Inicio COLUMNAS En donde queda la oposición

En donde queda la oposición

0
Compartir

Por: Carlos Reyes

Twitter: carloshreyes01 

mail: [email protected]

Si bien el gobierno entrante de Enrique Alfaro tiene entre sus causas hacer mejor las cosas que el saliente, no todo debería ser ataques y querer borrar un legado construido en el pasado, sobre todo porque muchas de las cosas buenas que dejan los gobiernos pasados sirven a la ciudadanía, más si se trata de obras de infraestructura para el esparcimiento y convivencia familiar, cultural o de equipamiento urbano.

Sin duda alguna el gobernador ha hecho del ring su zona de confort, es hábil y bien estructurado en sus ideas y planteamientos, sin embargo hoy en esta nueva etapa de su carrera política, el poder es compartido, no es un poder unilateral.

Tiene en sus filas a diferentes funcionarios que finalmente son personas y como tales pueden cometer errores, si bien hoy tienen la confianza de actuar honestamente al inicio del gobierno, se deben tomar otras variables que tienen que ver con la capacidad para tomar decisiones, esto puede tener consecuencias favorables y opiniones encontradas sobre el actuar de cada uno de los integrantes y colaboradores.

Esto vale la pena mencionarlo, porque finalmente la responsabilidad la lleva el gobernador y el trato hacia su persona al paso de los años puede ir cambiando, no solo de la sociedad, sino también en buena medida de los medios de comunicaciónmismos que han tenido confrontaciones fuertes y muy directas, solo debemos recordar los importantes señalamientos que hizo Enrique Alfaro a su paso por la Alcaldía de Guadalajara.

Es decir, el ring no lo es todo, y en buena medida de sus propias equivocaciones o de su equipo cercano y gabinete, podría abrir frentes políticos que generen un desgaste importante para la sucesión del 2024 y las elecciones intermedias, además de que en el paso del sexenio; no debemos olvidar que la construcción de los factores de sucesión es responsabilidad del propio gobernador y de su grupo político.

De los errores se debe aprender así sea en cabeza ajena, ya que una de las características del gobierno de Aristóteles Sandoval, fue precisamente poner los focos de atención al trabajo directo del gobernador, y con ello el gabinete quedó prácticamente alejado de los reflectores, al menos hasta que apareciera un escándalo y se tuviera que hacer manejo de crisis, que al final del recuento de los daños desgastó si no al gobernador en su percepción y buena calificación, si ayudó a que el partido movimiento ciudadano cosechara de estos errores e iniciara de manera frontal ataques bien estructurados.

La importancia de tener un gabinete visible es necesaria para alejar de los problemas públicos al gobernador y tomar la responsabilidad que cada uno tiene sobre sus hombros, porque de los tres mil ochenta problemas que se tienen en un año, los que realmente necesitan intervención del gobernador pueden ser de cinco a diez de ellos, por lo tanto el principio de Pareto sobre el control del 80 vs 20 se hace presente.

Ahora bien, aunque a pocos días de haber tomado protesta Enrique Alfaro, no vimos a un Francisco Ayón en alguna rueda de prensa para contrarrestar el discurso inicial del Gobernador en el tema de educación, o a un Ramiro Hernández recién electo presidente estatal del PRI, preparando un seguimiento a las acciones que la bancada de MC o del propio gabinete; cuál es entonces la postura real de la oposición, porque debemos tener muy claro que el nivel de debate no va a depender de movimiento ciudadano, sino de los que se quedaron en el camino y que hoy tienen la derrota en sus manos.

Muchas preguntas debemos hacernos como ciudadanos, porque el poder no es absoluto, y los equilibrios son muy importantes para establecer puntos de partida en el actuar del nuevo gobierno, por ejemplo no hemos escuchado a Enrique Aubry hacer un posicionamiento sobre cuál será la forma de oposición del Partido Verde, ¿será que se vislumbra una alianza para hacer contrapesos con otras fuerzas políticas en el Congreso?, o bien, ¿será un partido acomodaticio que está en espera de posiciones o algún tipo de beneficio a cambio de su respaldo político?

Habría que hacer una lista importante de políticos que se quedaron en el camino para conocer de cerca hacia donde se dirigen, porque si bien no llegaron a la victoria, sí tienen una responsabilidad por todos los ciudadanos que les dieron su confianza y confiaron en que estarían representando dignamente el proyecto con el que salieron a la calle a enfrentarse para buscar un escalón más en sus vidas políticas.

No hay fecha que no llegue, ni plazo que no se cumpla, y desde que Enrique Alfaro tomó protesta como gobernador constitucional, cada día que pasa, le queda un día menos.

Comments

comments