Inicio COLUMNAS Hablemos de …

Hablemos de …

0
Compartir

Las audiencias con discapacidad

Por: Alberto Fernando Velasco Vera

​En la legislación de Telecomunicaciones y Radiodifusión se hace mención a los derechos de las Audiencias, y muy en específico abre un espacio dedicado a las Audiencias con discapacidad (artículos 257 y 258), concretamente dirigido a aquellas personas consideradas débiles visuales o auditivas y que luego de darse a conocer los lineamientos en la materia, al parecer estos han quedado al margen de lo solicitado en la Ley Federal de Telecomunicación y Radiodifusión como en los lineamientos.

La ley establece en concreto que las audiencias con discapacidad, tengan acceso a los servicios de radiodifusión, en igualdad de condiciones con las demás audiencias, por ello las audiencias deberán de contar con los siguientes derechos:
1. Contar con servicios de subtitulaje, doblaje al español y lengua de señas mexicanas para accesibilidad a personas con debilidad auditiva, servicios que deberán estar disponibles en al menos uno de los programas noticiosos de mayor audiencia a nivel nacional.
A este respecto, se hace alusión a que todos los concesionarios puedan habilitar los subtítulos ocultos, para que cada persona en casa disponga de esta tecnología dispuesta en su televisor. Aun así, los concesionarios en general no han hecho nada al respecto. Los grandes corporativos de la radiodifusión como Televisa y Tv Azteca, no lo han dispuesto en sus noticieros, en ninguna de las tres modalidades que la ley establece, dejando de lado esta disposición.

2. A que se promueva el reconocimiento de sus capacidades, méritos y habilidades, así como la necesidad de su atención y respeto.
Los concesionarios deben, en sus contenidos, reconocer las capacidades y méritos, habilidades, y logros, y no utilizarlos para el disfrute y deleite de los demás en contenidos de baja comicidad, siendo objeto de burla para la audiencia en general. Si en verdad quisieran reconocer, deberían de transmitir todas aquellas actividades en que este grupo de audiencias, logra condecoraciones, premios en lo académico y deportivo, como social, y no solo en eventos como el Teletón, cuya finalidad es sensibilizar la participación de la gente para obtener recursos, tan ampliamente cuestionados por la gente en general.

3. A contar con mecanismos que le den accesibilidad para expresar sus reclamaciones, sugerencias y quejas a los defensores de las audiencias siempre y cuando no representen una carga desproporcionada o indebida al concesionario.
La accesibilidad es un punto muy importante, ya que cumpliendo los puntos anteriores, y mediante el uso de los portales web de los concesionarios, deberán brindar con seguridad elementos que permitan el acceso a las personas con debilidad audiovisual establecidos en los estándares internacionales más actualizados, como es la World Wide Web Consortium (W3C) , y especialmente las pautas de accesibilidad de contenidos de internet WCAG (Web Content Accessibility Guidelines), cumpliendo al menos el nivel AA.

Lo anterior a manera de explicación, pretende que los portales web sean certificados por la W3C, como un medio que brinda accesibilidad a personas con discapacidad audiovisual. En tanto las pautas que establece la WCAG en el nivel AA, éstas cubren un amplio rango de recomendaciones para crear contenidos WEB más accesibles. Seguir estas pautas permite crear un contenido más accesible para un mayor número de personas con discapacidad, incluyendo ceguera y baja visión, sordera y deficiencias auditivas, deficiencias de aprendizaje, limitaciones cognitivas, limitaciones de movilidad, deficiencia de habla, fotosensitividad y combinaciones de las anteriores. Seguir estas pautas puede a menudo ayudar a que el contenido web sea más usable para cualquier tipo de usuario.

Las pautas que deben de seguir en el nivel AA que se solicita a los concesionarios van en el sentido de:

I. Perceptible. La información y los componentes de la interfaz de usuario deben ser presentados a los usuarios de modo que ellos puedan percibirlos:

• Alternativas textuales, para todo contenido no textual de modo que se pueda convertir a otros formatos que las personas necesiten, tales como textos ampliados, braille, voz, símbolos o en el lenguaje más simple.
• Medios tempodependientes: proporcionar alternativas de acceso a videos, audios, subtítulos, lenguajes de señas.
• Adaptable: crear contenidos que puedan presentarse de diferentes formas sin perder información o estructura.
• Distinguible: facilitar a los usuarios el ver y oír el contenido, incluyendo la separación entre el primer plano y el fondo; ejemplo el control del audio, texto grande e imágenes.

II. Operable: los componentes de la interfaz de usuario y la navegación deben ser operables:

• Accesible por teclado: proporcionar acceso a toda la funcionalidad mediante el teclado.
• Tiempo suficiente: Proporcionar a los usuarios el tiempo suficiente para leer y usar el contenido.
• Convulsiones: No diseñar contenidos de un modo que se sepa podría provocar ataques, espasmos o convulsiones, ( destellos).
• Navegable: Proporcionar medios de ayuda a los usuarios a navegar, encontrar contenidos y determinar dónde se encuentran.

III. Comprensible. La información y el manejo de la interfaz de usuario deben ser comprensibles.

• Legible: Hacer que los contenidos textuales resulten legibles y comprensibles. (idioma, Palabras inusuales, Abreviaturas, etc).
• Predecible: hacer que las páginas web aparezcan y operen de manera predecible.
• Entrada de datos asistida: ayudar a los usuarios a evitar y corregir los errores.

IIII. Robusto. El contenido debe ser suficientemente robusto como para interpretarlo de forma fiable por amplia variedad de aplicaciones de usuarios, incluyendo las ayudas técnicas.

• Compatible: maximizar la compatibilidad con las aplicaciones de usuarios actuales y futuras, incluyendo las ayudas técnicas (controladores).

Todo lo anterior, lo que pretende es que las páginas web de los concesionarios sean accesibles e incluyentes para todo tipo de audiencia, que faciliten la navegación y operatividad dentro de los portales de los medios de comunicación, principalmente a los de radio y televisión.

4. Acceso a la guía de programación a través de un número telefónico o de portales de internet de los concesionarios en formatos accesibles para personas con discapacidad.
El acceso telefónico es una de las herramientas más activas y de fácil uso, que a través de comandos se puede acceder a ella, la operatividad y funcionalidad de una línea telefónica depende del concesionario, normalmente la interacción persona a persona ha sido desplazada por la grabación, por tanto dicha grabación debe ser de lo más clara y accesible posible en cuanto a la información que brinde, mismas que no deben ser prolongadas ni de larga espera, debe especificarse una línea exclusiva para las audiencias con discapacidad y que otorgue la misma información y programación del canal.

5. De acuerdo con los discutidos y cuestionados lineamientos establece que toda la programación que se transmita de las 06:00 a las 24:00 horas excluyendo la publicidad, deberá contar con lenguaje de señas mexicanas o subtitulaje oculto en idioma nacional, a través de la multiprogramación y que cubran el 50 por ciento de del territorio nacional.

Esta disposición obliga tanto a las concesionarias de uso comercial como de uso público, y de acuerdo a los transitorios debieron de haber iniciado en los primeros días de febrero, a la fecha en ningún medio se reflejan estas nuevas disposiciones.

Es necesario conocer de parte del IFT su participación en la regulación en la materia con respecto a las audiencias con discapacidad, tal como los establece la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, y saber los argumentos sobre los cuales los concesionarios de todo tipo de concesión han hecho caso omiso a las disposiciones. De ahí que queda mucho por hacer en la materia de regulación de los derechos de las audiencias y que no queden de lado las audiencias con discapacidad.

Comments

comments