Inicio COLUMNAS Desazolve

Desazolve

0
Compartir

Se mete Obama a la arena electoral

Por: Salvador Cosío Gaona

Ya se había mencionado que Barack Obama estaba ansioso por aparecer en la escena pública, y por lo visto no quiso esperar más, siendo que este martes aprovechó las redes sociales para subir un video en el que abiertamente expresa su apoyo a Joe Biden, quien tiene la encomienda del partido demócrata de expulsar de la Casa Blanca a Donald Trump, quien está decidido a extender su mandato por cuatro años más en la elección del próximo 3 de noviembre.

Se sabía también, porque el propio ex presidente así lo había dejado de manifiesto, que en cuanto hubiese un candidato único por parte de su partido lo apoyaría sin ningún tipo de restricción, por lo que no era difícil adivinar que tras la declinación del senador Bernie Sanders por pelear la candidatura, y además, siendo Biden quien acompañó en calidad de vicepresidente al propio Obama durante los ocho años de su gobierno, en cualquier momento saldría Barack del ocultamiento voluntario para externar su posición. 

Tras el anuncio en redes sociales, Obama se ha metido de lleno a la campaña por la Casa Blanca, al destacar la experiencia y trayectoria de Biden, pero también al lanzar una primera ofensiva contra el magnate que gobierna el país vecino del norte. 

De Biden, dijo que a lo largo de toda su carrera se ha conducido en un marco de valores y resaltó el aporte que durante las epidemias de H1N1 y ébola su ex vicepresidente realizó como parte de su administración.

“Necesitamos un tipo de liderazgo que esté basado en conocimiento y experiencia, honestidad y humildad, empatía y gracia. Ese tipo de liderazgo que no pertenece solamente a las capitales de los Estados y a las oficinas de los Alcaldes, sino que merece estar en la Casa Blanca. Por eso estoy orgulloso de apoyar públicamente a Joe Biden para la presidencia de los Estados Unidos”, señaló.

Mientras que en su ofensiva contra Trump, se centró en un discurso en el que abordó el tema de actualidad, pandemia del COVID-19, incluso contrastando la forma en que el presidente abordó la crisis y cómo lo habría hecho quien fuera parte fundamental en su gabinete.  

“Joe hubiese prevenido las consecuencias de la actual pandemia porque tiene la experiencia para hacerlo”, decía Obama, quien además recordó que en sus años en la Casa Blanca enfrentó las crisis sanitarias del ébola y el H1N1, situaciones en las que según dijo el apoyo de Biden fue invaluable.

Pero el ex Presidente no se limitó a hablar sólo del coronavirus, sino que afirmó que previo a la pandemia las cosas estaban mal en los Estados Unidos y que por eso esta elección importa. Obama dijo que era hora de que los Estados Unidos fueran un lugar para todos y no para unos pocos. “Es hora de que nos demos cuenta de que nuestros maestros, enfermeros, quienes construyen nuestros autos, están trabajando en malas condiciones y sus sueldos son bajos. Si esta pandemia sirve de algo es para darnos cuenta de que nuestros trabajadores esenciales merecen más”, decía en clara alusión al reclamo de disparidad entre los muy ricos y la clase media que los demócratas suelen reprocharle a los republicanos.

Obama también habló de Sanders, conocedor de que necesita que los votos que ya había conquistado el veterano senador por Vermont los herede a Biden y no se repita lo ocurrido hace cuatro años, cuando al dejar el propio Sanders la candidatura, sus votantes no apoyaron a Hillary Clinton, la candidata demócrata, debido a las fracturas que quedaron en la disputa interna.  

Los demócratas saben que necesitan los votos de los jóvenes progresistas que siguen a Sanders y por ello Obama les habló directamente. Reconoció que suele tener diferencias ideológicas con Sanders pero destacó que ambos consideran que hay que trabajar y darle voz a quienes menos poder tienen.

“Bernie es un auténtico americano, un hombre que ha dedicado su vida a darle voz a las esperanzas de los trabajadores, los sueños, sus frustraciones. Él y yo no siempre estamos de acuerdo en todo, pero siempre tenemos la misma convicción de que debemos hacer de los Estados Unidos un lugar más justo, una sociedad más equitativa”, añadió el ex jefe de estado.

En el tema económico, Obama opinó que se requieren reformas para que todos tengan acceso, que no se puede sólo pensar en los que más tienen y que es hora de trabajar con los aliados en el mundo. Un golpe nada sutil a la estrategia exterior de Trump.

“Si hay una cosa que hemos aprendido como país es que en momentos de grandes crisis es que el espíritu de cuidarnos los unos a los otros no puede estar limitado a nuestros hogares, o a nuestros lugares de trabajo, nuestros barrios o nuestras iglesias. Ese espíritu tiene que verse reflejado también en nuestro gobierno nacional”, dijo.

Está claro que para el partido demócrata el objetivo tiene nombre y apellido, se llama Donald Trump, y su consigna es evitar que alcance un segundo mandato como presidente de los Estados Unidos de América del Norte. De ahí que no sorprenda que más temprano que tarde haya aparecido Barack Obama en escena, siendo como es, el demócrata más rentable, para involucrarse en la carrera por la presidencia del país de las barras y las estrellas detrás de la figura de Joe Biden, quien como ya se mencionaba, tiene tras de sí, la encomienda de arrebatarle la presidencia a Trump en la elección del martes 3 de noviembre. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments