Inicio COLUMNA INVITADAS Más estudiantes desaparecidos

Más estudiantes desaparecidos

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Aunque nuestro estado fue de los primeros en anunciar una Fiscalía Especializada en Desapariciones y en tener una Comisión Estatal de Búsqueda, se ubica entre las entidades del país con mayor número de personas desaparecidas y son principalmente los jóvenes los que encabezan la estadística. De acuerdo a investigaciones y testimonios de quienes han logrado, casi insólitamente escapar de sus captores, es el crimen organizado el que los aprisiona para sumarlos a sus filas en el mejor de los casos, o ultimarlos si se niegan a servirles en sus truculentos fines. Ante este lamentable panorama es natural la indignación del sector estudiantil; maestros, administrativos y padres de familia que reprochan a las autoridades la inacción e ineficacia para erradicar ese flagelo, mientras cada vez desaparecen más estudiantes. 

Jalisco tiene en su haber más de 7 mil 500 personas  no localizadas, 38 por ciento de ellas entre los 14 y 29 años de edad de acuerdo con los datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED).

A esa estadística se sumaron en 2018, y lo que va de este año cuatro estudiantes de la Universidad de Guadalajara, sin que las investigaciones que realiza la Fiscalía de Desaparecidos arroje algún avance en su localización, ocurre que el estado ha sido incapaz de garantizar la seguridad del regreso a casa de los jóvenes que acuden a recibir su educación en las diferentes instituciones ya sea de educación pública o privada. 

De ahí que el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de la Máxima casa de Estudios de Jalisco, Jesús Medina, junto con el Rector General, Ricardo Villanueva, han estado encabezando las exigencias a las autoridades para que movilicen la búsqueda para dar con el paradero de los desaparecidos, y más recientemente con la localización del joven de 20 años de edad, Adrian Ponce Morales, estudiante de la carrera de Negocios Internacionales en el Centro Universitario de la Ciénega (CUCI), quien desapareció el pasado 31 de julio y exigen se le localice con vida. 

El presidente de la FEU ha lanzado fuertes críticas por  la vulnerabilidad y la ausencia del estado para garantizar la seguridad de los estudiantes, al tiempo que denunciado recibir decenas de reportes de presuntas desapariciones de estudiantes, que en realidad son extorsiones, por las que se han pagado hasta diez mil pesos.

En la entidad, dijo, son 30 municipios los que concentran el mayor número de desaparecidos, en especial los del área metropolitana de Guadalajara, y las cabeceras regionales.

“En los primeros siete meses del año se han abierto 1267 carpetas de investigación por homicidios dolosos en el estado. Esto quiere decir que en promedio, en Jalisco se abre una carpeta de investigación cada ocho horas de una persona desaparecida, y cada dos horas con 40 minutos, de una persona asesinada en este estado”, apuntó en una nota informativa de Proceso.

Añadió que cada desaparecido tiene un nombre y una historia de vida, mientras que su familia atraviesa por un sendero de sufrimiento. 

“Separan al estudiante, todo lo hacen vía telefónica, y al parecer las llamadas vienen de otro estado (…) cuando tenemos un caso de este tipo rápidamente seguridad universitaria se dirige a la fiscalía, se detectan las llamadas, y los geolocalizamos a los compañeros (…) a muchos los hemos encontrado en moteles (…) por la extorsión se aislaron, uno o dos días bajo amenaza”, explicó.

Jesús Medina llamó a la Fiscal Especializada en Personas Desaparecidas, Blanca Trujillo, para informarle que de acuerdo a la “sábana” del número celular de Adrián, el joven originario de Santa María del Valle, recorrió las poblaciones de San Miguel, Teocaltiche, y Mexticacán, y que no hay indicios de que fuera víctima de “un levantón”.

Además, le comentó que la policía investigadora se presentó en los municipios en que estuvo Adrián previo a su desaparición.

Juanita Ponce Morales, hermana de Adrián, ha denunciado y se ha quejado de la atención que se le ha brindado por parte de la Fiscalía de Jalisco la que ha dicho es totalmente deficiente, puesto que no se le ha proporcionado una copia de la carpeta de investigación del caso de su hermano, además de que ha habido tropiezos al momento de coordinarse con autoridades fuera del Estado.

Reprochó también que en los últimos informes que se les dieron, había posibilidades de que Adrián se encontrara en Zacatecas. Sin embargo, la coordinación con las autoridades de esa entidad ha sido nula. Señaló que al acudir a la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas, se le dijo que debía presentarse personalmente ante las autoridades zacatecanas, pero no se le brindó asesoría alguna para hacerlo.

Juanita indicó que la Fiscalía del Estado les afirmó, que ya estaba en coordinación con su equivalente zacatecano, pero solo se trató de un engaño puesto que al ponerse en contacto con las sutilidades de aquella entidad negaron haber tenido Comunicación con sus pares de Jalisco e incluso negaron tener abierta alguna carpeta de búsqueda de su hermano. 

El rector de la Universidad de Guadalajara, Ricardo Villanueva, también mostró su inconformidad por el lento avance en las investigaciones y adelantó que la casa de estudios creará un comité de análisis dedicado al estudio de la desaparición de personas, con el objetivo de proponer políticas públicas eficientes.

“No podemos perderlos de la agenda, son temas que aparecen y después desaparecen, pero no se solucionan, lo que vamos a intentar con este comité académico es darle un seguimiento, y políticas públicas para crear un cambio, vamos a estar todos los días trabajando para eso”.

Desde la óptica del rector, a la Fiscalía estatal le hace falta avanzar con contundencia en las indagatorias; al tiempo que se quejó de la falta de claridad, de registros y de la impunidad que prevalece en los casos de los desaparecidos. 

Parece que por parte de las autoridades no se ha entendido o no se ha querido aceptar que este tema se tiene que abordar de raíz; no es con varitas mágicas como se puede solucionar el problema, pues se requieren propuestas serias, voluntad y firmeza. Es revisando las normas que tenemos, que muchas son buenas, muchas son efectivas y pueden ser eficaces si se aplican correctamente. 

Es inconcebible que los policías hagan como que investigan y los gobernantes maquillen cifras, oculten cadaveres o simplemente engañen a quienes buscan desesperadamente a sus familiares. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments