Inicio COLUMNAS Tiempo de Fortalecer a la familia

Tiempo de Fortalecer a la familia

0
Compartir

Por: Lucy Pérez Camarena

Durante estos meses he experimentado todo tipo de sentimientos, la incertidumbre laboral, el reto de salir adelante a pesar de las dificultades, el aislamiento y lejanía de mis seres queridos; pero sobre todo la gran necesidad de poder estrechar los lazos familiares.

Si, esas personas que nos dan cobijo, nos alientan aun cuando las cosas no van bien, han sido ese pilar fundamental, base de nuestra sociedad que ha impedido que muchas personas queden al total desamparo y olvido.

La familia, sigue siendo fuente de amor, apoyo constante y un gran equipo que nos hace sentir fuertes, capaces de sortear cualquier situación. La familia en nuestro país además de  la pandemia, enfrenta otras amenazas como la falta de oportunidades laborales, la pérdida del poder adquisitivo en la canasta básica, la creciente inseguridad y tener que adaptarse a la nueva realidad.

Por otro lado nuestras niñas, niños y adolescentes han recibido un impacto muy fuerte producido por el aislamiento y la falta de convivencia con compañeros de escuela y amigos, así como los demás miembros de la familia, ya que al convivir prácticamente las veinticuatro horas en un mismo espacio, la sala, comedor o recámara, se ha convertido en casa, oficina, escuela y área de esparcimiento.

Si bien han habido algunos apoyos que algunos gobiernos han brindado a las familias en desamparo, organizaciones de la sociedad civil no han sido indiferentes y han contribuido a través de colectas de alimentos, para evitar que alguna familia se quede sin comer. Los diversos problemas que enfrentan las familias en la actualidad requieren que se desarrollen políticas públicas a muy corto plazo que contemplen soluciones integrales que tomen en cuenta a los miembros de la familia en su conjunto.

Hoy a pesar de todas las circunstancias por las que las familias mexicanas y en el mundo atravesamos, es oportuno mirar hacia el interior de nuestros hogares, recuperar el sentido de pertenencia a una familia y atesorarla como ese bien maravilloso que ante las circunstancias actuales redescubrimos, siendo ese espacio cercano que se convierte en soporte afectivo, psicológico, material y espiritual.

Nuestra familia es motor e impulso para salir adelante, es nuestra fuerza y refugio, hoy ante todos los retos que enfrentamos, más que nunca fortalezcamos a esta que es la principal célula de nuestra sociedad.

Comments

comments