¿Por qué los bebés en pinturas medievales son tan feos?

¿Por qué los bebés en pinturas medievales son tan feos?

54
0
Compartir

Típico: vas a un museo, recorres las salas (con cara muy seriecita) y, de repente, te topas un cuadro que muestra un bebé muy feo.

Obviamente, no aguantas las ganas de reírte y terminas carcajeándote por culpa del niño que está pintado.
De acuerdo con el video Why babies in medieval paintings look like ugly old men del sitio Vox, existe una razón por la cual lucen así. Y no, no es falta de talento de los artistas que los hacían.

Antes de que llegara el Renacimiento, y con ello la aparición del “bebé regordete y lindo” –aspecto que se basaba en las formas idealizadas del arte griego y romano-, los niños de las pinturas medievales eran feos y se veían como viejitos porque ¡representaban a Jesús!

¿Que qué?

Filósofos creían que Jesús nació perfectamente formado y sin alteraciones. Por ello, los artistas de la época, “influenciados por la idea del homúnculo que significa en latín: pequeño hombre”, pintaron a los bebés como un Cristo versión chamaquito: con cuerpos muy bien formados y con rostros igualitos a los de Benjamin Button.

Comments

comments

No hay comentarios