Inicio COLUMNAS De las urnas a las calles

De las urnas a las calles

0
Compartir

Por: María Elisa Bravo Navarro, Lic. en Comunicación y Analista de Problemáticas Sociales

En los últimos años hemos visto a lo largo y ancho de las calles del mundo entero, mujeres gritando y exigiendo sus derechos, madres desesperadas buscando a sus hijos, enfermos pidiendo abastecimiento de medicamentos, afroamericanos luchando en contra del racismo, ciudadanos exigiendo democracias y destitución de sus líderes políticos, en fin, una gran cantidad de reclamos sociales. Por lo general estos grupos cuentan con características muy definidas, es decir identidades, y lo que tienen todas en común es que desconfían por completo en que su voto dentro de las boletas electorales signifique un cambio para ellas o ellos. Por eso, para manifestar dicho descontento con el sistema, decidieron cambiar las urnas de votación por las calles.

El 2019 fue catalogado como el año de la protesta, pues de acuerdo con el índice global de paz “Global Peace Index 2020” las huelgas, disturbios y manifestaciones antigubernamentales en todo el mundo aumentaron un 244%. Se registró el mayor nivel de violencia en lugares donde las instituciones democráticas eran débiles, siendo el 58% de los países pertenecientes al global peace index. Esto sin duda es un reflejo de que la ciudadanía  ha comprendido y decidido que los gobernantes no son quienes tienen el poder, sino los ciudadanos.

El año comenzó con manifestaciones diarias en Francia con los chalecos amarillos, con enfrentamientos diarios con la policía. Cabe resaltar que Europa tuvo el mayor número de protestas registrados en Grecia, UK, Francia, España y Turquía. En Sudán, al menos por ocho meses consecutivos realizaron manifestaciones, exigiendo una transición hacia la democracia (los llevó a un golpe de estado contra el presidente Omar Al-Bashir). En Venezuela, por la crisis económica y política en contra de Nicolás Maduro; en Brasil en contra la corrupción, y en Chile por el aumento de las tarifas del metro, en donde se caracterizó por episodios de violencia, saqueos y disturbios que resultaron en el cierre de tiendas y negocios, así como interrupciones turísticas. En México, en 2014 se obtuvo el mayor número de incidentes, debido a que fue el año en el que desaparecieron los estudiantes del estado de Guerrero. 

En Canadá, cuando se visibilizó el problema de las personas sin hogar en el país y las problemáticas ambientales, y Estados Unidos obtuvo la mayor marcha en 2017, a favor de las mujeres, considerando también las manifestaciones contra la violencia policial, en particular contra los afroamericanos, con el movimiento “Black Lives Matter».

El aumento presentado en prácticamente todos los países demuestra que los ciudadanos están participando de manera activa en las calles, y lo más importante es que

los gobiernos se están viendo obligados a ser transparentes, a responder de frente y a que, si esperan volver a tener oportunidad de estar en el poder, cambien aquello que la ciudadanía reclama. 

Si imaginamos una balanza en donde de un lado está la clase política y del otro la ciudadanía, en el 2019 con dichos incrementos, veríamos una inclinación en la balanza a favor de los ciudadanos, y esto significa que han tomado más peso respecto a las acciones que deben efectuarse.

A pesar de que durante la pandemia del covid-19 las manifestaciones disminuyeron notoriamente debido al confinamiento, se dieron casos como el de George Floyd y otros enfrentamientos policiales que provocaron grandes movimientos e incluso manifestaciones en contra de las medidas por la pandemia (mayormente en España). Los gobernantes deben tener muy claro que la crisis económica, la falta de empleos, las muertes y las consecuencias de la pandemia provocarán un aumento de disturbios e inconformidades por parte de los ciudadanos en contra del gobierno. Así que quienes en un futuro esperen tener posibilidades de ser votados, deben saber que los esfuerzos no son en las urnas, sino en las calles y que hay millones de personas buscando el orden social, a través del desorden.

Comments

comments