Inicio COLUMNAS La importancia de controlar el Congreso

La importancia de controlar el Congreso

0
Compartir

Por: José Alfredo Ceja Rodríguez

Académico Universidad Panamericana.

@alfredocejar

Vivir en una democracia implica trabajar y comprometerse como gobierno con una serie de factores, por un lado la libertad de elegir a nuestros representantes y por otro lado, la transparencia, el derecho al acceso a la información, la rendición de cuentas, los derechos humanos y el combate a la corrupción.

Sin duda, para que nuestro país cuente con una legislación avanzada en todos estos temas es necesario contar con un Congreso de la Unión que sepa trabajar por el bien de México, un Congreso que tenga la capacidad de poner en la agenda los temas que son importantes para el desarrollo de México, pero sobre todo un Congreso que tenga la capacidad de dialogar y acordar con las diferentes fuerzas políticas.

Desde 1997, en el sexenio de Ernesto Zedillo, cuando el PRI perdió por primera vez la mayoría en la Cámara de Diputados, ha sido necesario que todos los Presidentes y su equipo tengan la capacidad de negociar desde iniciativas hasta el presupuesto y algunos de los nombramientos que deben ser ratificados.

A Vicente Fox le tocó que, en su período, el Congreso de la Unión trabajara la primera Ley General de Acceso a la Información Pública y fue necesaria una gran tarea de cabildeo y operación política, la cual se construyó desde la sociedad civil y los principales partidos políticos tuvieron que trabajar para ello en el Congreso.

De igual manera, a Felipe Calderón le tocó negociar año tras año un presupuesto que fuera suficiente para la Secretaría de Seguridad Pública, que tenía en sus manos la llamada «Guerra contra el Narcotráfico», hay que sumarle además que tenía enfrente al entonces Coordinador de Senadores del PRI, Manlio Fabio Beltrones, quien sin duda es uno de los políticos con más experiencia en el Cabildeo legislativo y más poderoso en las últimas décadas.

Así mismo, a Enrique Peña Nieto le tocó negociar con las demás fuerzas políticas para aprobar las reformas estructurales, generando el Pacto Por México entre el PRI, el PAN y el PRD para que se pudieran ver resultados en el mismo Congreso y la negociación fuera más sencilla, independientemente de lo que se ha dicho sobre las formas negativas de cabildear algunas de las reformas.

Hoy en día no hay un diálogo o una negociación entre el ejecutivo federal y el legislativo, sencillamente porque no es necesaria y eso lo sabe muy bien el Gobierno Federal, se ha llegado hasta el punto de aprobar reformas tal cual las envió el Presidente de la República, sin una sola modificación.

México requiere un equilibrio entre los poderes, que exista un contrapeso y que sea necesario llegar a acuerdos, que las diferentes fuerzas políticas trabajen y que los diputados no asistan sólo a levantar la mano para votar como lo indica el ejecutivo.

Hoy el Poder Legislativo extraña personajes como Manlio Fabio Beltrones, Roberto Gil, César Camacho, Diego Fernández de Cevallos, Jesús Ortega, Javier Lozano, Jesús Zambrano por mencionar algunos, independientemente del Partido en el que puedan militar y la opinión que se pueda tener de ellos, se extrañan liderazgos que provoquen negociaciones en la Cámara, se extrañan liderazgos que se atrevan a decir cuando las cosas están tomando el rumbo equivocado, aunque para ello sea necesaria una conformación diferente.

Sin duda, personajes como Porfirio Muñóz Ledo o Beatriz Paredes, podrían haber jugado ese papel en la Cámara en esta legislatura, pero el primero no ha podido lidiar con el ejecutivo y perder la presidencia de MORENA fue un gran golpe para él y por otro lado, Beatriz Paredes, una mujer con una amplia experiencia política y legislativa, no ha tenido el respaldo de su partido para poder operar y sin duda, tiene en contra que forma parte de una bancada minoritaria.

Esa es la idea hoy de la alianza “Va Por México”, lograr una conformación diferente de la Cámara de Diputados y que así, se logre una nueva etapa en la que se deba cabildear el trabajo legislativo porque, hasta hoy, el ejecutivo federal entiende perfectamente la importancia de controlar el Congreso y ha trabajado para tenerlo y mantenerlo, sin duda ahí estará centrada la operación política de todos los partidos el próximo 6 de Junio, quien controle el Congreso se volverá un actor clave en la vida pública del país.

Comments

comments