Inicio COLUMNAS En la paridad de género ¿miedo a qué?

En la paridad de género ¿miedo a qué?

0
Compartir

Por: Polo Leal

Un tema tan sensible y por demás justo, no puede ni debe quedar sujeto a interpretaciones. Me refiero a la paridad de género, respecto a la cual, la mayoría de los partidos, personajes de la política, entes gubernamentales y organismos jurisdiccionales, siguen “jugando al Tío Lolo”.

En Jalisco, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana le dio vueltas a la exigencia de organizaciones feministas y mujeres  que militan en diversos partidos políticos para que se les garantice la citada paridad en los diez municipios más poblados. Lo que trajo consigo una lluvia de impugnaciones. El Tribunal Electoral del Estado resolvió que el IEPCJ debía dar celeridad a los ajustes. Este respondió pero a medias, pues ellas piden más contundencia.

A la espera de que se resuelva una segunda ola de impugnaciones, lo que se pide es sencillo: que de los diez municipios más poblados, cinco sean para candidatas mujeres y que de los primeros cinco, al menos dos sean para ellas. Demanda justa por donde se le vea, si ya no queremos andar con medias tintas y queremos entrar en serio a un tema que no puede ser abordado con simulaciones, pues responde a un derecho y, de momento, a una acción afirmativa que aún no se cumple.

¿Y qué decir de lo que ocurre a nivel nacional? Un Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que propicia confusiones al determinar sobre la paridad en la elección de 15 gubernaturas para el próximo año.

En el comunicado 269/2020, el TEPJF declaró que se acordó vincular a los partidos políticos a que, “en la medida de lo posible”, durante las elecciones del próximo 6 de junio de 2021, y “en atención a las disposiciones internas”, exista una selección de candidaturas que respete la paridad de género al postular “el mayor número de mujeres posible”.

¿Qué dijo? ¿Es o no es? ¿Cuántas candidaturas para mujeres y de qué forma se distribuirán?

Por algo se han mostrado inquietas e incluso molestas las mujeres.  Nadie quiere entrarle en serio. Nadie se atreve a dar el paso. Nadie quiere hacer lo correcto, porque seguramente impera el miedo ¿miedo a qué? Esperemos alguien se atreva a responder.

Comments

comments