Cada vez más niños sufren la enfermedad tecnológica del pulgar

Cada vez más niños sufren la enfermedad tecnológica del pulgar

103
0
Compartir

Cada vez más niños acuden a las consultas médicas con dolores en sus manos, concretamente en sus pulgares, según explican desde el Colegio Profesional de Fisioterapéutas de Madrid. El motivo es que «pasan demasiado tiempo jugando con los videojuegos, consolas…, en los que deben usar constante y repetidamente sus dedos pulgares para presionar y accionar los botones de sus mandos, lo que provoca una fatiga en sus tendones», asegura José Santos, secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapéutas de Madrid.

El pulgar es el gran protagonista teconológico porque es el ejecutor imprescindible para poder jugar. Aún así, la espalda también puede sufrir lesiones músculo-esqueléticas por las malas posturas. «Los niños empiezan a jugar con su cuerpo estirado pero, poco a poco, van adoptando malas posturas según pasan los minutos y horas. Además, con la videoconsola, al apoyarla sobre su tórax pueden favorecer un dolor cervical».

Si el tiempo de uso de estos juegos tecnológicos es desmedido, los niños, además de padecer dolores cada vez más fuertes en sus manos, «pueden llegar a desarrollar malformaciones en el crecimiento de sus dedos al mantener una postura forzada por mucho tiempo», explica.

Según este expertos, los padres deben concienciarse de que este problema existe y deben procurar qu sus hijos no jueguen más de 45 minutos seguidos. De esta forma podrán parar y mover su cuerpo y estirarlo, beber agua… «Son muy pocos los videojuegos que existen en el mercado y que avisan en sus instrucciones de este problema o que, durante su uso, dan señales de aviso al jugador de que ya lleva mucho tiempo en acción y debería tomarse un descanso. El problema —prosigue José Santos— es que a los niños siempre les parece insuficiente el tiempo de juego y lo alargan demasiado a pesar de estar contraindicado».

Lo primero que recomiendan los expertos es prevenir estas situaciones y no permitir que se juegue en exceso. «Cuando el dolor ya es patente es necesario acudir al fisioterapéuta, tomar medicamentos y ponerse pomadas antiinflamatorias y, en los casos más extremos, se requirirá una intervención quirúgica.

Comments

comments

No hay comentarios