Inicio ECONOMÍA Por qué sí hay que pensar en la vejez y en la...

Por qué sí hay que pensar en la vejez y en la muerte

0
Compartir

A muchos no nos gusta pensar en la vejez y mucho menos en la muerte, pero si queremos vivir una buena vida por mucho tiempo y dar una vida tranquila a quienes nos rodean, plantearnos ambos escenarios es obligatorio.

El primer paso es aceptar que ambas cosas son naturales, y que si no llegamos a viejos, sin duda alguna llegaremos a muertos. ¿Estás preparado?

Aquí te dejo unos consejos de lo que debes revisar hoy para estar tranquilo mañana, ya sea que tu destino sea vivir hasta los 100 o morir a los 60.

Cómo prepararte para la vejez

Si planeas llegar a viejo, debes prevenir tanto en tu salud física como en la financiera.

1.- Cómprate un seguro de gastos médicos pronto y haz todo lo posible por no usarlo

Uno de los pocos clichés que me gusta repetir es que el seguro es de esas cosas que compras esperando no usar, y eso te conviene por dos razones:

— Porque invertir en tus buenos hábitos mientras eres joven te redituará con una buena calidad de vida en tu jubilación.

— Porque entre mejores hábitos tengas durante tu vida productiva, menos gastos médicos habrá en tu historial, y como efecto secundario, tu seguro de gastos médicos no encarecerá tanto al llegar a viejo, como el de una persona que jamás se cuidó, y simplemente tus visitas al doctor no serán tan recurrentes.

2.- Ahorra para la vida que quieres a tu retiro, no para la vida que tienes hoy

Hay quienes erróneamente piensan que el retiro será igual que ahora: recibir un sueldo (pensión), pagar lo básico (renta, servicios, comida, ropa, etc.) y hacer una que otra actividad para despejarse.

Nada más equivocado. El retiro es ocio constante y eso genera gastos inimaginables. Lo ideal es que ya tengamos resueltas algunas cosas como la vivienda y los gastos médicos. La pensión debe ser para servicios básicos, pero sobre todo para disfrutar.

Al ahorrar para tu jubilación, no pienses en la vida que tienes ahora, sino en la que quieres tener entonces.

Cómo prepararte para la muerte

Prepararte para la muerte es un acto de solidaridad con los que se quedan, y hay dos cosas fundamentales que debes hacer:

Piensa en la vejez y en la muerte como en tu presupuesto del mes; cualquiera de las dos puede llegarte sin que te des cuenta.

1.- Líbrate de deudas o asegúrate de que tus deudas no sean hereditarias

De todas las deudas que tienes, ¿sabes cuáles pasan a tus hijos o a tu cónyuge? Si no, corre por tus contratos y revisa.

Una muy común, que poca gente conoce, es la deuda por un accidente de tráfico. Si no tenías seguro y estás legalmente obligado a pagar, pero mueres antes, tu familia queda con esa responsabilidad.

Haz todo lo posible por librarte de deudas. Si no puedes, al menos asegúrate de que no sean hereditarias.

2.- Organiza todas tus obligaciones legales y designa beneficiarios

Además de actualizar tu testamento, revisa quiénes son los beneficiarios de todas tus cuentas y seguros, y habla con ellos para que sepan cómo heredar lo que dejas.

Comments

comments