DESALZOVE #REFLEJOSyLECCIONES

DESALZOVE #REFLEJOSyLECCIONES

66
0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

En el Partido Revolucionario Institucional (PRI) siguen moviéndose fuerte los funcionarios y legisladores federales e hidalguenses, que se autodenominan ‘los políticos’, que apuestan por Miguel Ángel Osorio Chong como el más factible aspirante presidencial de ese instituto político de cara a los comicios del primer domingo de junio de 2018, señalando que el Secretario de Gobernación es el miembro del gabinete presidencial con mayor formación como profesionista y político y con la mejor trayectoria tanto partidista como en el desempeño de cargos diversos al servicio público y presumen es quien cuenta con más respaldo social y sería el más atractivo hacia el electorado. Y además de jactarse que están con el mejor aspirante, despotrican contra otro grupo a quienes señalan como ‘los tecnócratas’, de quienes dicen son culpables de las fallas en las políticas públicas federales y que a pesar de ello quieren que la opción del Presidente Enrique Peña Nieto sea el Secretario de Educación Pública Aurelio Nuño Mayer, grupo en el que se supone están inmersos personajes como el Secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray Caso, el de Hacienda y Crédito Público José Antonio Meade Kuribreña y el propio Nuño Mayer.

Hay otros liderazgos priistas, algunos con participación en diversas áreas del gobierno federal y con presencia en sectores y organizaciones partidistas, más no ligados cercanamente a los grupos anteriormente citados, que ante lo complejo de las circunstancias por las que atraviesa el PRI, advierten una tercera posibilidad que consideran interesante buscar: una figura alternativa y piensan en alguien como el ExRector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, a quien le ven un mejor perfil para atraer a diversos sectores de centro izquierda o izquierda progresista sin dejar de atraer a un segmento de la clase política tradicional priistas ahora desplazada, ya que con Narro, dicen, podrían sentirse identificados segmentos sociales con influencia en la población de clase media pensante como lo podrían ser los intelectuales, académicos, artistas, profesionistas independientes, activistas culturales, ecologistas, investigadores, científicos, docentes y estudiantes universitarios, así como la pléyade de agentes humanos que interactúan en el sector salud y asistencial.

Hay también los que advierten que el Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, el ExGobernador de Querétaro Jose Calzada Rovirosa podría representar un buen equilibrio entre los diversos grupos y sectores priístas y de la sociedad no afín a partidos opositores al PRI. Cabe señalar que no hay mucha aceptación hacia el recién surgido como aspirante de nombre Enrique de la Madrid, Secretario de Turismo, al cual no se le advierten mayores posibilidades por carencia del perfil idóneo en base a la ausencia de carisma y la escasa presencia en los segmentos populares de la sociedad mexicana y su poca experiencia en temas distintos a los financieros, con bajo nivel de aceptación entre la llamada clase política.

En el Partido Acción Nacional (PAN) la trifulca es intensa entre los calderonistas que respaldan a María Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa y los anayistas que son afines al actual Presidente nacional blanquiazul Ricardo Anaya Cortés, que cómo se dice en el argot popular: ‘se están dando hasta con la cubeta’, según se acentuó su diferendo tras la reciente elección local del 4 de junio pasado en Veracruz, Nayarit, Coahuila y el Estado de México, lo cual puede mejorar la posición del Ex Gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, a quien se dice podrían unirse perredistas y panalistas, así como algún segmento de expriistas, pudiendo ser incluso, dicen, el recipiendario de la cargada de ‘voto útil’ de muchos priístas que podrían hacer lo mismo que en 2006, votando por el poblano y no por el candidato que llegare a postular el PRI, cual la forma artera como fue traicionado en esa ocasión quien fuere el abanderado presidencial priistas, Roberto Madrazo Pintado, para favorecer a Felipe Calderón.

No es descartable una posible alianza como la que llevó en su momento a Moreno Valle al gobierno de Puebla, debiendo recordar su militancia priísta, su paso del PRI al PAN para convertirse en Senador y de ahí catapultarse a la gubernatura a la que llegó postulado por esa alianza multicolor, encabezada por el blanquiazul pero conformada también por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido Nueva Alianza (PANAL) y el en esa época partido político denominado CONVERGENCIA, hoy Partido Movimiento Ciudadano (PMC), más ejerciendo el poder en esa entidad federativa integrando un equipo de trabajo con muchos priistas y ex priistas que tuvieron relieve importante en sexenios anteriores en ese importante estado de la República, ya que es evidente que Moreno Valle se forjó en el PRI, partido en el cual fue Diputado Local y Federal y Tesorero General de Puebla, entre otros encargos públicos, estando ligado pues, más a personajes priistas que a panistas, como tampoco se puede dejar de advertir la influencia que sobre el ExMandatario poblano tiene la Maestra Elba Esther Gordillo Morales, pues en su momento el PANAL fue un factor importante en ese esquema de amasijo. Hay indicios de la buena relación que existe entre Peña Nieto y Moreno Valle.

Por todo lo anterior, es factible elucubrar que Moreno Valle podría adquirir respaldo para, al margen de su postulación o no por el PAN, poder ser abanderado de una amalgama de partidos en la que podrían estar el PRD, el PMC, el propio PANAL y hasta el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), ya que tanto PANAL como PVEM pueden dejar de lado la alianza que han forjado en los últimos años con el PRI y son por ahora impredecibles en cuanto a la seguridad de su siguiente movimiento, tras que no se vislumbra una candidatura sólida encabezada por el PRI y obviamente no querrán perder jugando en la alianza equivocada. Ambos partidos han hecho alianza ya con PAN y con PRD, entre otros partidos.

El PRD ya ha dado señales en muchas ocasiones de su proclividad de alianza con el PAN. De hecho hay muchas voces al seno de ese partido que aún lamentan no haber fraguado la misma que se hizo en Nayarit, con lo que se hubieran alzado con un pedacito de victoria en Coahuila y Estado de México.

¿Alguien piensa acaso que un candidato puede aspirar a ganar sin alianzas? La jornada electoral del 4 de junio pasado fue clara en que solo con alianzas ganaron elecciones.

El problema es que casi todos los partidos y los aspirantes quieren esa alianza pero encabezando ellos. Y el otro tema es que no hay hasta ahora ninguna propuesta clara sobre proyecto de nación, solo se plantean alianzas para ganar elecciones o evitar que otros las ganen.

Lo cierto es que ya hasta Andrés Manuel López Obrador Lider del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), quien despotricó contra toda alianza, la estuvo exigiendo al final de la etapa electoral local recientemente ocurrida, pero tardíamente y sin la forma adecuada, y ahora ya incluso hace oficial su disposición a buscar una alianza conveniente para poder enfrentar y quizá ganar la elección presidencial próxima, aunque también ha, nuevamente dicho que solo buscará aliarse con el Partido del Trabajo (PT), al no recibir hasta ahora señales claras de parte del MC del que son líderes Dante Delgado y Enrique Alfaro, ni del PRD.

Pero quedando claro que una alianza es con lo único que cualquier candidato puede ganar la elección del 2018, tampoco es difícil que tanto Lopez Obrador cambie de opinión como que cualquier otro de los partidos decidan aliarse con otros forjando alianzas hasta antinaturales, todo por ganar, aunque sea después sumamente complejo co-gobernar al ser alianzas electoreras sin mediar concertación integral e ideal en cuanto a programa y proyectos de gobierno conjuntos.

Algunas lecciones de la jornada electoral local efectuada el pasado 4 de junio en Veracruz, Nayarit, Coahuila y el Estado de México son mucho muy claras.

Son más los ciudadanos que al no ejercer su derecho manifiestan su rechazo a los partidos y los candidatos ofertados, por eso no acuden a votar por lo que habría que motivar a la sociedad a votar aún si no quieren hacerlo por ningún candidato registrado que haya sido postulado por un partido político o en forma independiente a ellos, emitan su voto escribiendo o marcando en un espacio que indique que no le gusta ninguno pero se registre su voto, reflejando la libertad de votar por ninguno de los aspirantes registrados. En ninguna entidad algún partido pudo ganar sin alianzas, pero aún así ninguno generó una alianza con la sociedad, motivándola a salir a votar.

Sigue siendo una democracia demasiado onerosa en México, los comicios son mucho muy costosos. La sociedad está harta del montón de dinero gastado en partidos y procesos. Ningún candidato impactó positivamente con propuestas y proyectos.

Sigue adolesciéndose de la adecuada capacitación y actualización a los funcionarios electorales y a los representantes de los partidos ante las instancias comiciales y eso encarece los procesos, además que hace que se incurra en errores que provocan deformación de la decisión de la sociedad expresada en las urnas.

Ni las autoridades electorales ni los partidos han tenido éxito en cumplir con la obligación de otorgar suficiente apoyo en cuanto a las labores de información, actualización, capacitación electoral y fomento a la cultura política, la participación electoral responsable y la conciencia cívica.

La población está harta de campañas huecas y del clientelismo electoral.
Seguimos teniendo procesos que dejan muchas dudas, hay incertidumbre y falta de claridad en las acciones y decisiones de los órganos electorales.

Las reformas que faltan

Es urgente legislar reformas electorales, como el buscar reducción de representantes de elección popular y el generar esquemas de difusión real de los perfiles de los candidatos. Desaparecer los plurinominales en el Senado y la Cámara de Diputados, generar una elección directa de los Regidores mediante voto en Distritos, además de elegir por separado a un funcionario fundamental para defensa de la sociedad que es el Síndico.

La sociedad sigue reclamando existan filtros para que haya mejores candidatos que al ganar sean buenos gobernantes. Sin violentar la Constitución de la República y la de los Estados, debe haber un esquema que haga que los aspirantes a candidato a cargo de elección popular presenten y aprueben un examen básico de conocimientos mínimos sobre las atribuciones y responsabilidades del encargo al que aspiran.

Es necesario legislar la forma adecuada de hacer las alianzas funcionales cuando ganan, es urgente revisar el marco legal para los gobiernos de coalición y que las alianzas no solo sean electoreras. Debe ser imperativo haya programa de gobierno concertado y sea obligatorio desarrollar las acciones para emprenderlo.

Urge legislar en relación a la segunda vuelta en las elecciones, especialmente para elegir Presidente de la República, Gobernadores de las entidades federativas y del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, sin menoscabo de analizar en relación a Alcaldes.

La gente ya está harta de campañas electorales contaminantes y derrochadoras, de ahí que deba haber campañas electorales limitadas a usar folletos oficiales validados y editados por autoridades electorales, así como comunicaciones por correo electrónico personalizadas hacia los electores, además de con debates obligatorios. La no utilización de folletos o trípticos y otro tipo de publicaciones no autorizadas por no contener información validada por la autoridad electoral así como evitar usar anuncios en estructuras de las llamadas espectaculares, vallas publicitarias urbanas, puentes peatonales, paradores del transporte público urbano de pasajeros y los colocados en postes y otros elementos del entorno ambiental urbano y la pinta de bardas, harán un descongestionamiento visual en el hábitat así como abaratarán las campañas proselitistas.

La sociedad está harta de las mañas de los partidos políticos y de las enormes sumas de dinero público que reciben, de ahí que hay la exigencia en cuanto a que se procure que se elimine el financiamiento público a los institutos políticos y solo se sostengan por las cuotas de sus militantes y los eventos, controlados, que puedan organizar para obtener financiamiento de la sociedad.

@salvadorcosio1
[email protected]

Comments

comments

No hay comentarios