Inicio COLUMNAS Retorno al confinamiento: la confirmación del fracaso

Retorno al confinamiento: la confirmación del fracaso

0
Compartir

Por: Verónica Juárez Piña

El retorno al confinamiento en la Ciudad de México y el Estado de México, confirma el fracaso de las acciones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para frenar la pandemia.

Esto es consecuencia de una estrategia fallida que el Presidente de la República se negó a rectificar a tiempo a pesar del aumento sostenido de contagios y decesos en todo el país, particularmente en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México y el Estado de México, que concentran la mayor población del país.

La reducción del presupuesto a la salud, la irracional austeridad, los mensajes contradictorios e irresponsables del Presidente, la errónea implementación del INSABI, su negativa a usar y recomendar el uso del cubrebrocas, su resistencia a atender las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de especialistas; y su negativa a establecer una coordinación más eficaz con los gobiernos de los estados, agravó de nueva cuenta la crisis sanitaria.

En los hechos en México no hubo una reducción sostenida del número de contagios y decesos, nunca salimos de la primera ola como en otros países, por lo que no descendió considerablemente la ocupación y a ello obedece que ahora los hospitales estén colapsados, no sólo en la CDMX y el Edomex, sino en prácticamente todo el país, porque sólo 2 entidades están en verde, dos en amarillo y el resto en naranja o rojo.

En su afán de simular que habíamos “doblegado” la pandemia, pese a las advertencias, el Presidente de la República rompió prematuramente el primer confinamiento con el supuesto regreso a la nueva normalidad, generó una falsa confianza en la población, y se dieron con ello las condiciones para un nuevo rebrote que ha colocado a México entre los diez países con el mayor número de fallecimientos y contagios por Coronavirus.

Desafortunadamente el costo lo están pagando miles de mexicanas y mexicanos. Las historias que se viven todos los días en los hospitales son desgarradoras, hay personas que están muriendo en sus casas o en la calle en la búsqueda de un hospital o porque son rechazados de alguno ante la saturación, hay familias completas contagiadas en donde incluso varios integrantes han muerto ante la falta de atención oportuna.

Otra de las consecuencias es que el cierre de actividades en la Ciudad de México y el Estado de México, dos de las entidades con mayor crecimiento económico, provocará otra ola de despidos de trabajadores y seguramente miles de empresas, sobre todo micro, pequeñas y medianas, que apenas se estaban recuperando, ya no abrirán de manera definitiva.

La Coparmex ya habla de que al menos en la CDMX 10 mil establecimientos no podrán sobrevivir a este nuevo confinamiento, con lo que sumarán 49 mil en total desde que inició la pandemia, tan sólo en esta ciudad.

Por eso es más urgente que nunca aprobar el Ingreso Mínimo Vital y apoyos para pequeños negocios, muchos de ellos familiares, como tienditas, restaurantes, papelerías, tintorerías, taxistas, carnicerías, entre muchos otros que se verán afectados por el cierre o la disminución de ventas por el confinamiento.

El Presidente de la República debe entender que esta situación es insostenible. Hay que cambiar las acciones para enfrentar la pandemia, primero para reducir los contagios y decesos, y segundo para ayudar a los miles de desempleados y evitar la quiebra de miles de establecimientos.

Ya no hay lugar para la soberbia, eludir la realidad ni para el cálculo político. Andrés Manuel debe entender que se trata de salvar vidas y empleos y ayudar a las familias que se encuentran en una situación económica sumamente crítica.

Comments

comments