Inicio COLUMNAS Tres años de un gobierno fallido

Tres años de un gobierno fallido

0
Compartir

Por: Verónica Juárez Piña

A tres años de haber iniciado, es decir, la mitad de su mandato, el del presidente Andrés Manuel López Obrador, es un gobierno fallido. No hay política pública que funcione y su actuación en la crisis sanitaria más grave del siglo fue ineficiente e insensible.

Con bombo y platillo, López Obrador celebró los primeros tres años de su administración, en un acto donde prevaleció la información falsa y el autoelogio.

El presidente mintió cuando sostuvo que en relación a la pandemia de la Covid-19 la actuación de su gobierno fue oportuna, cuando México llegó a ubicarse en el tercer lugar en el mundo de más muertes por Coronavirus, se ocultaron y manipularon cifras de decesos y las autoridades sanitarias fueron incapaces de evitar el colapso del sistema público de salud.

También se le olvidó decir que hemos sido testigos de una fallida estrategia para enfrentar a la Covid-19, en la que lamentablemente han fallecido más de 230 mil personas.

La incapacidad de su gabinete para instrumentar la compra eficiente y oportuna de medicamentos durante la pandemia, provocó serias consecuencias, incluso mortales, para los pacientes de Covid-19 y de otras enfermedades, en particular para las niñas, niños y adolescentes con cáncer.

Omitió mencionar que el país vive un retroceso económico, que miles de personas se encuentran sin trabajo. No aludió al aumentó de los productos de la canasta básica, que incrementó gasolina, la luz, el gas y que, durante su gobierno, a pesar de los programas sociales que presume, se amplió la brecha de desigualdad y pobreza.

La negativa de López Obrador a apoyar a los negocios, generó las condiciones para la quiebra de más de 500 mil micros, pequeñas y medianas empresas y su resistencia a aprobar un Ingreso Mínimo Vital dejó en la indefensión a millones de personas, muchas de las cuales se quedaron sin empleo por el cierre de actividades.

López Obrador vive fuera de la realidad. Es claro que en varias regiones del país hay ingobernabilidad pues están bajo el asedio del crimen organizado ante la absoluta inacción de las autoridades. Hay un vacío del Estado y la principal responsabilidad es del Gobierno Federal.

Las masacres recientes en Tamaulipas, Tabasco, Guanajuato y Zacatecas, desmienten su afirmación de que hay avances en materia de seguridad. La violencia se ha incrementado paulatinamente en la presente administración. En 2019 hubo 34,582 homicidios dolosos; en 2020, 35 mil; y de enero a mayo de 2021 van 11 mil 595 crímenes, lo que implica un promedio de casi 97 hombres y mujeres asesinadas todos los días. Los feminicidios se han incrementado en un 8%.

En lo único que no mintió AMLO, es cuando afirmó que las elecciones consolidaron el sistema democrático. Pero ello, hay que decirlo, no fue gracias a él, sino al destacado trabajo del Instituto Nacional Electoral y a las y los millones de ciudadanos que participaron en la organización del proceso electoral.

Mientras que López Obrador, Morena y sus aliados se empeñaron en descalificar al INE y al Tribunal Electoral, usaron los recursos y programas públicos con fines clientelares, violaron de manera flagrante la Constitución y la ley electoral y hay evidencias de que actuaron en complicidad con el crimen organizado en varios estados donde ganaron.

¿Qué gobierno festeja estas tragedias?, sólo la 4 Transformación que, a la luz de los resultados, cada día se parece más a una regresión.

Comments

comments