Inicio COLUMNA INVITADAS DESAZOLVE

DESAZOLVE

0
Compartir

LO QUE QUEDARÁ AL BAJAR LA CORTINA DE LA ELECCIÓN

Por: Salvador Cosío Gaona

Cuando están a punto de bajar las cortinas del proceso electoral 2018 en el Estado, donde los jaliscienses votaron para elegir cargos como el de presidente de la República, Gobernador, Senadores, Diputados Federales, Diputados Locales, Presidentes Municipales y Regidores, quedarán atrás un sinfín de lecciones, historias personales, de equipos, de partidos, de liderazgos, de ciudadanos que vieron a sus candidatos ganar y a otros quedarse en el camino, pero lo que no podemos permitir que quede en ese tránsito es la aspiración generalizada de recuperar la grandeza a nuestro Estado de Jalisco y por ello, habremos de mantenernos vigilantes del quehacer y actuar de nuestros nuevos gobernantes para exigirles devolver a nuestra entidad al camino del liderazgo, del desarrollo y de crecimiento.

Lección, de acuerdo al diccionario, es sinónimo de  disertación, clase, conferencia, asignatura, materia, disciplina, catequesis, aleccionamiento, enseñanza, ciencia, es también aviso, escarmiento, advertencia, amonestación, consejo. Bastante de ello se registra en el recuento del proceso electoral que está por concluir.

Quizá, una de las enseñanzas más importantes la encontramos al final, el domingo, precisamente en las casillas donde desde temprana hora nos sorprendió la profusa asistencia de votantes con rostros que reflejaban diferentes emociones; pudimos percibir la ansiedad, la ilusión, la alegría, la incertidumbre, e incluso me atrevo a decir el temor en algunos de ellos cuando conforme avanzaba la fila se aproximaban a emitir una decisión fundamental para el país.

Fue, sin duda, un proceso intenso de principio a fin, y el hecho de que la gente se aproximara de manera copiosa a las casillas, -en lo que es ya la elección más profusa- nos dejó saber que estaba dispuesta a hacer valer su voto, a hacerse sentir, a decir a todos que estaba empoderada para elegir, para quitar o poner a sus gobernantes. Hay que reconocerle a la gente que vivió la elección, la tomó y habló.

Que se viviera una jornada sin hechos qué lamentar nos deja un aleccionamiento más; el que hemos alcanzado cierta madurez electoral. Nada que reclamar ni en el tema de la organización por parte de las autoridades electorales que percibo cumplieron con un reto que lucía complejo ni a la gente que pese a lo polarizadas que resultaron las campañas, lograron convivir en las urnas para arrojar saldo blanco.

En lo personal, mi participación como aspirante a la gubernatura del Estado de Jalisco me deja un muy buen sabor de boca. Tengo la tranquilidad de saber y decir que cuanto estuvo de mi parte lo hice, que viví junto a un gran equipo interminables jornadas que iniciaban la mayoría de las ocasiones a las 4 de la mañana y concluía al día siguiente con la satisfacción del deber cumplido.

Ese deber que me llevó a recorrer los 125 municipios y muchos de ellos hasta en dos o tres ocasiones, el deber que me llevó a convertirme en el vocero y receptor de las demandas, de las quejas, de los llamados de mucha gente que en su cotidianeidad no aspiraría a ser escuchada porque simplemente, los gobernantes no llegan a donde esa gente se encuentra.

La lección más dolorosa fue encontrarnos de frente con el abandono que viven tantos jaliscienses que carecen de Derechos Humanos tan básicos como es el Derecho a la Salud; en los pueblos y en las rancherías tienen prohibido enfermarse en la noche, los fines de semana y los días festivos porque no hay doctores y porque carecen de medicinas. La gente en estos lugares se muere por falta de suero anti alacrán, o porque no cuentan con centros de salud ni hospitales con los aparatos mínimos indispensables.

Igualmente doloroso es observar el temor, la frustración y el enojo con que vive y sobrevive la gente en la mayoría de los municipios de nuestra entidad, incluidos los del Área Metropolitana de Guadalajara, porque los delincuentes no distinguen límites, lo mismo les da el norte que el sur, el centro que el este o el oeste, para ellos todas las personas de bien son objetivos; sus bienes, sus negocios, y principalmente su tranquilidad, son objetos de su deseo y lo consiguen a base de amenazas, de cobros de plaza, de extorsiones, o simplemente porque se apoderan de él.

La falta de agua potable es una asignatura pendiente desde hace mucho tiempo en nuestro Estado. Es inconcebible que personas que viven apenas a unos metros de la Ribera de Chapala cuenten con solo media hora de servicio de agua potable cada día. No podemos darnos lujos de regalar agua a otros Estados en tanto un solo jalisciense carezca del vital líquido.

Doy cuenta de lo anterior, porque para mí los temas de la inseguridad, la falta de servicios de salud y la carencia de agua potable, son las asignaturas más urgentes por atender por parte del nuevo gobierno.

Mi felicitación para Enrique Alfaro por alcanzar la gubernatura de Jalisco, le reconocemos su liderazgo en esta contienda y le estaremos planteando la exigencia de la sociedad para resolver los numerosos problemas que tiene Jalisco y pondremos a su disposición los planteamientos que hicimos a lo largo de los tres meses de campaña, muchos de ellos de avanzada, y que debería tomar en consideración para gobernar Jalisco.

Esa lección que aprendimos de la gente en las urnas para hacer valer su voto, la replicaremos ante el nuevo gobierno para exigir un gobierno incluyente, tolerante, que permita que el Estado recupere el rumbo, el liderazgo, su grandeza y se resuelvan los problemas más grandes que laceran a Jalisco y de los cuáles le iremos pasando nota.

Las cortinas están a punto de bajar y antes de ese cierre, quiero expresar mi agradecimiento a cuantos participaron de la mano con nosotros en este proceso que aún cuando no nos favoreció del todo, nos deja, además de las lecciones, enseñanzas y aprendizajes, un aliciente para seguir trabajando.

Tenemos conciencia que el esfuerzo organizado tiene un fruto, una parte de él en la jornada electoral y otra parte que se va a ir cosechando en las próximas semanas, meses y rumbo a los siguientes procesos electorales. El trabajo de las estructuras y de los candidatos fue intenso y podemos estar orgullosos de que logramos fortalecer y enriquecer nuestra plataforma.

Establecimos propuestas sólidas, cumplibles, importantes, marcamos agenda, fuimos un referente como fórmulas de candidatos y partido en una simbiosis significativa con la sociedad. Hay satisfacción porque hay presencia, hay avance importante en muchos municipios del Estado; pintamos la montaña de Verde al ganar municipios como Mazamitla, La Manzanilla de la Paz y Concepción de Buenos Aires, entre otros. Mi agradecimiento al Partido Verde, en el cual se ha sembrado, se ha cosechado y los frutos seguirán en los próximos ciclos de cosecha.

[email protected]
@salvadorcosio1

Comments

comments