Inicio COLUMNAS La Tríada Ineludible: Formalidad, Bancarización y Digitalización

La Tríada Ineludible: Formalidad, Bancarización y Digitalización

422
0
  • La Formalidad, la Bancarización y la Digitalización: El Gran Reto de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

En el tejido empresarial mexicano, las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs) desempeñan un papel crucial, representando un componente esencial de la economía. Sin embargo, enfrentan desafíos significativos que obstaculizan su crecimiento y desarrollo. Entre estos desafíos destacan tres elementos interconectados: la formalidad, la bancarización y la digitalización.

La Tríada Ineludible: Formalidad, Bancarización y Digitalización

La informalidad, lamentablemente arraigada en el panorama empresarial mexicano, se erige como una barrera para el progreso sostenido de las MiPyMEs. La ausencia de formalización no solo limita el acceso a oportunidades de crecimiento, sino que también impide el pleno aprovechamiento de políticas y recursos gubernamentales.

La bancarización, por otro lado, se erige como un componente clave para fortalecer las bases financieras de las MiPyMEs. La falta de acceso a servicios bancarios adecuados crea una brecha en el manejo eficiente de los recursos y la capacidad de inversión. Superar esta brecha implica no solo facilitar el acceso a servicios financieros, sino también fomentar una cultura empresarial que valore y comprenda los beneficios de la bancarización.

La digitalización, el tercer pilar de esta tríada, se presenta como una necesidad ineludible en la era moderna. Las MiPyMEs que adoptan tecnologías digitales no solo mejoran su eficiencia operativa, sino que también se posicionan para competir de manera más efectiva en mercados globales. La resistencia al cambio y la falta de capacitación en tecnologías emergentes son obstáculos que deben superarse para que las MiPyMEs abracen plenamente la era digital.

La Formalidad como Catalizador de Oportunidades

El tránsito hacia la formalidad es el primer paso crucial para desbloquear el potencial de las MiPyMEs. Las políticas públicas deben enfocarse en reducir las barreras regulatorias y simplificar los procesos de registro. Incrementar el umbral de ingresos para las Sociedades de Acciones Simplificadas y ajustar la periodicidad de las declaraciones fiscales son medidas que pueden alentar a las empresas a formalizarse sin abrumarlas con cargas administrativas.

Bancarización: Más que un Servicio, una Herramienta Estratégica

La bancarización no es simplemente la apertura de cuentas bancarias; implica la integración de servicios financieros más amplios. Establecer sistemas de pagos puntuales y promover campañas educativas sobre alternativas de financiamiento son pasos esenciales. Un programa gubernamental que califique el riesgo crediticio de las MiPyMEs facilitaría el acceso a créditos en condiciones favorables, estimulando así la inversión y la expansión.

Digitalización: La Clave para la Competitividad Sostenible

La digitalización no es una opción, sino una necesidad urgente. Facilitar el acceso a cursos y asesorías en tecnologías empresariales para MiPyMEs y proporcionar incentivos fiscales para la adopción de tecnologías avanzadas son estrategias que impulsarán la transformación digital. La certificación ISO 9001 podría vincularse a beneficios fiscales, fomentando así la profesionalización y calidad en la gestión empresarial.

Un Futuro Promisorio a Través de la Transformación

En la convergencia de la formalidad, bancarización y digitalización, vislumbramos un futuro promisorio para las MiPyMEs mexicanas. La formalización desencadena un círculo virtuoso de oportunidades, la bancarización proporciona la columna vertebral financiera y la digitalización eleva la competitividad en un mercado cada vez más globalizado.

El gobierno, el sector privado y la sociedad deben colaborar en la creación de un entorno propicio para este cambio. Las políticas públicas, flexibles y adaptativas, deben abrazar la complejidad de este desafío tripartito. Solo a través de la cooperación y la acción concertada se pueden superar los obstáculos y liberar el potencial latente de las MiPyMEs mexicanas. En este viaje transformador, la formalidad, la bancarización y la digitalización se entrelazan para esculpir un horizonte empresarial más robusto y vibrante en México.

Comments

comments

Artículo anteriorRusia dice haber aplastado los últimos restos de resistencia en Avdiivka
Artículo siguienteGrecia legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo