Inicio COLUMNA INVITADAS No cesa malestar por elección en la CNDH

No cesa malestar por elección en la CNDH

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Ha transcurrido una semana desde que el Senado de la República eligió en una cuestionada votación a Rosario Piedra Ibarra como nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), y contrario a lo esperado, la inconformidad de quienes reprocharon y se inconformaron por el proceso, ha ido en aumento, incluso agrupando nuevas voces que desconocen el nombramiento de la ombudsperson.

Como habrá de recordar, Rosario Piedra Ibarra rindió protesta en el Senado el pasado martes 12 de noviembre por un periodo de 5 años, pero lo hizo en medio de una lamentable trifulca resultado del desencuentros entre las fracciones que derivó en la presentación de quejas ante diferentes organismos nacionales e internacionales, desconocimiento del nombramiento y renuncias de consejeras y consejeros de la propia CNDH que cuestionaron la legalidad de la elección.

La principal objeción que se presentó fue su militancia en MORENA, partido por el que fue candidata en la pasada elección. Se mencionaba también que tuvo que haber renunciado a su cargo como consejera nacional el 7 de noviembre de 2018 para ser elegible como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, es decir, al menos un año antes del día de la elección.

Y si bien, Rosario Piedra Ibarra aceptó que hasta el pasado 7 de noviembre, cuando solicitó licencia al ser electa por el Senado como presidenta de la CNDH, sí era militante y parte del Consejo Nacional de Morena, aseguró que “es falso” que ser parte de ese órgano represente un cargo de dirección en el partido.

Sin embargo, aparece como consejera nacional de Morena en el último reporte, fechado el 24 de octubre, en el que este partido político comunica al Instituto Nacional Electoral (INE) los nombres de las personas que integran sus órganos de dirección.

El detonante de las fricciones en el senado fue la presunta trampa que denuncian los senadores panistas respecto al conteo de votos de la elección. Según los blanquiazules se desaparecieron dos votos pues habiendo 116 legisladores presentes sólo se contabilízaron 114 votos, es decir, habrían no contado dos de los sufragios para poder alcanzar la votación que le permitía a la candidata hija de Rosario Ibarra de Piedra ganar la elección.

La elección no se repitió como era el deseo de la oposición y Piedra Ibarra rindió protesta entre mantas de apoyo y rechazo, y flanqueda por una treintena de morenistas que tomaron la tribuna dispuestos a defender la toma de protesta.

Este acto dio paso a que se intensificaran los señalamientos y acrecentara la lista de inconformes que reprochan a la propia Rosario Piedra haber rendido protesta en esas condiciones dejando en muy cuestionable posición su autonomía e independencia de cara a las decisiones por venir en el marco de su nueva función al frente de la CNDH, un órgano autónomo fundamental para la fortaleza no solo de la democracia de México, sino para el respeto total, irrestricto, de los derechos fundamentales de todos los mexicanos.

Siete de los aspirantes a la titularidad de la CNDH fueron los primeros inconformes: Carlos Pérez, Alberto Xicoténcatl, Alberto Athié, Rosy Laura Castellanos, Rosalinda Salinas, Manuel Alejandro Vázquez y Michel Chamberlin, quienes acordaron llevar a cabo la acción de amparo.

“Nosotros vamos a interponer un amparo, que no sólo es por el resultado del proceso, es decir, la elección de Piedra, sino por el procedimiento mismo, porque es muy grave que el Senado de la República argumente que tiene la soberanía de violar la ley y nos deja en la incertidumbre al resto de los ciudadanos”, señaló Chamberlin en entrevista con La Jornada.

El también integrante del Consejo Consultivo de la CNDH lamentó que el Senado sea “la primera instancia que no respeta la ley. Para Chamberlin, la legitimidad tanto de la CNDH como de la propia Rosario Piedra “están dañadas, porque ella aceptó este proceso fraudulento, junto con otros dos miembros de la terna, y la duda sigue hasta en la toma de posesión. Esto va a generar mucha incertidumbre, sobre todo para las víctimas”.

Los diputados y senadores del Partido Acción Nacional, son otro grupo de inconformes que entregaron a la Organización de los Estados Americanos (OEA) una carta en la que acusan «fraude e irregularidades» en el proceso.

La integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, la panista Adriana Dávila, adelantó que los diputados acompañarán a los senadores en las acciones legales que presentarán para controvertir el nombramiento de Rosario Piedra como ombudsperson nacional.

El senador independiente Emilio Álvarez Icaza y la asociación Derechos Humanos y Litigio Estratégico Mexicano intentaron impugnar el nombramiento de Rosario Piedra Ibarra, pero sus amparos fueron desechados.

Organizaciones de la sociedad civil, lamentaron el proceso legislativo que se dio en el Senado para la elección de Rosario Piedra como nueva titular de la CNDH.

Amnistía Internacional México consideró que no es aceptable que la designación de la titular de la CNDH se haya dado en esas condiciones.

Aparte, el colectivo #Designaciones, que impulsan las organizaciones civiles Fundar y Artículo 19, señalaron que la Cámara de Senadores “sepultó la legalidad” con la designación de Piedra Ibarra al frente de la CNDH, “minando con ello la legitimidad e independencia de este organismo constitucional autónoma”.

En tanto, la Comisión Mexicana de Derechos Humanos A.C. calificó de una “imposición” la designación de la hija de la fundadora del Comité Eureka, Rosario Ibarra de Piedra, y exigió una Comisión Nacional de los Derechos Humanos “con verdadero enfoque en la defensa de los derechos humanos en México, sin intereses políticos e ideológicos”.

La Mesa Directiva del Senado recibió la carta renuncia de las cuatro consejeras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde externan que su decisión se debe a que la llegada de Rosario Piedra Ibarra al organismo autónomo, es “ilegítima”.

Cómo ya se menciona cuatro consejeras dejaron su cargo: María Ampudia González, Angélica Cuellar, María Olga Noriega Sáenz y Mariclaire Acosta Urquidi, quien en marzo de este año fue elegida por el Senado para ser miembro del Consejo Consultivo de la CNDH.

En la misiva hicieron saber a la presidenta de la Mesa, Mónica Fernández Barbosa (Morena), que las irregularidades en el proceso de elección y la falta de apego a la legalidad las llevó a tomar la decisión.

“Una Ombudsperson carente de legitimidad será incapaz de establecer una interlocución válida con los distintos actores involucrados en la observación, protección y promoción de los derechos humanos; tampoco podrá generar la confianza ni la certeza jurídica consustanciales a su misión”, afirmaron.

En tanto, el activista y excandidato a la presidencia de la CNDH Alberto Athié Gallo renunció al Consejo Consultivo de ese organismo por el mismo motivo.

Periodistas desplazados, una Organización No Gubernamental (ONG) presentó una queja ante la CNDH en contra de su titular Rosario Piedra por “sus lamentables respuestas emitidas acerca de la grave problemática de los asesinatos contra periodistas en Mexico”, luego de que una reportera cuestionara en entrevista sobre los asesinatos de periodistas y Rosario Piedra contestara preguntando si había periodistas muertos en México, provocando el enfado de no pocas organizaciones y comunicadores.

Consideran que el simple desconocimiento sobre 131 periodistas asesinados en Mexico, viniendo de parte del “Ombudsperson, “es en sí mismo, una violación de “los derechos de víctimas directas e indirectas de aquellos que han sufrido en carne propia, la violencia por ejercer periodismo.

En tanto, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, ratificó que los gobernadores del Partido Acción Nacional (PAN) desconocen a Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y no acatarán sus recomendaciones.

En los últimos días, grupos de la sociedad civil y activistas se han pronunciado por la creación de una nueva organización no gubernamental en materia de derechos humanos, la cual se comporte como un contrapeso al actual gobierno.

Bajo esas condiciones adversas es que la nueva ombudsperson ha iniciado un arduo trabajo de reconstrucción al frente de la CNDH, y deberá empezar por generar confianza a quienes han expresado rechazo, dudas, o cualquier otro tipo de suspicacia y desconfianza, para ganarse el respeto de quienes han cuestionado su nombramiento, y para no quitar un ápice al reconocimiento y veneración que merecidamente se ganó su madre.

Opinió[email protected]
@salvadorcosio1

Comments

comments