Inicio COLUMNAS La CELAC y dos dictadores en México

La CELAC y dos dictadores en México

0
Compartir

Por: José Alfredo Ceja Rodríguez

Académico Universidad Panamericana

@alfredocejar

Con la intención de mostrar a México como un país líder en América Latina, se llevó a cabo la Cumbre de la CELAC en nuestro país y lamentablemente, fueron 2 dictadores los que se llevaron las notas del evento y los mensajes de ambos personajes empezaron a llegar desde el día de la Independencia de México. La ceremonia a la que asistió Miguel Díaz Canel, el dictador que funge como Presidente de Cuba, fue lamentablemente  ensuciada con un discurso en el que se habló sobre el bloqueo económico a Cuba.

El Presidente de México también pidió a Estados Unidos mayor apertura, sin duda esa fue la nota en el 211 Aniversario de la Independencia de México.

Por otro lado, un par de días después y como invitados «principales» en México, aparte de Díaz Canel llegó Nicolás Maduro, quien fue recibido por Marcelo Ebrard como si fuera un personaje respetable para la Cumbre de la CELAC, pero no es más que un dictador que tiene en la miseria a Venezuela y al igual que en Cuba, se han llevado a cabo manifestaciones que para ambos son originadas por la oposición, pero que son de igual manera reprimidas.

Un evento que para el Gobierno de México se podría convertir en el inicio de su liderazgo en América Latina, se vio despreciado por algunos líderes latinoamericanos, destacando el caso de Alberto Fernández de Argentina, quien canceló sus participación horas antes de iniciar el evento, por cuestiones políticas que requerían su atención y en general uno de los objetivos de la Cumbre no se cumplió para América Latina, ese objetivo era afectar la imagen y posicionamiento de la OEA, pero, sin duda, fue el desarrollo de la cumbre lo que desató notas sobre los posicionamientos de distintos países y sus mandatarios.

Entre los que destacaron se encuentra el Presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, quien se lanzó firmemente contra la dictadura en Venezuela, comentando “Mi presencia en esta cumbre en ningún sentido ni circunstancia representa un reconocimiento al gobierno del señor Nicolás Maduro. No hay ningún cambio de mi Gobierno y creo es de caballeros decirlo de frente”. De igual manera, el Presidente Uruguayo Luis Lacalle, comentó que participar en la cumbre no significaba ser “complaciente” con países donde “no hay una democracia plena y se utiliza el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcelan opositores”, reafirmando que «Con voz tranquila, pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela».

Sin duda fueron ambos Presidentes quienes resaltaron con su participación en la Cumbre y no necesariamente el Presidente de México que trató de mediar, pero ante un dictador como Maduro la única respuesta esperada era una negativa en la que comentó lo siguiente: “Le digo al presidente de Paraguay: ¡ponga usted la fecha, el lugar y la hora para un debate sobre la democracia en Paraguay, en Venezuela y América Latina!, ¡Ponga usted, presidente Lacalle, la fecha y el lugar!” y para rematar el dictador Díaz Canel de Cuba también respaldó a Maduro, como aliados y amigos, estos dos personajes empañaron la cumbre y sin duda, fueron respaldados y reconocidos por el Gobierno de México.

Quien no estará contento con la Cumbre y los mensajes que se dieron, será el Gobierno de Estados Unidos ya que 2 de sus enemigos políticos en México fueron recibidos con honores y además, el Presidente de México habló de la posibilidad de eliminar el bloqueo económico a Cuba.

La política exterior mexicana siempre ha sido un referente en América Latina, ha tenido momentos buenos y malos, en esta administración el canciller Marcelo Ebrard ha tenido varios aciertos, pero al parecer la Cumbre de la CELAC no lo fue, habrá que esperar que no haya repercusiones en la relación con Estados Unidos.


Comments

comments