Inicio COLUMNAS Apoyo masivo al INE

Apoyo masivo al INE

0
Compartir

Por: Verónica Juárez Piña

Pese a la campaña de descalificaciones encabezada por López Obrador y secundada por todo el gabinete del gobierno federal, gobernadores y funcionarios de Morena de todos los niveles, la marcha para defender al Instituto Nacional Electoral (INE), reunió miles de personas.

Con esta masiva movilización pacífica se ratificó el respaldo ciudadano con que cuenta el órgano autónomo encargado de organizar las elecciones en México, a pesar de los ataques sistemáticos que ha sostenido en su contra el presidente de la República desde que asumió el cargo.

En las principales ciudades de todos los estados del país miles de ciudadanas y ciudadanos marcharon y se pronunciaron en contra de la iniciativa presidencial que propone desaparecer al INE. La mayor concentración se dio en la capital del país.

En afán de demeritar el evento, Martí Batres, secretario de gobierno de la CDMX, afirmó que sólo acudieron 12 mil personas. Esto, luego de que la Jefa de Gobierno anunciara, un día antes, la supuesta contingencia ambiental que implicó la reducción del uso de automóviles particulares, lo que se interpretó como un intento más para frustrar la protesta ciudadana lo que, a todas luces, no funcionó.

Las cifras oficiales se quedaron muy lejos de la multitudinaria movilización compuesta de jóvenes, adultos jóvenes y adultos mayores de todos los grupos sociales quienes, al final, se concentraron en el Monumento a la Revolución para escuchar el discurso de José Woldenberg, primer Consejero Presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), único orador del acto, quien resaltó la importancia de preservar al INE.

Woldenberg sostuvo que “México no puede volver a una institución electoral alineada con el gobierno, incapaz de garantizar la necesaria imparcialidad en todo el proceso electoral. Nuestro país no merece regresar al pasado porque lo construido permite elecciones auténticas, piedra angular de todo sistema democrático.”

México. añadió, “no puede destruir las destrezas profesionales, los conocimientos adquiridos y el compromiso de los funcionarios que integran los servicios profesionales electorales.”

México, dijo, “no puede centralizar todos los procesos electorales en dos instituciones descomunales, no solo porque somos-según la Constitución- una república federal, sino porque ni el INE ni un solo Tribunal podrán realizar con eficiencia lo que hoy encuentra cauce y solución en 32 entidades soberanas.”

Apuntó que México “no puede deshacerse sin contemplaciones del entramado federalista en materia electoral sin perder en eficacia y confianza. Tampoco de los tribunales en materia electoral porque siguen siendo necesarios para desahogar el permanente litigio que acompaña nuestras elecciones.”

“México no merece una reforma constitucional en materia electoral impulsada por una sola voluntad por más relevante que sea. Hay importantes lecciones en el pasado: las reformas que fueron fruto de voluntades colectivas forjadas con los métodos probados y comprobados del diálogo y el acuerdo”, afirmó.

“México no puede ni debe trasladar el padrón electoral a otra institución porque el INE ha cumplido con creces en la elaboración de un listado confiable, cuyas credenciales se han convertido de facto en cédulas de identidad ciudadana”, puntualizó.

Wondelberg ratificó lo que hemos repetido hasta la saciedad quienes impulsamos la creación del órgano electoral autónomo que López Obrador propone desaparecer: “México viviría conflictos evitables, innecesarios, interminables y costosos si las normas electorales no son producto del consenso de las principales fuerzas políticas del país.”.

A López Obrador no le gustan las voces disonantes. Suele imponer decisiones. De hecho, con sus desplantes acostumbrados, dijo que no se negociará la iniciativa de reforma electoral que envió a la Cámara de Diputados que, en breve, comenzará a discutir el tema. Que cada quien asuma su responsabilidad, amenazó. No fue muy lejos por la respuesta. La masiva marcha ciudadana ratificó un contundente NO la desaparición del INE.

Comments

comments