Inicio INTERNACIONAL El Vaticano excomulga a su antiguo embajador en Estados Unidos

El Vaticano excomulga a su antiguo embajador en Estados Unidos

66
0

El Vaticano informó que excomulgó al arzobispo Carlo Maria Viganò, ex embajador de la Iglesia en Estados Unidos, tras encontrarlo culpable de cisma por negarse a reconocer la autoridad del Papa Francisco y las reformas liberales promulgadas tras el Concilio Vaticano II, en la década de 1960.

Viganò se ha posicionado como uno de los críticos conservadores más acérrimos de Francisco, llamándolo en público “falso profeta” y “siervo de Satanás”, al tiempo que abrazaba teorías conspirativas de derecha y elogiaba al ex presidente Donald Trump.

Aunque excomulgado, el arzobispo Viganò podrá conservar su título, pero no podrá celebrar misa, recibir o administrar sacramentos ni ocupar cargos oficiales dentro de la jerarquía eclesiástica.

Viganò publicó el viernes en X, el texto íntegro de la decisión en su contra emitida por la oficina doctrinal del Vaticano, la cual advertía de que se arriesgaba a otros castigos, entre ellos la expulsión del sacerdocio. Viganò pidió a sus partidarios que se manifestaran.

La decisión mencionaba más de una decena de ocasiones en las que Viganò había criticado o repudiado a Francisco o desafiado las reformas del Concilio Vaticano II, que el Viganò describió hace poco en una publicación en un sitio web de su fundación como un “cáncer ideológico, teológico, moral y litúrgico”.

En 2015, cuando era embajador del Vaticano en Estados Unidos, Viganò invitó a un crítico de los derechos de la comunidad homosexual a saludar al papa en Washington, desafiando el mensaje de inclusividad de Francisco. En ese momento, el Vaticano dijo que había sido sorprendido por el arzobispo, y su prestigio en la Santa Sede comenzó a deteriorarse.

En 2018, escribió una carta de siete mil palabras pidiendo la renuncia del papa, acusando a Francisco y a funcionarios anteriores del Vaticano de encubrir abusos sexuales por parte de un cardenal estadounidense. Las explosivas acusaciones, que se publicaron cuando Francisco estaba en una misión en Irlanda emitiendo disculpas por los escándalos de abuso sexual clerical, equivalieron a una extraordinaria declaración pública de guerra contra el papado de Francisco.

Desde entonces, Viganò ha adoptado posturas antivacunas y ha culpado a las fuerzas del “Estado profundo” en Occidente de desencadenar la guerra en Ucrania y demonizar a Rusia.

Robert Moynihan, editor de una revista sobre el Vaticano que a menudo comunica las opiniones de Viganò, dijo que el arzobispo había sido citado a comparecer ante la oficina doctrinal del Vaticano el 20 de junio, pero no acudió a Roma para hacerlo. El dictamen de la oficina doctrinal afirma que se le había informado a Viganò que tenía hasta el 28 de junio para responder o se tomaría una decisión en su ausencia.

El 28 de junio, Viganò publicó un comunicado en la página web de su fundación diciendo que no reconocía la autoridad del tribunal “que pretende juzgarme, ni de su prefecto, ni de quien lo nombró”.

Volvió a atacar lo que calificó de cambios liberales en la Iglesia y acusó al papa de cometer un “crimen contra la humanidad” al promover las vacunas. También condenó lo que llamó la “adhesión al fraude climático” por parte del papa y la concepción de Francisco de una Iglesia “inmigracionista, ecosostenible y amigable con la comunidad gay”.

Según la decisión del Vaticano, el abogado designado por el tribunal para defender a Viganò argumentó que el arzobispo había acumulado una “sólida reputación” durante décadas por su trabajo como funcionario de alto rango en el Vaticano, y luego como su embajador en Estados Unidos.

El Vaticano emplea las excomuniones como medio para persuadir al transgresor a que se reconcilie con la Iglesia. El abogado de Viganò argumentó que la excomunión no ayudaría al arzobispo a reconciliarse, añadiendo que, más bien, “imponer tal censura” al arzobispo “sería un acto infructuoso y solo serviría para atizar una opinión pública ya de por sí dividida”.

Francisco ha castigado a otros clérigos vocales de derecha. El reverendo Frank Pavone, un estadounidense que lideró el grupo Sacerdotes por la Vida, fue expulsado de la Iglesia en 2022, y el cardenal Raymond Burke, una figura destacada para los tradicionalistas católicos que creían que Francisco estaba diluyendo la doctrina, fue desalojado de su apartamento subsidiado en el Vaticano el año pasado, según se dio a conocer.

El año pasado, Francisco también despidió al obispo Joseph Strickland —uno de sus críticos estadounidenses más revoltosos al interior de la Iglesia— de la dirección de su diócesis en Tyler, Texas. Entre otras críticas al papado, Strickland había acusado a Francisco de socavar la fe católica.

Comments

comments

Artículo anteriorConcluyen labores de rehabilitación y protección del cauce del Arroyo Seco en Tlaquepaque
Artículo siguienteCierra temporada de estiaje en Jalisco con una reducción de 43 % de hectáreas afectadas por incendios: gobierno