Inicio ECONOMÍA Las alianzas público-privadas, una herramienta para ayudar a la recuperación

Las alianzas público-privadas, una herramienta para ayudar a la recuperación

0
Compartir

Las alianzas público-privadas generan un renovado interés en América Latina al permitir la movilización de capital privado en infraestructura en un momento de dificultades fiscales tras la crisis provocada por la pandemia, indicó el Banco Interamericano (BID).

Este modelo será tratado en el principal foro del sector, PPP Américas 2021, que se celebra en Sao Paulo (Brasil) el 9 y 10 de diciembre y estará centrado en la necesidad de estrechar esta colaboración para rebajar la amplia brecha en infraestructura en Latinoamérica.

«Hay mucha expectativa en que la recuperación económica de la pandemia se apalanque mucho en la movilización de capital privado porque todo el esfuerzo que se podía hacer desde el sector público ya está hecho», subrayó en entrevista con Efe Gastón Astesiano, jefe de unidad de Asociaciones Público-Privadas (APP) del BID.

El experto explicó que las inversiones en infraestructura tienen «un efecto multiplicador» ya que cada dólar invertido logra generar dos dólares de crecimiento adicional en el PIB.

Estas alianzas público-privados tienen «en cuenta el ciclo de vida del activo», como una carretera, un aeropuerto o una línea de transmisión, y cuenta con una duración prolongada de entre 20 y 30 años.

Astesiano indicó que «al contrario de los contratos de obra pública tradicional» en los que el sector privado entrega el activo a las autoridades una vez acabada la construcción, en las alianzas público-privadas «el sector privado se ocupan también de su operación y mantenimiento».

«Es un cambio paradigmático: no supone la privatización del servicio, ya que sigue siendo público, pero el estado pasa un rol de supervisión y cumplimiento de un contrato», aseveró.

Latinoamérica cuenta con diferentes niveles de desarrollo en este tipo de contratos, con países como Brasil, Chile, Perú o Colombia con marcos sólidos y definidos, por lo que es importante el papel que juega el BID como asesor en la estructuración adecuada de estos proyectos, según Astesiano.

La economía de la región se espera que crezca este año un 6,3 %, después de la contracción del 7 % registrada el pasado año por el impacto económico de la pandemia de coronavirus.

Comments

comments