Inicio COLUMNA INVITADAS Gobernabilidad en Jalisco, el reto de Enrique Alfaro

Gobernabilidad en Jalisco, el reto de Enrique Alfaro

0
Compartir

Por: Carlos Reyes

Mail: [email protected]

Twitter: @carloshreyes01

Como premisa inicial debo anticipar que este artículo pretende ser una guía que puede ser utilizada como método de medición para la Gobernabilidad, por ello es necesario tener un antecedente técnico que pueda segmentar la visión global del ejercicio del poder público, y así poder tener una valoración lo más cercana a la realidad y al mismo tiempo que a la hora de juzgar tenga un fundamento más allá de una simple opinión.

Para entender la gran responsabilidad que es gobernar, es necesario tener una base sólida de conocimiento para poder sacar cada uno sus propias conclusiones del momento en el que nos encontramos de la vida pública estatal y nacional.

Al inicio de cada administración se tiene la responsabilidad de construir el proyecto de gobiernoque en el caso Jalisco es el Plan Estatal de Desarrollo, el cual tiene que estar alineado en ciertos rubros con el Plan Nacional de Desarrollo, este documento es el eje rector de las políticas públicas que serán aplicadas durante los siguientes 6 años en el caso de la Presidencia de la República y de los Gobiernos Estatales.

Sin embargo este plan no lo es todo, ya que el proyecto de gobierno debe hacerse acompañar de muchas variables de medición y rendición, por ello Diego Valadés (reconocido jurista mexicano) afirma que no todo se trata de construir calles, parques, carreteras o infraestructura urbana, porque lo que realmente nos importa a los ciudadanos es saber que quien está gobernando tiene altas capacidades para hacerlo.

Es necesario entender como la capacidad para gobernar al uso correcto de los recursos Políticos, Económicos, Organizativos y de Convocatoria, que ayuden a mejorar la pericia para conducir, maniobrar y superar las dificultades del Ejercicio del Poder. Es saber enfrentar el grado de dificultad para llevar a cabo el Proyecto de Gobierno y del camino que debe recorrerse, que es perfectamente verificable por el grado de aceptación o rechazo y la capacidad de los actores sociales para respaldar sus motivaciones favorables, adversas o indiferentes, que se traducirá siempre en resultados efectivos o en fracasos continuos.

A partir de este triángulo que se genera con el proyecto de gobierno, la capacidad para gobernar y los resultados, se conforma la Gobernabilidad, por ello es necesario tener una guía que nos sirva para entender los complejos momentos que se viven en la silla detrás del poder y sus decisiones para lograr estabilidad, equilibrio y un proyecto de gobierno que entregue resultados.

La Gobernabilidad es la relación de factores Políticos, Económicos y Sociales, es el grado de control de las variables que se manejan en los altos niveles de gobierno, siempre buscando el control de un Estado Legítimo con poder para decidir sobre las reglas en su territorio y el poder para hacerlas efectivas, así como tener o adecuar las capacidades de irse transformando a la velocidad que la sociedad y los tiempos lo exigen.

Es entonces, la capacidad de un gobierno para cumplir sus funciones adecuadamente; que se determina por el comportamiento, indicadores y una eficaz distribución del poder. La palabra Gobernabilidad podría tener muchas connotaciones o formas de definirla, entre los medidores más importantes se encuentran el Banco Mundial y el Latinobarómetro, que se enfocan en los niveles de corrupción y de violencia, así como en la ausencia de estabilidad.

El sociólogo chileno Carlos Matus, durante muchos años dedicó su tiempo a establecer modelos y métodos de gobierno que le dieran una base de estudio sobre el comportamiento de los gobiernos, el comportamiento social y la resolución de la problemática interna de los gobernantes.

LegitimidadEnrique Alfaro Ramírez llega con legitimidad a ser gobernador del estado de Jalisco. En julio la mayoría de los votos favorecieron su proyecto de gobierno, por lo tanto cuenta con un bono democrático que le da el respaldo a sus acciones y a las futuras políticas públicas que aplicará en el estado. Sin embargo, ¿Cómo se conserva esa legitimidad a lo largo de estos 6 años?¿Quién o qué sectores sociales abonan a conservar la legitimidad?

Como principio la distribución del poder debe darse sobre el equipo principal del gobernador, el gabinete será responsable no solo de una dependencia, sino de la estabilidad de cada indicador propio o el cinturón de gobierno que pueda ser afectado. Como principal responsable de las decisiones, sin duda alguna está el gobernador, pero sus propios interlocutores deben ser responsables de construir los canales de comunicación y acción con los sectores que le darán la estabilidad a su propia legitimidad.

Estos son los empresarios, elite de partidos políticos, el ejército, la burocracia sindical, el congreso y el clero, por lo tanto si estos sectores caminan en conjunto con el proyecto de gobierno y abonan a buenas decisiones públicas, el indicador de legitimidad se podrá conservar estable y reflejará una agenda proactiva que se traduzca en mayor percepción pública de mejoras continuas al estado, de lo contrario podrían tomar rutas distintas que le quitarán la atención a lo realmente importante y pasará concentrarse en la reacción.

Confianza: Es la confianza que los ciudadanos otorgan respecto a las principales instituciones y autoridades políticas del estado. Se estima con base en las expectativas generalizadas sobre la confiabilidad de las principales áreas del quehacer político.

Este indicador es uno de los más importantes, ya que se enfoca principalmente en el Gobernador, el Congreso y las Instituciones.

En el caso del Congreso es por mucho el peor calificado de este grupo, ya que la percepción de los ciudadanos tiende a la negativa por la falta de información de lo que hace y es un diputado, además de que al tomar posesión suelen perder cercanía y liderazgo en el territorio. En esta legislatura existen retos muy importantes, entre los cuales está precisamente cambiar la percepción de ser una institución obesa que no está al servicio de los ciudadanos, si no de los propios grupos políticos.

Para las instituciones existen sus propios retos de cara al nuevo gobierno, uno de ellos es la transparencia del manejo de los recursos públicos, siempre está en el ojo de la sociedad por las muchas filtraciones y denuncias públicas de enriquecimiento ilícito de funcionarios de alto nivel. Además de que la espera de mejora inmediata en la calidad de vida se ve truncada al tener una expectativa más alta de lo que en la realidad se tiene a cambio del voto y es así que la confianza se puede perder a una velocidad realmente vertiginosa.

En el caso del Gobernador del Estado, arranca el sexenio totalmente legitimado por las altas expectativas hechas en la campaña electoral, y por la evidente sed de justicia ante la supuesta corrupción de funcionarios del viejo régimen que representaba como lo decía Octavio Paz “El ogro filantrópico”El reto que enfrenta Enrique Alfaro en esta primera etapa es continuar con esa legitimidad y confianza que para lograrlo se necesitan resultados inmediatos.

Eficacia Decisional: Esta debe ser del gobierno en su conjunto, atendiendo a su capacidad institucional para instrumentar políticas o actos de gobierno que cumplan cabalmente con los objetivos y metas planteadas, que satisfagan las legítimas demandas expresas, dentro del marco de competencias legalmente establecidoPolítica Interior, política exterior, política económica y política social conforman este indicador, por ello el reto es continuar con los altos índices de empleo que tiene el estado y que si bien en el nuevo gobierno será difícil escuchar a Enrique Alfaro hablar bien de Aristóteles Sandoval, Jalisco se encuentra con buenos números económicos, como estar en los primeros lugares de aportación en el Producto Interno Bruto sobre temas de agricultura.

En este indicador mucho tendrá que ver el actuar del gabinete y de cómo llevar las riendas desde el despacho del Secretario General de Gobierno, que si bien cada corriente política se maneja distinto, debemos reconocer que Roberto López Lara tuvo un manejo muy pulcro en el control de la política interna del estado, seguramente Enrique Ibarra hará un buen papel en este rubro.

La política social deberá contener una planeación correcta de política pública, sobre todo porque no todas las buenas ideas tienen buenos resultados, y se trata de mejorar la calidad de vida de los que más lo necesitan, es decir lograr reducir la pobreza extrema y abonar a que cada día la clase media siga creciendo en números de familias con oportunidades de crecimiento.

Jalisco debe continuar siendo un referente no solo de la mexicanidad a nivel nacional y mundial, sino que debe también demostrar su fortaleza económica de producción y exportación, y esto solo se logra con incentivos a aquellos que confían en la mano de obra del principal activo que tenemos, su gente.

Cohesión de la clase política: Es el grado de integración del grupo político en el poder, el cual está constituido por los actores que conservan alguna capacidad para imponer o afectar los acuerdos sobre las reglas y los mecanismos de operación del régimen. En ese sentido, el grado de cohesión de la clase política está definido por la lealtad, el acatamiento de reglas, el apego a las prácticas tradicionales y la identidad ideológica.

Enrique Alfaro ha sabido tejer con una gran capacidad sus alianzas políticas, mismas que han ido reclutándose hacia el interior del grupo bajo las siglas de Movimiento Ciudadano, en ellas ha logrado controlar su crecimiento propio que lo ha llevado a la gubernatura en este 2018, sin embargo deberá ser muy cuidadoso en cómo maneja el poder, porque podría tener fracturas importantes que le resten capacidad de consenso y fuerza para fortalecer sus decisiones públicas.

Si pierde el control en la zona metropolitana, su agenda se podría ver afectada en ser proactiva y la reacción comenzaría desde el mismo gabinete para apretar lo necesario a quienes quieran salirse del control.

Será muy importante ver lo sucedido en el PRI y en el sexenio anterior para darse cuenta que al no tener una distribución de poder ordenada, la pérdida del poder es inminente. Sin embargo al distribuir ordenadamente le dará la fortaleza de solicitar una rendición de cuentas eficaz y aumentará su control político.

La cohesión de la clase política es una de las partes más importantes para equilibrar al grupo en el poder y tener la fuerza suficiente para que la oposición no abra frentes políticos de lucha que desgasten la confianza y la legitimidad de Enrique Alfaro.

Conflictividad: Se refiere a la presencia de movilizaciones, manifestaciones o confrontaciones dirigidas (directa o indirectamente) contra políticas, decisiones o actos del gobierno estatal por parte de grupos o sectores específicos de la sociedad.

Es decir que todo tipo de movilizaciones de la sociedad civil, de los movimientos estudiantiles, de los maestros, o de los sectores obreros y campesinos, así como de la misma burocracia sindical, pueden desestabilizar totalmente a cualquier gobierno, y precisamente el día de la toma de protesta, circulaban en redes sociales que comenzaron con la cacería de funcionarios de contrato, de honorarios y los mismos basificados.

Aunque nadie llega a gobernar esperando fracasar, tampoco sabe cuáles serán las condiciones a las que se enfrentará su gobierno, mucho menos podrá predecir el futuro, es por esto que es necesario contar con un equipo que ayude a procesar los problemas públicos con método, porque no todo es la intuición política ni se puede ni debe de abusar del bono democrático obtenido al lograr la victoria electoral, la soberbia es uno de los factores que pueden afectar la relación al exterior del gobierno, es decir la soberbia es así, entorpece.

Se dice que los toros se ven mejor desde la barrera, y en el gobierno sucede lo mismo, la responsabilidad de las acciones y políticas siempre deben ser pensadas para afectar lo menos posible a quienes van dirigidas, y eso no siempre es posible si no se genera desde un inicio un proceso de análisis y seguimiento para cada una de ellas.

Violencia y descomposición social: Se entiende por violencia a la aplicación voluntaria de la fuerza, de tal modo que es intencionalmente lesiva para la persona o grupo a quien se le aplica. A su vez, por descomposición social entendemos la desarticulación de los patrones asociativos, de solidaridad y de respeto a la dignidad de las personas, a la autoridad, al marco normativo del Estado de Derecho y a las instituciones.

Todos recordamos el día más violento del sexenio anterior, los narcobloqueos, el gobernador Aristóteles Sandoval declaró que no eran actos terroristas, sin embargo lo eran. No se trata de encasillar en palabras o adjetivar los hechos, se trata de lo que realmente sucedió y se vivió en la calle, y solo tiene una palabra, terror.

Por ello la responsabilidad de Enrique Alfaro es entre otras cuidar las palabras y las formas en como aborda los temas, si bien escuchamos su posicionamiento sobre la seguridad y la coordinación de Jalisco con el Gobierno Federal, debe tener muy en cuenta que hoy debe de evitar a toda costa actos de esta índole, pero la situación es que no se trata únicamente de querer y de establecer fraseologías, sino que el país ha tenido un proceso de normalización de la violencia, en la que nuestra propia medición de la misma la convierte en  situaciones cotidianas.

No es discursivo, hablando de AyotzinapaNarcobloqueos, Acteal, y muchos casos más, porque insisto: la reacción de cada gobernante refleja sus capacidades de toma de decisiones, de cómo comunicar y de enfrentar la realidad propia, porque seguramente nadie se sube al auto por la mañana con la ilusión de chocar, y es en este pensamiento que ya debe dejar la confrontación política y dedicarse a cumplir el mandato constitucional que se le ha conferido.

Esta pequeña guía establece claramente que todo tiene un momento, un lugar, una responsabilidad, un efecto y que no deberíamos tomar a la ligera la decisión en una urna, porque si de democracia se trata, es también nuestra tarea fortalecerla todos los días desde todas las trincheras, finalmente queremos dejar un lugar mejor de lo que lo encontramos.

P.D. La guía de este documento fue gracias al Ing. Jesús Manuel Pérez Piñón (finado) y muchas horas de lectura, así como muchas horas de vuelo acompañando gobernantes.

Comments

comments