Inicio COLUMNAS Reloj de Arena

Reloj de Arena

0
Compartir

El Hábil Cruces Mada

Por: Guillermo E. Quiroga Madrigal

“Los tiempos de los gobiernos son muy cortos y los de la delincuencia largos y azarosos”. (Álvaro Uribe Vélez)

Cuando el río suena, agua lleva, desde la pasada administración estatal encabezada por el entonces gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, eran un secreto a voces las presuntas anomalías administrativas de quien fuera su Secretario de Salud, Antonio Cruces Mada.

Para darle una digna salida y con pleno conocimiento por parte de Aristóteles Sandoval de las presuntas anomalías cometidas por Cruces Mada, este presentó su renuncia a su cargo en octubre del 2017 supuestamente para buscar contender como candidato del PRI a la alcaldía de Zapopan, cosa que nunca sucedió.

Fue la pasada administración estatal quien le dio largas al asunto, las dependencias involucradas se echaban la bolita, se lavaban las manos y quien debería actuar en ese preciso momento era el Fiscal Anticorrupción, Gerardo Ignacio de la Cruz, quien al parecer recibió instrucciones para retrasar el caso para que la administración de Enrique Alfaro se hiciera cargo del asunto.

Así fue como en marzo pasado, el gobernador Enrique Alfaro acusó el ex secretario de Salud, Antonio Cruces Mada, por irregularidades que alcanzan los 605 millones de pesos en el sector Salud durante la pasada administración.

“La denuncia que estamos presentando es por la comisión de hechos presuntamente delictivos por el señor Antonio Cruces Mada, entonces secretario de Salud, y quienes resulten responsables de su equipo de trabajo”, apuntó el mandatario estatal.

Dichas anomalías incluyen la supuesta compra, pero no entrega, de equipo de video vigilancia, nombramientos dobles en la nómina y deudas. Resalta un contrato para el almacenamiento, transportación y distribución de vacunas no cumplido por casi 400 millones de pesos. Además, reiteró que se encontraron medicamentos caducos en los almacenes de las unidades médicas.

En aquel entonces el propio gobernador Enrique Alfaro Ramírez sería muy tajante al recalcar que “En Jalisco no va a haber perdón ni olvido. Con la salud de los jaliscienses no se juega”, sentenció el gobernador, quien aclaró que esa denuncia por 605 millones de pesos es solo el primer paso de una serie de investigaciones por daños que, según sus estimaciones, pueden alcanzar los ocho mil millones de pesos, mismos que serán consignados en acusaciones futuras.

El error del gobierno del estado fue el anunciar la presentación de una denuncia penal contra el ex funcionario, en lugar de ir directamente con una orden de aprehensión y así evitar que se amparara Cruces Mada.

En definitiva, Antonio Cruces Mada y sus abogados han llevado a cabo una serie de amparos (La ley lo concede) para que no vaya a pisar la prisión, además se maneja con una habilidad extraordinaria; los cargos que presentó la actual administración estatal van desde 76 millones de pesos en pasivos no aprobados por la Junta de Gobierno; 99 millones en deuda a proveedores diversos, 25 millones en adquisición de cámaras con inconsistencias, 399 millones de un contrato de vacunas que no se cumplió. 2 mil 385 nombramientos se hicieron de forma irregulares (sin firma, montos de pago alterados, dobles nombramientos). A la suma de estas cifras restan seis millones, que se encuentran en las irregularidades detectadas en la nómina.

Este inminente caso de supuesta corrupción que se achaca al ex Secretario de Salud, Antonio Cruces Mada, demuestra la falta de pericia por parte del gobierno del estado, con una estrategia mal llevada que permitió que el ex funcionario obtuviera varios amparos. Se ha evidenciado la falta de coordinación de las dependencias involucradas, pero sobre todo la tibieza del Fiscal Anticorrupción, Gerardo Ignacio de la Cruz. Todo eso hace hoy en día el libre andar de Antonio Cruces Mada, quien hábilmente se aferra a los amparos para no ir a la cárcel… Seguimos en este Reloj de Arena.

Comments

comments