Inicio COLUMNAS La perversa propaganda contra la oposición

La perversa propaganda contra la oposición

292
0

Por: Ana Laura Chávez Velarde

En México sí hay oposición política, lo que hoy vemos, no es a un grupo mermado o disminuido de opositores. Lo que está, es una feroz estrategia por minimizar y borrar del discurso (no así de la realidad) a quien se oponga al régimen autoritario de Andrés Manuel López Obrador y su movimiento MORENA.


Es una de las políticas propagandísticas más terribles que ha existido en los últimos años en nuestro país para, desde el poder, pulverizar la democracia y enraizar un modelo autócrata y de partido único. La narrativa oficialista busca a diario y de manera masiva, hacer creer a los ciudadanos, que los opositores no existen en México y a pesar de que tenemos una historia de democracia y alternancia de los últimos 40 años, los mexicanos prefieren el modelo de partido único y de régimen autoritario.

Eso no es verdad, claro que hay oposición, muy oprimida y lastimada por la persecución oficial y el linchamiento mediático y social que a diario sufren para quitarles cualquier autoridad moral, maximizar lo malo y los errores que éstos hicieron y enraizar la narrativa de que solo existe una alternativa política y esa es Morena o quien se alié con ellos (Partido Verde; Movimiento Ciudadano; Partido del Trabajo, etc.)

Frases como “este arroz ya se coció”, “la oposición está muerta” o desacreditaciones sistemáticas de quienes se opongan, es la tarea número uno del gobierno. Sumen además en cámara de resonancia haciendo lo mismo a Gobernadores, Legisladores oficialistas, opinadores, medios nacionales, locales, blogueros, moneros y youtubers oficialistas que reciben millones y millones de pesos en financiamiento para diariamente a todas horas repetir esta narrativa a los mexicanos.

Tan solo en 2021, según un reporte de la Organización independiente “Artículo19”, en México el gasto en comunicación social se utilizó para premiar o castigar la línea editorial de la prensa y los medios de comunicación, por ello se afecta la libertad de expresión y el derecho a la información de la población. En este tema la 4T no es diferente de los gobiernos anteriores y compradores de conciencias mediáticas que le precedieron.

Frases como “conservadores; fifís; la mafia del poder”; entre otras, que intentan correlacionar a prácticas ominosas como exclusivas de la oposición, a pesar de la evidencia y cientos de denuncias de corrupción que se han dado en este gobierno. Tienen de fondo generar una narrativa de resentimiento, rencor y odio, con la finalidad de polarizar y dividir a los mexicanos. Saben como buenos autócratas, que los ciudadanos unidos son mayoría y los quitarían del poder fácilmente y por eso han desplegado esa campaña de desprestigio en contra de todo opositor.

No olvidemos también, la sistemática creación de la opinión publicada, con encuestas amañadas que ponen la aprobación del presidente por los cielos a pesar de los pésimos resultados, aunque ninguna razón matemática responda este misterio de manipulación estadística. No es lo único, tenemos además de medios, los millones de bots en redes sociales preparados para atacar a la oposición, así como miles de “servidores de la nación” vestidos de “Morena” repitiendo mentiras sistemáticas y una propaganda perversa que busca encumbrar el peor autoritarismo visto en muchos años.

Sin embargo, insisto, la oposición está presente y muy viva. Tan solo hay que ver más allá de las líneas oficiales. Para ejemplo, basta el ejercicio inédito, al menos no visto desde hace 50 años, donde más de 150 organizaciones ciudadanas (cada día más), decidieron formalizar un Frente Opositor por México, sumado a los partidos. Hoy la oposición está vestida de ciudadanía organizada, y claro está que los partidos deben de mejorar, pero es muy reconocible que éstos (PAN, PRI, y PRD) estén ampliamente abiertos a hacer el juego de la democracia con los ciudadanos.

Dice la teoría de partidos dentro de los sistemas políticos que, en una democracia competitiva, los partidos en período electoral están obligado a postular candidatos, competir y aceptar la derrota. Esa es su gran función y les guste o no a los oficialistas, la oposición está funcionado perfectamente y no ha dejado de hacerlo, por lo que la falacia de que no existe oposición ahí comienza a derrumbarse.

Ciudadano mexicano que se precie de demócrata y ame la libertad, no puede aplaudir esta perversa política propagandística que tiene 5 años funcionando en medios, redes y calles y que está acabando con la libertad en México.

Comments

comments

Artículo anteriorAMLO niega acusaciones de machismo
Artículo siguienteAdán Augusto López pide a migrantes en EU no votar por De Santis
Periodista, resignado Atlista, enamorado de mi ciudad y de mi Estado. De L a V en punto de las 7am al aire @1070noticias http://bit.ly/oYJFU2