Inicio ESTILO DE VIDA Descubren en Indonesia una pintura rupestre figurativa de las más antiguas del...

Descubren en Indonesia una pintura rupestre figurativa de las más antiguas del mundo

0
Compartir

La imagen de un cerdo verrugoso pintado hace unos 45.000 años en una cueva de la isla indonesia de Célebes y descubierta por un grupo de arqueólogos australianos e indonesios, es una de las pinturas rupestres figurativas más antiguas del mundo.

El hallazgo de esta imagen supone la confirmación de que en las Célebes hay arte desde hace 45.000 años ya que, en 2019, el mismo equipo de científicos, liderados por Adam Brumm, de la Universidad de Griffith y el centro de investigación arqueológica indonesia ARKENAS, descubrió y dató otra pintura en la misma isla.

Los detalles de aquella imagen, que representaba una escena abstracta de caza de hace 43.900 años, se publicaron en diciembre de 2019 en la revista Nature.

El nuevo hallazgo, publicado este miércoles en Science Advances, estaba oculto en una de las paredes internas de la cueva Leang Tedongnge, situada en un valle rodeado de acantilados escarpados de piedra caliza en el sur de la isla de Célebes y solo se puede acceder a ella durante la temporada seca por un pequeño pasaje que permanece inundado en la época de lluvias.

Los lugareños, del grupo étnico Bugis, aseguraron que, a excepción de ellos, nadie más se había adentrado en la cueva hasta que llegó este equipo de arqueólogos en 2017.

Este cerdo endémico de la isla indonesia aparece en la representación con una cresta roja de pelos erguidos y un par de verrugas faciales delante de los ojos, un rasgo característico de los ejemplares adultos.

«Pintado con pigmento rojo ocre, el cerdo parece estar observando una pelea o interacción social entre otros dos cerdos verrugosos», explicó Adam Brumm, uno de los líderes del equipo científico de la Universidad de Griffith.

Estos cerdos verrugosos han sido representados durante miles de años por los antiguos humanos en la zona, especialmente durante la era de hielo, lo que, según el arqueólogo, sugiere que no solo fueron fuente de comida sino también de expresión artística.

Para determinar la edad de la pintura rupestre de Leang Tedongnge, los científicos se apoyaron en la medición de la degradación radiactiva del uranio de los depósitos de calcio carbonado que se formaron en la superficie del «lienzo» rocoso utilizado para plasmar este cerdo.

«En Leag Tedongnge se formó una especie de ‘palomita de maíz’ rocosa detrás de una de las patas de la imagen del cerdo después de ser pintado, lo que nos permitió determinar la edad mínima de la pintura», explicó por su lado otro de los líderes del equipo, Maxime Aubert, de la Universidad de Griffith.

Wallacea esconde más secretos

Además de la imagen de este cerdo de 45.500 años de antigüedad, los científicos descubrieron en una cueva cercana otra pintura similar que data de hace 32.000 años, que se suma a la de 43.900 años de antigüedad.

Esta última pintura descubierta en 2020 tiene la peculiaridad de representar seres abstractos que combinan características humanas y animales, conocidas como «teriántropos», que cazan grandes mamíferos con lanzas y cuerdas, lo que puede ser, según el experto, la prueba más antigua de la habilidad humana para imaginar «la existencia de seres supernaturales, la piedra angular de la experiencia religiosa».

Las pinturas rupestres de Célebes están entre las evidencias más antiguas de la presencia de los humanos modernos en las islas oceánicas entre Asia y Australia-Nueva Guinea, una zona bautizada como «Wallacea».

«Nuestras especies deben de haber cruzado Wallacea en embarcaciones para llegar a Australia hace unos 65.000 años», señaló Aubert, al considerar que es posible que futuros trabajos muestren evidencias arqueológicas de esa época o incluso anterior a ella.

Comments

comments