Inicio COLUMNA INVITADAS Muestra AMLO oficio político con El Zapotillo

Muestra AMLO oficio político con El Zapotillo

0
Compartir

Por: Salvador Cosíl Gaona

La habilidad y capacidad política del presidente Andrés Manuel López Obrador ha quedado una vez más de manifiesto al resolver de forma magistral el tema del agua que durante 30 años ha mantenido enfrentados a los gobiernos de Jalisco y Guanajuato, y desde hace 14 años temerosos a los pobladores de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, quienes se han opuesto al proyecto de la presa El Zapotillo porque les significaría la inundación de las tres comunidades ubicadas en la región de Los Altos de Jalisco, es decir, su desaparición. Sin embargo, el pasado lunes, después de una reunión con el presidente López Obrador, pudieron tener un respiro al salir con la promesa de que se detendrá la construcción de la presa. Horas antes de esa entrevista en Palacio de Gobierno, el Ejecutivo de la nación había recibido a los gobernadores de Jalisco y Guanajuato, directamente involucrados e interesados en el tema de la distribución del agua, quienes también salieron con una sonrisa, aún cuando el presidente les dijo que no aportaría más recursos para El Zapotillo y que dispusieran mesas de trabajo para buscar nuevas alternativas para el abasto de agua.

Los miembros del comité “Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo”, recibieron con total  optimismo las palabras del presidente, principalmente porque ven en las mesas de trabajo un periodo importante para ganar tiempo y evitar la inundación de sus comunidades. 

“El presidente de la república, nos ha instruido para que sigamos trabajando en esta ruta de la gestión integral del agua, de que no habrá más presupuesto para la presa El Zapotillo dado que ha pedido a los gobernadores  de Guanajuato y Jalisco que se sienten a trabajar alternativas con los pueblos, con los productores, con la ciudadanía en general”, dijo el vocero en un video que se compartió en redes sociales tras salir de la reunión que se efectuó en Palacio Nacional.

Andres Manuel les confirmó que no se va a derrumbar esta cortina de El Zapotillo, y se van a analizar todas las propuestas.

De la otra reunión, también el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, salió satisfecho al considerar que se dio un paso muy importante y que se está todavía  en un proceso de análisis para buscar el diálogo y acercamiento con todos los interesados, con todas las voces, y con todos los que quieran aportar.

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodriguez Vallejo por su parte, también se dejó ver optimista después de la reunión en Palacio Nacional. En sus redes sociales subió un video en el que dijo que López Obrador les confirmó que no se va a derrumbar o detener la cortina de El Zapotillo, aunque reconoció que aún faltan analizar propuestas.

“Se siguen analizando pero ya técnicamente les presentamos las opciones, ya vendrá otra reunión de definiciones, pero bueno hay que seguir construyendo en favor de los habitantes de Jalisco y Guanajuato para que sigamos teniendo agua en el futuro», dijo el gobernador.

Cabe mencionar que en días previos a la reunión, Rodríguez Vallejo, había amagado que de ser necesario  los leoneses saldrían a marchar a las calles de su ciudad para defender el proyecto de El Zapotillo.

“La verdad, los leoneses han hecho una gran trabajo. Consumen la misma cantidad de agua que hace 15 años. Es una de las ciudades donde se paga más cara el agua, donde más se cuida el agua y donde más se trata el agua. Los leoneses hemos hecho nuestro trabajo. El agua es de la nación, no de algún estado”.

“Si es necesario en las calles, en las calles vamos a defender el proyecto, si de verdad tenemos que manifestarnos públicamente, lo haremos, para que vea el presidente que los leoneses necesitamos el agua. No es un tema técnico, ni político, es humanitario”, destacó el mandatario estatal.

Otro de los presentes en la reunión con el presidente López Obrador, 

Mientras tanto, el presidente del Observatorio Ciudadano del Agua, Guillermo Márquez, quien también estuvo presente en la reunión con ro presidente, sostuvo en entrevista con Notisistema que la presa El Zapotillo no es necesaria en estos momentos. 

“En este momento no, de cara hacia el futuro y las eventualidades que nos pueden ocasionar los cambios en la temperatura, eh sí se puede tener como un complemento, pero para que esto sea así necesitamos que Guanajuato o león busque las soluciones dentro de su territorio, que las tiene”.

Habrá de recordar que el problema del agua entre Jalisco y Guanajuato data de la época del gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, quien en 1987 impulsó un proyecto para aprovechar el caudal del Río Verde, pero intereses mezquinos y políticos le impidieron ver la luz y solo quedó en una buena propuesta que no prosperó. El complejo denominado “La Zurda Calderón” que contemplaba la construcción de cuatro presas no llegó a buen puerto debido a la falta de apoyos de la federación, apenas y se pudieron edificar dos presas; una en Cañadas de Obregón y la Elías González Chávez.

Posteriormente, en el Congreso del Estado, siendo gobernador Alberto Cárdenas Jiménez, los diputados de mi fracción nos opusimos al crédito japonés que proponía por tratarse de un proyecto de 7 mil millones de pesos que únicamente le daba un metro cúbico de agua  a Guadalajara, la mitad para saneamiento y la mitad para abastecimiento, con un costo muy alto cuando por un poquito más de eso se podían construir las dos presas faltantes de La Zurda Calderón, pero había una terquedad de no continuar y no usar lo que fue hecho por el gobernador Cosío. Al final convenimos dividir lo que era para abastecimiento quedó pendiente y lo que era para saneamiento se aprobó pero no se ejerció. Después de eso el proyecto se enterró y vino el que conocemos, el que aprovecha los caudales del Río Verde y viene el tema del reparto de los caudales. 

En campaña, de visita por la zona de Los Altos, los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo pidieron a López Obrador frenar la construcción de la presa y evitar la inundación de los tres poblados jaliscienses. El presidente se comprometió a evitar su desaparición y anticipó se buscarían estrategias técnicas para continuar sin afectarlos toda vez que la inversión ha sido costosa. 

También siendo candidato, durante una visita a León Guanajuato, anunció que la Presa El Zapotillo sería utilizada para dotar de agua a los leoneses pero no se violentarían los derechos humanos ni se desaparecería a los pueblos. “Es polémico pero lo tengo que decir, ya saben que mi pecho no es bodega y siempre digo lo que pienso. Vamos a resolver el problema de la presa de El Zapotillo para que haya agua para León. No se van a violar los derechos humanos, no van a desaparecer los pueblos. Vamos a ser respetuosos de la altura de la cortina y vamos a tener un acuerdo con el gobierno de Jalisco”.

En definitiva, la lectura que se hace después de la reunión que sostuvieron el pasado lunes los gobernadores de Jalisco y Guanajuato, así como los miembros del comité “Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo”, con el presidente Andrés Manuel López Obrador, es que el Ejecutivo de la nación manejó el tema de la presa El Zapotillo con todo el oficio político que posee al enviar a sus visitantes de regreso a casa con una sonrisa; todos salieron satisfechos aunque no les prometió recurso alguno para la continuación de la construcción y pareciere que lo único que se acordó fue llevar a cabo mesas de trabajo. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments