El abrazo de las serpientes no asfixia

El abrazo de las serpientes no asfixia

282
0
Compartir

Una serpiente enredada alrededor de su presa es algo muy común en la naturaleza. Desde hace muchos años se creía que esta técnica constrictora que usan boas, pitones y otras serpientes provocaba que la víctima dejara de respirar, pero no es así. El ‘abrazo’ de las serpientes no provoca una muerte lenta y agonizante por asfixia, sino una rápida por la obstrucción del riego sanguíneo a los órganos vitales.

Scott Boback, un investigador del Dickinson College en Pensilvania, Estados Unidos, realizó un estudio sobre este mecanismo y descubrió que la circulación de la presa se para en cuestión de segundos, ya que el riego sanguíneo se corta y el corazón lucha irregularmente.

Boback y su grupo de científicos insertaron electrodos de electrocardiograma y catéteres vasculares a varias ratas para medir su presión sanguínea, luego las anestesiaron y se las dieron a víboras hambrientas. Observaron que con el ‘abrazo’ de la serpiente, en tan solo seis segundos la presión de la sangre de los roedores bajó y el ritmo cardiaco se disparó.

Los expertos descubrieron que la constricción también hace que los niveles de potasio en la sangre del ratón se eleven. Esto funciona como un plan B de las serpientes para matar a su presa, ya que si el roedor llega a escapar, la sangre ‘contaminada’ comienza a recircular y ocasiona problemas cardiacos o un ataque al corazón.

Esta teoría de que las víboras mataban a su presa por una obstrucción del riego sanguíneo ya había sido propuesta por el herpetólogo estadounidense David Hardy en 1994, pero fue rechazada porque no tenía sustentos.

Comments

comments

No hay comentarios