Inicio COLUMNAS No aprendimos nada

No aprendimos nada

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Contrario a lo que se hubiese esperado, después de que el Coronavirus tardó semanas en llegar a América Latina, cuando ya todo el mundo habíamos visto los estragos que causó en China donde se originó y la muerte que ha dejado a su paso en países como Italia, España y el Reino Unido entre muchos otros de Europa, los números nos dicen que esa ventaja geográfica que tuvimos al estar del otro lado del mundo en relación a donde se dio el primer brote y las semanas que tardó en llegar a nuestro Continente no sirvieron de nada. No aprendimos nada. 

El miércoles, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo público que había registrado 106 mil nuevos casos confirmados de coronavirus solo el martes, la cifra más alta en un solo día desde que el pasado diciembre se detectaran los primeros contagios en China.

Al hacer público el dato, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó su preocupación por la situación en los países menos desarrollados.

«Todavía nos queda mucho camino por recorrer en esta pandemia», dijo Tedros durante la rueda de prensa virtual, al tiempo que alertaba del creciente número de contagios en los países más desfavorecidos.

«Estamos muy preocupados por el creciente número de casos en países de ingresos bajos y medios», añadió.

La OMS informó que el miércoles, América Latina, como región, sobrepasó a Estados Unidos y Europa en el número de nuevas infecciones diarias de coronavirus. Destacó que, en las últimas 24 horas se reportaron 106 mil nuevos casos de la infección -la mayor cifra diaria desde el inicio del brote- muchos de estos concentrados en varios países latinoamericanos.

La noticia coincide con la confirmación que el total de casos en todo el mundo atravesó el umbral de los cinco millones, temprano este jueves 21 de mayo.

El auge del brote en América Latina indica cómo la propagación del virus ha cambiado desde su epicentro original en China, a Europa, luego los Estados Unidos de América del Norte. y finalmente en Latinoamérica.

Brasil es el país con más casos en la región y el tercero en todo el mundo. El martes registró un mil 179 muertes adicionales por covid-19, la cifra diaria más alta hasta ahora en todo el mundo, aunque el propio Ministerio de Salud confirmó muertes adicionales fuera de ese período de 24 horas.

Más de 291 mil 500 personas han dado positivo en las pruebas del virus en Brasil. Las cifras más recientes en el sitio del Ministerio de Salud dan casi 19 mil muertos por covid-19.

Nada más en Sao Paulo, la ciudad brasileña más populosa, las muertes por la infección han subido 485 por ciento desde que el Departamento de Salud de la ciudad empezó a guardar los datos, según el sitio informativo Axios.

Perú es el segundo país de la región peor afectado por la pandemia, a pesar de haber sido uno de los primeros en ordenar el confinamiento.

El país andino registra más de 100 mil casos y 3 mil 024 muertes, de acuerdo a las cifras oficiales divulgadas el martes. Ese día se contabilizaron 4 mil 550 nuevos casos, un récord.

Desde la semana pasada, las unidades de cuidado intensivo en la capital están operando a un 80% de su capacidad y la jefa de la Fuerza de Comando Covid-19 de Perú, Pilar Mazzetti, reconoció que «en este momento… la situación es muy crítica».

La Organización Panamericana de la Salud ha expresado preocupación sobre la propagación del virus en la triple frontera de región amazónica entre Brasil, Perú y Colombia, donde la población indígena es particularmente vulnerable.

Chile es el otro país latinoamericano que ha visto una pronunciada alza en el número de casos confirmados que ya ascienden a más de 53 mil.

El informe oficial del Ministerio de Salud sobre la pandemia, emitido el martes, indicó que hubo 3 mil 520 nuevos casos en las últimas 24 horas, el registro más alto hasta el momento en una tendencia ascendente que empezó en abril.

La cantidad de enfermos de covid-19 excede el número de recuperados y cada vez hay más pacientes en necesidad de ventiladores mecánicos para asistir a la respiración.

A pesar de que la tasa de mortalidad es más baja que en otros países, con un total de 544 muertes, las autoridades temen un empeoramiento de la situación. Las unidades de urgencia ya están operando al 90% de su capacidad.

México, por su parte, confirmó el jueves más de 59 mil 567 infecciones y más de 6 mil 510 decesos. 

Los datos en América Latina se dan cuando el mundo sobrepasa la marca de cinco millones de casos de la pandemia que, hasta ahora, ha cobrado más de 325 mil vidas globalmente.

La cifra se alcanzó después de poco más de cinco meses desde que el virus surgió en Wuhan, China.

En tanto, el país con mayor número de casos es Estados Unidos, con más de un millón 500 mil , seguido de Rusia, con más de 300 mil.

A pesar de los números, muchos países han empezado a levantar las restricciones al comercio e industria y al movimiento del público, después de varios meses de confinamiento.

Así pues, las cifras de la OMS nos dicen que de este lado del mundo no nos preparamos a pesar de que tuvimos la oportunidad para ello. Sabemos que los sistemas de salud tampoco son los idóneos y que quizá no había mucho margen de acción para que la situación hubiese sido diferente. Tal vez esa sea una explicación válida, pero el drama que se vive continúa y no se ve luz en el corto plazo. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments