la brutalidad policial y el racismo institucional han protagonizado, junto a la pandemia, la vida en Estados Unidos en los últimos meses tras la muerte a manos de la policía de varias personas negras.

Trump dijo que Biden se refirió en una ocasión a los afroestadounidenses como «superdepredadores».

El demócrata negó haber dicho tal cosa. En 1993, mientras era presidente del Comité Judicial del Senado, Biden advirtió sobre los «depredadores en nuestras calles» que estaban «más allá de los límites».

Por ello, luego el debate se centró en la seguridad pública, uno de los principales puntos de la campaña del presidente, que ha criticado la violencia en algunas protestas contra el racismo. 

Trump dijo: «Ni siquiera puedes decir la palabra ‘aplicación de la ley’, porque si dijeras esas palabras perderías a todos tus partidarios de la izquierda radical».

El presidente desafió a Biden a decir si estaba a favor de la ley. 

«Ley y orden con justicia, donde la gente recibe un trato justo», replicó el aspirante, que aclaró que no se opone a retirar fondos a la policía como defiende parte del ala más izquierdista de su partido.


El moderador le preguntó a Trump si estaba dispuesto a condenar a los supremacistas blancos y a las milicias. «Claro», dijo el presidente. «Estoy dispuesto a hacer eso».

«Entonces hágalo, señor», le pidió Wallace.

Tras una pausa, Trump dijo: «¿Quieres llamarlos, cómo quieres llamarlos? Dame un nombre, ¿a quién quieres que condene?».

Presionado nuevamente para condenar a los supremacistas blancos, Trump dijo: «Les diré algo, alguien tiene que hacer algo con Antifa y la izquierda».

4. «No era un perdedor, era un patriota»

En un enfrentamiento particularmente combativo, Biden se refirió a las afirmaciones de fuentes anónimas de que Trump había llamado una vez a los miembros del ejército «perdedores», algo que han negado el presidente y varios de sus antiguos y actuales asistentes.


El demócrata dijo con voz más alta que su difunto hijo, Beau Biden -quien estuvo en combate en Irak y recibió la Estrella de Bronce- no era un perdedor.

«¡No era un perdedor, era un patriota!» dijo Biden, pero Trump interrumpió y sacó el nombre de otro hijo de su rival: «¿En serio? ¿Estás hablando de Hunter?».

«Estoy hablando de mi hijo, Beau Biden», replicó el demócrata.

«No conozco a Beau», dijo Trump. «Hunter fue expulsado del ejército. Fue expulsado, expulsado deshonrosamente por consumo de cocaína», afirmó el presidente.

«Mi hijo, como mucha gente, tenía un problema de drogas. Lo superó. Estoy orgulloso de él», reviró el candidato demócrata en uno de los momentos más personales y feroces del debate”.

En general, muchos medios de comunicación mostraron una suerte de empate técnico, con una diferencia leve, de entre 3% y 5%, a favor del presidente. Pero varios otros —la cadena ABC, por ejemplo— mostraron cifras que levemente favorecían al demócrata, sostenidas por el argumento de que fue el único que, aun en los peores momentos, se separó del intercambio, miró a cámara y le recordó al televidente que el debate no se trataba sobre demócratas o republicanos, sino sobre el ciudadano común.

Entre otras encuestas, las de C-SPAN y Telemundo dieron por triunfador al presidente, del mismo modo que el analista Doug Schoen en Fox News: “Aunque, en términos de estilo, el presidente Trump fue el claro ganador: tuvo el control de la conversación y de la discusión, y si acaso no resultó presidencial, ciertamente estuvo más al mando”.

Lo cual, desde la perspectiva de Fox, fue lo central, ya que no hubo mucho más que estilo en la noche del 29 de septiembre: “Si bien el debate fue contencioso, y en ocasiones se puso personal, careció de sustancia real que pudiera cambiar las actitudes de alguna forma significativa”.

Al otro lado del espectro político, CNN habló de “un horrendo debate entre Trump y Biden», hizo una serie de verificaciones de datos (según las cuales muchas de las afirmaciones del presidente fueron falsas) citó a dos republicanos, Rick Santorum y Scott Jennings, que criticaron la intervención de Trump. Según la encuesta instantánea de la cadena, Biden ganó el debate con el 60% del favor de los consultados, más del doble del 28% que Trump mereció para ellos.

Uno de los presentadores más conocidos de la señal, Jake Tapper, abundó: “Eso fue un desastre dentro de un incendio en un contenedor de basura que viajara en un tren que descarrilara. No fue un debate, fue una desgracia». También Rachel Maddow, de NBC, fue lapidaria: “Esta clase de debate no debería suceder en una democracia”, dijo la presentadora, para quien Trump pronunció “una sucesión de mentiras cada vez más locas y obscenas”, para concluir que Trump no luchaba contra Biden, “sino contra la elección”.

CBS News publicó una encuesta, realizada con YouGov, que dio por ganador a Biden, con el 48%, sobre Trump, a quien los encuestados otorgaron el 41%, cifras que —señaló el director de sondeos de CBS, Anthony Salvanto— “se acercan bastante al apoyo que obtiene cada candidato” hasta el momento.

Desde luego, los analistas de The New York Times criticaron fuertemente al presidente: “Trump hizo durante el debate del martes lo que ha hecho en la vida política del país en sus cuatro años”, escribieron Matt Flegenheimer y Maggie Haberman. “Se negó a condenar a los supremacistas blancos y echó a volar oscuras conspiraciones sobre el proceso de votación”, además de perturbar el desarrollo de los argumentos de su opositor “con sus inveteradas interrupciones y sus quejas bien ensayadas”.

No hubo pues un claro ganador y como ya se mencionaba, vimos a dos perdedores y un debate para olvidar.

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments