Inicio COLUMNAS El uso del internet, en cheque en blanco….

El uso del internet, en cheque en blanco….

0
Compartir

Por: Carlos E. Martínez Villaseñor

La dimensión del panorama que hoy en día enfrenta nuestro país, en términos digitales o del uso del internet, es abrumadora. Según el estudio más reciente de la Asociación de Internet MX y The Competitive Intelligence Unit,  México ascendió a 86.8 millones en 2020 usuarios, que si la comparamos en el año 2019, subió 8 millones de internautas en sólo un año. ¿Pero qué creen? no existe ni una sola regulación, de ningún tipo.

Si buscamos la forma de regular en términos de información de un usuario, no existe. Si buscamos la forma de regulación, ahora en datos personales, no existe. Bueno, si buscamos la forma de regulación de ventas en internet o promoción del mismo, no existe. Lo más delicado es, que el acoso vía redes sociales, la piratería en diversas plataformas digitales, los fraudes desde inmobiliarios hasta de productos de casa, son día a día, una noticia. Personas que ofrecen servicios, compañías que dicen darlos, vehículos que se dicen vender y son estafados, armas y artículos prohibidos por ley, que hoy en día tienen precio vía plataformas digitales, con el uso del internet. El mundo digital que hoy vive en nuestro país, pero que ni los legisladores federales ni locales consideran en su agenda legislativa.

Un tema de mucho cuidado, de un uso ordinario tan grande, que se vuelve imposible de controlar, y más, si no existe ninguna regulación. El mexicano cibernauta, está en un mundo libre, donde las oportunidades, o las malas decisiones, pueden cambiarle la vida. Sin duda, la falta misma de información, y el no tener los conocimientos adecuados, en la forma de trabajar, jugar, publicar o debatir, en diferentes plataformas digitales, deja vulnerable completamente a una persona en México. Los llamados influencers o youtubers, mundo irreal donde no existe regulación. El llamado mundo digital, crea sus propios fantasmas, sus propios caminos, sus propios tiempos y lenguajes, en un universo sin reglas, sin códigos, sin regulación.

Diversos países han volteado a ver este tema, la gran mayoría enfocados al tema recaudatorio, otros, en impulsar sistemas de ciber policía, para concentrar estrategias de seguridad por esta vía. Un claro ejemplo, es lo que en pasadas semanas ocurrió con el Partido Verde Ecologista, que no sabían cómo regular la participación de los influencers pidiendo el apoyo hacia este partido, y por lo tanto, enfocaron la sanción por las fechas de veda electoral. Dejando así, un mapa de actores imposible de sancionar, o por lo menos regular. A través de la historia misma, las sanciones, las reformas, los códigos, se han forjado en el actuar cotidiano del ser humano, en sus reacciones, hechos y consecuencias… esperemos ver cuántos años tendrán que seguir ocurriendo hechos, para que el código de regulación digital dé certidumbre, seguridad y mayor control, a un mexicano.

¿Quién será el legislador o partido político, que fomente este orden?. Fallas habrá muchas, lagunas tenemos todas, el proceso de digitalización sigue en esta famosa palabra, » en pañales». Veamos lo que ocurre con el uso del internet, en diferentes situaciones sociales, revueltas, marchas, simple vida cotidiana, en países asiáticos, como China; en países como Cuba; en países Africanos; en países de América Latina, donde la concentración del uso de celulares, y el uso de internet, pasa cualquier frontera. De tal forma que, sin importar la situación económica o estrato social económico, la compra de celulares con internet, supera cualquier producto de venta. A trabajar legisladores…

Comments

comments