Inicio COLUMNAS El presidente, responsable de la catástrofe sanitaria

El presidente, responsable de la catástrofe sanitaria

0
Compartir

Por: Verónica Juárez Piña

Por su reiterada negativa a cambiar la fallida estrategia contra el COVID-19, el presidente de la República es el principal responsable de la catástrofe sanitaria provocada por la pandemia en México. 

Es inadmisible pretender hacer creer que el Gobierno Federal ha desplegado una estrategia exitosa contra la pandemia, cuando hablamos, en este momento, del lamentable fallecimiento de 55 mil 908 personas. 

La estrategia ha sido fallida porque se dejaron de atender recomendaciones básicas de organismos internacionales y de las autoridades sanitarias de otros países que insistían en la necesidad de utilizar las pruebas y a partir de ahí definir la política pública de salud.

Una de estas sugerencias fue el uso del cubre bocas para prevenir el contagio de Coronavirus, que tanto las autoridades sanitarias como el propio presidente de la República, se han negado sistemáticamente a promover entre la población.

Otra de las causas del fracaso fue la reducción drástica del presupuesto del sector salud y la toma de decisiones tardías y erróneas para equipar hospitales, proteger a los pacientes y al personal médico.

Pero además, el Gobierno Federal ha actuado con dolo porque ocultó cifras de contagios y decesos desde un principio, utilizó el presupuesto público para proyectos y programas de interés del presidente en lugar destinarlo de manera prioritaria a la salud y porque se empeñó en confrontarse con los gobernadores en lugar de definir una estrategia conjunta para enfrentar la emergencia sanitaria.

El principal responsable de este fracaso es el presidente de la República que se ha empeñado en sostener al secretario de salud, Jorge Alcocer y al subsecretario, Hugo López-Gatell, que a todas luces fueron incapaces de dimensionar el impacto de la pandemia y de tomar medidas preventivas eficaces para proteger a la población.

Como consecuencia, México ocupa actualmente el tercer lugar en el mundo por el número de decesos.

En tan sólo 2 meses México rebasó el índice de muertes por COVID-19 a varios países de Europa y el acelerado incremento de fallecimientos comenzó justo cuando el Ejecutivo Federal anunció la “nueva normalidad”, a pesar de las advertencias por parte de la Organización Mundial de la Salud de los riesgos que implicaba romper tan rápido y desordenadamente el confinamiento.

De hecho, en los primeros días de agosto las muertes diarias por cada millón de habitantes incrementaron. Tan sólo el martes 11 se informó de 926 fallecimientos.

Es decir, aunque lo nieguen, la realidad evidencia de manera contundente que Alcocer y Gatell le fallaron al presidente y que el presidente le falló a las y los mexicanos. 

Comments

comments