Inicio COLUMNAS Oxígeno gratuito para pacientes Covid-19

Oxígeno gratuito para pacientes Covid-19

0
Compartir

Por: Verónica Juárez Piña

Ante la agudización de la crisis sanitaria y el alarmante incremento de contagios, la Secretaría de Salud debería gestionar oxígeno gratuito y suficiente para todas y todos los pacientes de Covid-19 a nivel nacional.

La dependencia de salud federal debería implementar, en coordinación con sus pares en las entidades, una estrategia similar a la que han realizado las autoridades sanitarias de la Ciudad de México.

El Gobierno de la CDMX, a través de la Secretaría de Salud local, estableció a partir de diciembre, un programa de recarga gratuita de cilindros de oxígeno portátiles para las personas que requieren de oxigenación artificial a consecuencia de la baja saturación ocasionada por padecer Covid-19.

Cientos de personas han muerto en sus casas porque son rechazadas por los hospitales- saturados ante los miles de contagios diarios-, carecen de recursos para comprar medicamentos o un tanque de oxígeno y recargarlo. Algunos, incluso, han fallecido mientras esperan en una fila para recargar su cilindro.

Y todo esto ha sucedido ante la indiferencia de las autoridades y su incapacidad para regular estos abusos que se han convertido en un jugoso negocio de unos cuantos en detrimento de la salud y la economía de las y los pacientes y sus familiares.

De acuerdo datos comerciales, en condiciones normales el costo de un tanque de oxígeno va desde $2,515 hasta $3,190.00, varía dependiendo la marca, la calidad del producto y los accesorios que vienen incluidos.

En tanto que la duración de un tanque de oxígeno dependerá del nivel de gravedad del paciente; en los casos más críticos podría consumir un tanque de 2,500 litros en cuestión de unas cinco horas en promedio, mientras que otros, en estado grave, el mismo tanque les podría durar unos dos días

La cuestión es que, desde que inició la pandemia, conseguir un tanque de oxígeno y recargarlo, se ha convertido en un calvario. No sólo ha tenido lugar un encarecimiento inaceptable, sino que no hay suficiente oxígeno para recargar los tanques.

Ha surgido incluso un mercado negro de abasto de oxígeno en donde algunas y algunos pacientes y familiares, en su desesperación, pagan y no reciben el producto.

Hay una gran desesperación porque, sin recursos y sin opciones de abasto suficiente de oxígeno y medicamentos, las y los pacientes y familiares, han tenido que desprenderse de sus bienes para poder salir adelante. Muchas personas incluso, además de enfrentar la enfermedad, se han quedado sin empleo. El Gobierno Federal, prácticamente los ha dejado solos.

Mientras que por las deficiencias en la organización y la centralización en la aplicación decidida por el Presidente de la República, el avance de la campaña de vacunación es muy lento.

En Estados Unidos el nuevo gobierno planea aplicar cien millones de vacunas en los primeros cien días. Aquí, la cobertura total se ve muy lejana. Según especialistas, por cada día de retardo en la aplicación de la vacuna, cerca de mil personas pierden la batalla ante el Coronavirus.

En este tipo de temas es donde deberían estar enfocados López Obrador y las autoridades de salud, no andar politizando la crisis sanitaria y la aplicación de las vacunas.

Comments

comments