Inicio COLUMNAS La participación política de las mujeres y el cambio de época

La participación política de las mujeres y el cambio de época

0
Compartir

Por: Lucy Pérez Camarena

Algunas personas dicen que no les gusta la política, que es algo sucio, corrupto; y que en ella participan aquellas personas ventajosas que solo quieren sacar provecho de los demás.

Cuando hablamos de esta actividad inmediatamente vienen a nuestra mente los colores de algunos partidos, el nombre de algunos personajes desprestigiados o la idea, de que es un ámbito exclusivo para algunos pocos.

En días pasados, el Papa Francisco en un mensaje dirigido a miembros de la academia de líderes católicos reunidos en Roma, recordó que “la política no es el mero arte de administrar el poder” sino que es “una vocación de servicio” y profundizó diciendo que “la política parte de la idea de vivir dentro de una amistad, dentro de una comunidad y no exclusivamente de pertenecer a un grupo o partido”.

Si bien el Papa actual se ha distinguido por ser disruptivo, su mensaje debe calar hondo en creyentes y no creyentes ya que puntualiza situaciones y realidades lacerantes que vivimos en la actualidad, a las cuales no podemos ser indiferentes.

En su nutrido mensaje de profundo contenido hace énfasis en lo siguiente: “Los protagonistas del cambio de época en América Latina y sujetos de esperanza verdadera son las mujeres, los jóvenes y los marginados” y por ello ve en la respuesta a sus necesidades y demandas la verdadera construcción del bien común.

Esta realidad que nos estremece y conmueve cotidianamente, está plagada de falta de oportunidades para los jóvenes, llena de violencia hacia las mujeres y cada vez más creciente en las carencias y necesidades básicas de un gran sector de la población que una vez más es despojado de la esperanza de un país en donde no son prioridad para desarrollarse íntegramente, sino continúan a merced del mejor postor para solo paliar momentáneamente con dádivas, que al ritmo que llevamos en el manejo de los recursos y programas sociales será insuficiente para atenderles.

Este mensaje no solo marca la ruta del cambio de época, sino que hace un llamado a los católicos y nos sitúa a las mujeres como actoras importantes para involucrarnos en la construcción del bien común, que debiera ser el fin último y auténtico del actuar para cualquier persona que se precie de ser buen ciudadana/o.

Las mujeres estamos llamadas a ser constructoras de paz, tejedoras de esperanza, promotoras de la vida. Estamos siendo protagonistas en este cambio cultural, en el cual es imperante no engancharnos con ideologías que desvirtúan nuestra esencia femenina y nos llevan por caminos de confrontación.

En esta hora de la historia en la que parece perderse el rumbo y todo tipo de crisis se agudizan es imprescindible participar en lo político, ya sea desde la organización vecinal, las organizaciones de la sociedad civil, los movimientos legítimos en los que nos sintamos identificados, los partidos políticos y en toda aquella organización que en sus fines persiga la búsqueda del bien común.

El llamado que hoy se nos hace a las mujeres para participar en la política es también un llamado para que nuestra presencia sea un factor de unidad, humanizar las decisiones, encontrar maneras pacíficas para resolver los problemas y construir caminos de diálogo para reconciliarnos entre las y los mexicanos.

Comments

comments