Inicio COLUMNA INVITADAS Hillary Clinton y Donald Trump ¿contra Bernie Sanders?

Hillary Clinton y Donald Trump ¿contra Bernie Sanders?

0
Compartir

Por: Luis Cisneros Quirarte
@luiscisnerosq

Con los resultados de las elecciones primarias en Nueva York y las más recientes en cinco estados del noreste de los Estados Unidos, tanto Hillary Clinton por el partido Demócrata como Donald Trump por los Republicanos, se acercan al logro de su postulación como candidatos presidenciales.

En la medida en que las posibilidades de lograr la nominación demócrata se cierran para Bernie Sanders y sus seguidores –en su vasta mayoría millennials, es decir, aquellos que alcanzaron la mayoría de edad en el presente milenio y por ende son menores de treinta años- se abren nuevos escenarios.

Bernie Sanders, un Senador independiente que se afilió al Partido Demócrata para buscar la candidatura presidencial, pudiera registrarse como candidato independiente. Para sus seguidores, Clinton encarna un sistema trampeado (“rigged”) en el que los presuntos representantes del pueblo, sirven en realidad a los intereses del uno por ciento de los norteamericanos que concentran la riqueza del restante noventa y nueve. Muchos de ellos han asegurado que jamás votarían por Clinton en noviembre, y surgen ya iniciativas en las redes sociales reclutando a Sanders para que se presente en la próxima elección presidencial como un tercer candidato.

Trump mismo, después de su última ronda de triunfos, llamó a Sanders a postularse como independiente, calculando que su candidatura le restaría votos a Clinton y facilitaría el triunfo de Trump.

Sin embargo, entre los republicanos hay también una franja de conservadores y moderados que ven con recelo a Donald Trump. Y que en cambio verían con simpatía una eventual presidencia de Hillary Clinton (“el menor de los males”).

En 1992 fue el empresario Ross Perot quien se presentó como candidato independiente. Consiguió casi el 19 por ciento de los sufragios. Presumiblemente le quitó votos conservadores al entonces presidente George Bush en su intento por reeligirse, lo que le habría permitido al demócrata Bill Clinton ganar la elección.

En 2000, el ecologista Ralph Nader fue el tercer candidato. Si bien consiguió menos del 3 por ciento de los votos, los que le quitó al demócrata Al Gore en Florida le permitieron a Bush hijo ganar el estado que a la postre le entregó la presidencia, en la elección más cerrada de la historia reciente de los Estados Unidos.

En el supuesto cada vez más probable de que Sanders no logre ser postulado candidato demócrata, y en la eventualidad de una candidatura independiente suya en agosto, ¿sería el socialista Bernie Sanders quien le diera la presidencia al magnate Donald Trump? ¿O podría ocurrir que Trump y Clinton se dividieran los votos del sistema y fueran los millenialls y los votantes independientes quienes llevaran al poder al primer presidente sin partido de los Estados Unidos?

Comments

comments