Inicio COLUMNAS Historias de terror y prepotencia en la improcuración de justicia

Historias de terror y prepotencia en la improcuración de justicia

0
Compartir

Por: Martín López Cedillo

Primer caso

El Sr. X venía Feliz tras hacer una compra de un automóvil “Nuevo” muy Justa para sus alcances económicos. Para ello se trasladó a la ciudad de San Luis Potosí a la agencia de un amigo, dado que era la mejor opción… sin embargo, él por radicar en Jalisco quería pagar su compraventa y alta en Jalisco y así lo explicó en la agencia Ford. Su vendedor le informó que podrá hacerlo sin problema y se ofreció a gestionar ante la autoridad responsable de la vialidad en aquel estado, un permiso provisional para trasladar su vehículo y que lo pudiera circular sin placas.

Hecho lo anterior, el Señor X emprendió su retorno ya con su auto, con sus papeles en regla y con su permiso provisional y feliz…

Perooo.. su viacrucis inició al circular por la zona metropolitana de Guadalajara, en su Estado de Jalisco, ya que en cuanto fue detectado, de inmediato le pidieron parar la marcha de su vehículo y le levantaron la infracción por falta de permiso para circular sin placas (así dice la infracción… ) aunque en el parte informativo detalla que si trae permiso provisional de San Luis Potosí. El señor X les explicó lo ya narrado, les mostró sus documentos, su permiso y aún así le decomisaron el carro.. 

Fueron 10 días sin coche y con gastos que no le correspondía pagar, superiores a los $10,000 (diez mil pesos) entre Infracciones y demás gastos. Ello, además de invertir varias mañanas completas en trámites engorrosos y aclaraciones en el Jurídico de transporte , donde fue tratado en forma por demás arbitraria. 

Nuestra constitución permite que, como persona,  puedas comprar el carro en la entidad de la República que quieras sin necesidad de trámites especiales y mucho menos salvoconductos. El señor X traía todos los originales en la camioneta, se los mostró en el momento de la detención y de todas formas se la llevaron incautada.

Ante estos hechos, de conductas violatorias de y por las autoridades, se evidencia violación a los derechos humanos a la legalidad y a la seguridad jurídica en relación con el debido cumplimiento de la función pública.  Mínimo se debe sancionar las conductas indebidas por parte de los malos servidores públicos y ordenar que se eviten esas prácticas arbitrarias y corruptas. Esto en independencia de la Devolución de su Dinero.

Segundo Caso

Un Joven  Abogado emprendedor, quien tiene su domicilio de trabajo en la colonia moderna, por impedimento de la autoridad municipal (movilidad municipal) no puede dejar su auto estacionado afuera de su domicilio en batería, aunque no invade la banqueta. De forma reiterada y arbitraria, ha sido infraccionado por más de una vez y dicha infracción es superior a los cuatro mil pesos, para evitar ser molestado. Además, ha sido amenazado por los inspectores u oficiales o como se llamen, quienes lo infraccionan por el Municipio de Guadalajara, que de volver a estacionarse en batería le clausurarían su negocio. Algo por demás absurdo, por improcedente.

Por todo ello y ya cansado de tanta presión y molestia, optó por buscar espacio en algún lugar libre,  frente a su casa o por las calles colindantes, hasta que fue víctima del robo de su auto.

Procedió de inmediato a dar parte a las autoridades y a su aseguradora… para su buena fortuna (hasta ese momento) un día después apareció el carro, aclaró, que la denuncia aún estaba en trámite, ya que en la fiscalía le dijeron que se presentara pasadas 72 horas para facilitar  el trámite de devolución de su vehículo, si este aparecía, lo que sucedió como dije, al día siguiente. Fue en Tlajomulco y lo localizó la policía de ese lugar, ellos se encargaron de notificar al Joven Abogado, al tiempo que le enviaban fotos del estado en que estaba el vehículo, es decir intacto, sin daños y con los vidrios arriba.. 

Después de mucho batallar (pasados 6 días), pudo conseguir autorización para ver su vehículo. Lo que encontró, lo dejó pasmado y furioso, ya que ante él estaba el auto tirado encima de unos rines con unas llantas al viento y otras apenas tocando tierra, las facias desprendidas evidenciando que el carro fue mal trasladado, los vidrios del vehículo abajo con señales de

Violencia en las puertas No lo pudo encender y no responden los

Controles, tal parece que la

Computadora del auto fue dañada, no se sabe cómo esté de

Mecánica… y el joven aún está pagando la Unidad.

¿Qué nos está pasando? ni los delincuentes trataron tal mal el carro… pareciera que el mal y el cancer está dentro, hasta el momento los mayores daños se han dado bajo la custodia de la autoridad… esperemos el peritaje…

Querido lector, como estos casos se viven a diario 100 en nuestra metrópoli, que está herida de Gravedad. Ya es tiempo de nosotros.

Comments

comments