Inicio COLUMNA INVITADAS Al estilo James Bond

Al estilo James Bond

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Como salido de una película de James Bond, ha resultado el caso del microbiólogo mexicano que está acusado por los Estados Unidos de América del Norte de ser espía al servicio del gobierno ruso. Sin duda, la noticia dada a conocer el pasado miércoles ha dejado perplejos a propios y extraños, sobre todo después de conocer que el mexicano es reconocido y prácticamente venerado en su natal Oaxaca en grado de ídolo por su altruismo y su incondicional ayuda a la entidad. 

El científico, de nombre Héctor Alejandro Cabrera, fue arrestado y acusado de actuar dentro de Estados Unidos a nombre de un gobierno extranjero, en este caso Rusia, sin notificar al secretario de Justicia estadounidense, y de asociación delictuosa para hacerlo, según el Departamento de Justicia. 

Las autoridades estadounidenses dieron a conocer en un acta de acusación que Cabrera tenía una esposa mexicana y al mismo tiempo estaba casado con una rusa.

La esposa rusa había regresado a su país en marzo de 2019 para arreglar algunos documentos. Pero de acuerdo con la declaración jurada del FBI, le impidieron regresar a Alemania en lo que podría haber sido parte de una labor de los rusos para presionarlo para que trabajara con ellos.

Eso hizo que Cabrera viajara a Moscú para visitar a su familia en mayo, donde fue contactado por un funcionario ruso. Dicho funcionario, según el afidávit, planteó la situación familiar de Cabrera en Rusia y le dijo: “Nos podemos ayudar mutuamente”.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, un funcionario del gobierno ruso reclutó a Cabrera en 2019. Posteriormente, el funcionario ruso le instruyó que alquilara una propiedad específica en el condado de Miami-Dade, en Florida, pero no a su nombre, señaló el Departamento de Justicia.

Las autoridades de Estados Unidos afirmaron  que Cabrera había sido contratado por un funcionario del gobierno ruso para localizar el vehículo de una fuente del gobierno estadounidense en la zona de Miami e informar a los rusos de su ubicación.

Cabrera viajó dos veces a Moscú para reunirse con el funcionario, agregó el Departamento de Justicia, y durante la segunda reunión recibió una descripción física del vehículo de la fuente del gobierno de Estados Unidos. El funcionario ruso le dijo a Cabrera que localizara el automóvil de la fuente, obtuviera el número de matrícula del vehículo y anotara la ubicación física del auto con el objetivo de proporcionar esa información en abril o mayo.

El Departamento de Justicia dijo que Cabrera, después de haber viajado de la Ciudad de México a Miami el 13 de febrero, atrajo la atención de un guardia de seguridad en el sitio donde se encontraba la fuente del gobierno de Estados Unidos debido a que su vehículo alquilado ingresó a las instalaciones mientras seguía a otro automóvil.

De acuerdo con el acta de acusación, Cabrera le pidió a su esposa mexicana, que lo acompañaba, que tomara una fotografía del vehículo de la fuente y de la placa una acción emprendida para facilitarse la vida pese a que el funcionario ruso le había dicho que no tomara fotos tan sólo para escribir el número.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza detuvo a Fuentes y a su esposa cuando llegaron al aeropuerto de Miami el domingo por la noche para regresar a la Ciudad de México. Cabrera admitió ante los agentes que un funcionario del gobierno ruso le ordenó que realizara la operación, añadió el Departamento de Justicia.

No se ha proporcionado la identidad de la fuente del gobierno de Estados Unidos, que podría ser mejor descrita como un informante.

Sin embargo, se dio a conocer que había ofrecido información a Washington sobre operaciones de inteligencia rusas que involucraban intereses de seguridad nacional del país norteamericano.

Cabrera comentó al FBI que el funcionario ruso le dijo que se habían conocido anteriormente en eventos e intercambios profesionales.

Cabrera está registrado como profesor adjunto en la escuela de medicina operada de manera conjunta por la Universidad de Duke y la Universidad Nacional de Singapur.

Es  considerado un benefactor en su estado natal: Oaxaca. Además, ocupó puestos en por lo menos dos universidades prestigiosas.

El alcalde de El Espinal, Oaxaca, Hazael Matus, señaló que el científico Héctor Alejandro Cabrera ha ayudado a organizar proyectos científicos y fue considerado candidato para un Premio Nobel de Medicina. Cabrera era conocido por su trabajo en tratamientos cardíacos y buscaba producir una pomada que ayudara a sanar las heridas de los diabéticos de su estado natal.

“Es extraño que haya pasado esto porque era una persona muy altruista, con mucha conciencia social. Ayudaba a su gente y se me hace raro esto que pasó. No sabemos qué pasó, pero yo apuesto que es una confusión o es un ataque en cuestión científica. Algo traía él o algo descubrió que está incomodando a las personas, a algunos intereses”, añadió.

También fue designado en 2018 como director del Centro de Biotecnología FEMSA del Instituto Tecnológico de Monterrey, en el norte de México, que señaló que obtuvo doctorados en microbiología molecular en Rusia y cardiología molecular en Alemania.

Matus, el alcalde, describió a Cabrera como un hombre de raíces que hizo bien y fue a Rusia para estudiar sus posgrados.

Dijo que nunca olvidó a su ciudad, que cuenta con nueve mil 500 habitantes, y que ayudó a recabar apoyo entre la comunidad científica para ayudar a reconstruir casas en El Espinal después de que un terremoto de magnitud 8.1 sacudió la entidad el 7 de septiembre de 2017, y de un sismo de 6.1 que se registró dos semanas después. La ciudad tiene una importante comunidad indígena zapoteca.

Cabrera tenía programado asistir a reuniones en México el lunes sobre una serie de centros de investigación que estaba ayudando a establecer en El Espinal como parte del enorme proyecto de desarrollo del gobierno, que busca mejorar los enlaces ferroviarios entre el océano Pacífico y el Golfo de México a través del istmo de Tehuantepec, en el sur de México. El proyecto de 430 millones de dólares es una de las prioridades de infraestructura del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cabrera fue uno de los principales promotores del papel de El Espinal en el proyecto, ayudando a reclutar universidades y agencias gubernamentales mexicanas para establecer allí centros de investigación sobre medicina, sismología, logística y otros temas.

Para el viernes 21 de febrero se programó su audiencia preliminar en un tribunal federal de primera instancia en Miami, y la lectura de cargos para el 3 de marzo en la misma corte. Así que será interesante dar seguimiento a este asunto que como ya decíamos, parece haber salido de una película.

[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments