Inicio COLUMNAS El gabinete federal y el paso de los Alfonsos

El gabinete federal y el paso de los Alfonsos

0
Compartir

Por: José Alfredo Ceja Rodríguez.

Académico Universidad Panamericana.

Es bien sabido que, cuando las cosas no van bien en una administración, empiezan los cambios en el gabinete. En la administración federal actual, han sido varios los cambios hasta ahora. ¿Será que las cosas no van bien?

Sin duda, algunos nombramientos desde el inicio de la administración llamaron la atención, en esta ocasión solo hablaremos de 2 personajes que podemos pensar eran cercanos al Presidente, pero que, al parecer no pudieron garantizar resultados, cambio de rumbo o por lo menos dejar una huella en la administración federal.

En primer lugar, quien fuera Jefe de la Oficina de la Presidencia, el empresario neoleonés, Alfonso Romo, que jugó un papel bastante complicado durante los 2 años que estuvo en el gabinete, su objetivo principal era ser un aliado y vínculo con el sector empresarial del país, y sin duda lo logró, pero solamente con algunos hombres de gran poder como Carlos Slim o Ricardo Salinas Pliego y no podemos dejar fuera a su paisano Carlos Salazar, actual Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, quien para muchos ha dejado mucho que desear en la interlocución con el Gobierno Federal.

Alfonso Romo se veía al inicio de la administración como el hombre fuerte del gabinete, pero poco a poco, la falta de experiencia política lo llevó a convertirse en un personaje opaco y gris, comparado con personajes como Marcelo Ebrard que, a pesar de ser el Secretario de Relaciones Exteriores, tiene más presencia y capacidad política que algunas secretarias o secretarios del gabinete.

A diferencia de otros secretarios, Alfonso Romo si recibió un mensaje de despedida por parte del Presidente de la República, eso no significa que haya sido un hombre que brillara en el país, en estos dos años y en un escenario complejo para el sector empresarial, Romo pudo haber aprovechado para operar y llevarse algunas medallas, pero le fue difícil operar y trabajar como aliado del sector empresarial, quienes, sin duda han sido abandonados por el Gobierno Federal para enfrentar la pandemia.

En fin, el paso de Alfonso Romo por el Gobierno Federal, no dejó huella o rastro alguno en beneficio del país.

En segundo lugar, el otro Alfonso del Gabinete, que también tuvo un paso por la administración federal como su tocayo, opaca y gris, fue Alfonso Durazo, quien tuvo hace unas semanas, una salida un poco más disfrazada, es decir, renunció para ir en busca de la candidatura de Morena al gobierno de su natal Sonora.

Quien fuera Secretario Particular de Luis Donaldo Colosio y trabajara con Vicente Fox hace algunos años, desde hace tiempo ha apoyado a Andrés Manuel López Obrador y eso le generó que llegara como Secretario de Seguridad Ciudadana y hoy vaya en busca del Gobierno del Estado de Sonora.

Lo cuestionable de su gestión es sin duda, no haber podido consolidar una estrategia de combate al crimen organizado, como responsable de las tareas de seguridad, y además va a cargar durante su gestión con la liberación de Ovidio Guzmán en Culiacán, a pesar de que la liberación fue ordenada por el Presidente y el operativo fue llevado por varias instancias como el Ejército Mexicano, Alfonso Durazo fue quien tuvo que salir a dar una explicación que después fue puesta en duda con otra versión de los hechos que dio el Presidente de la República.

Alfonso Durazo al inicio de la administración tuvo todo el apoyo del Presidente, tan es así, que hoy se ve a la Guardia Nacional por gran parte del territorio nacional, ese fue sin duda uno de sus proyectos centrales, que generó malestar, pero se logró consolidar. Lamentablemente para el país no han llegado los resultados que la ciudadanía espera.

En los últimos días también hubo cambios en la Secretaría de Economía, otra Secretaría que no pudo lucir en estos dos primeros años de la administración, y cuando digo lucir, me refiero a la generación de buenos resultados, esperemos que los nuevos encargados de la seguridad y la economía puedan entregar buenos resultados al final de la administración. Por su parte Alfonso Romo dejó, cerró y clausuró la Jefatura que tenía, porque esa área desaparecerá del Gabinete.

Hoy los más preocupados son los empresarios, pues se quedan sin un “interlocutor” en el gabinete. ¿Será que también Marcelo Ebrard podrá convertirse en el vínculo? lo comentó porque Ebrard es experto apagando fuegos y cerrando acuerdos, si no, hay que preguntarle al Secretario de Salud con el tema de las vacunas, bueno, mejor hay que preguntarle al Sub Secretario/Vocero de Salud, Hugo López Gatel.

Hay que recordar que el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, en los primeros dos años de gobierno se ha convertido en el personaje más gris de la administración, a pesar de tener un contexto en el que pudiera ser el hombre más importante del Gabinete, por el combate al COVID-19. Pero bueno, ese análisis nos dará para otro artículo, mientras tanto sigamos atentos de los cambios en el gabinete. Primero se fueron los grises y los que no comulgaron con algunas decisiones, ¿quiénes seguirán?

Comments

comments