Inicio COLUMNA INVITADAS Barca sin remos

Barca sin remos

0
Compartir

Por: Jaime Castillo Copado

Paridad y capacidad

Una de las mejores cartas con las que cuenta Arturo Dávalos Peña, el presidente municipal de Puerto Vallarta, en su búsqueda de la reelección a la alcaldía, es precisamente su señora esposa, Candelaria Tovar, quien preside el Sistema DIF municipal.

Antes que nada déjeme decirle que el papel de las primeras damas no es fácil en la actualidad, fundamentalmente porque no falta el animoso que las vuela de más y después hasta le quieren robar foco al presidente. Y de entrada le debo decir, que no es una cuestión de géneros, sino de reglas no escritas de la política, en donde nadie puede acaparar más reflectores que quien esté fungiendo como presidente, sea hombre o mujer al turno.

Ahí tiene casos como el de Martha Sahagún de Fox, quien se daba vuelo con la idea de llegar a ser primera dama, incluso desde antes que su esposo don Vicente terminara su mandato.

Consolidarse pues, como una primera dama no es trabajo sencillo, porque tampoco se trata de no hacer nada y pasar de noche el mandato de quien la hace de presidente, sino de saber equilibrar la imagen, la presencia en medios, con los buenos resultados.

Es justo aquí donde Candelaria Tovar de Dávalos le da mucha ventaja a su esposo, dado que sus resultados son bastante destacados y han permeado justamente en los sectores más necesarios para el ejercicio del altruismo y la filantropía, aunque sin quitar cámara al proyecto del presidente municipal. Por ejemplo, Candelaria Tovar es una mujer muy preparada, cuenta con el grado de maestría y una larga trayectoria en el sector de salud, que le dieron la oportunidad de enlazar una serie de elementos que dieron pie a la constitución de una clínica regional de rehabilitación, que en sólo 6 meses de funcionamiento, ya atendió a más de 13 mil pacientes.

No obstante, este y otros muchos resultados se presentaron ya en el segmento de quienes los deben de saber, comunicados en la dirección correcta, con quienes son justamente constantes donantes a la institución y sectores de la sociedad civil a quienes les vino de maravilla saber que sus recursos están siendo bien aplicados. Y es que en tiempos en los que los legisladores de Jalisco abrieron la puerta ya, para que las candidaturas de los partidos políticos sean otorgadas en paridad total hacia hombres y mujeres, da gusto que sean cada vez más los perfiles femeninos que estén poniendo alta la medida de quienes deseen ocupar un cargo público.

Lo que sí queda claro es que mujeres como Candelaria Tovar pueden sin ningún problema contar espacios por sí mismas, pero lo más importante, que están poniendo el ejemplo de la clase de funcionario público a la que debe aspirar a convertirse toda persona que busca una candidatura, sea cual sea su género.

Porque la paridad no debe estar peleada con la capacidad.

Comments

comments