Inicio COLUMNAS Café Sonoro – ¿Independencia?

Café Sonoro – ¿Independencia?

0
Compartir

Por: Carlos Carrizales

212 años. Es lo que se dice ha pasado desde que un cura en Guanajuato llamó a levantarse en armas. 10 años después de eso es cuando se cortó el lazo de oro con el que nos tenían sometidos, para después quedar amarrados entre nosotros mismos, al tratar de dar vuelta y liberarnos.

Lo cierto es que el patriotismo aparece en dos fechas y la primera es el 16 de septiembre: vemos los festivales llenos del espíritu tricolor por la fecha (curiosamente, durante el Grito de Dolores, era un estandarte y estaba lejos de definirse los colores que llevaría la bandera mexicana como identidad) y a niños vestidos como los insurgentes e indígenas, estos últimos en representación del pueblo.

Irónicamente, el olvido a las etnias es el pan nuestro de cada día y parece que ellos no pueden liberarse del rezago, una especie de esclavitud moderna. En 1996, de una manera magistral, Santa Sabina cantó sobre esta situación: Buscar, buscando la luz/ Del lado de la noche/ Del lado del olvido/ Cuántos siglos han pasado/ Cuánto dolor olvidado/ Qué importa la muerte/ Si la vida no es vida.

La independencia debería ser sinónimo de libertad y autonomía, pero conforme pasan los años, la brecha se hace cada vez mayor: las personas que aún usan huaraches son las que tienen que bajar cerros y caminar tramos para vender lo que hacen con sus manos, mientras que los que usan zapatos lustrados, cruzan las piernas para enviar a quienes llevan las botas y confunden protección con sometimiento.

El caso más escandaloso fue el dos de octubre de 1968, cuando estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas ejercían su derecho de protestar para tener más libertades en la Ciudad de México así como demandar mayores garantías políticas; no es necesario describir o recordar lo que sucedió ya que por más que lavaron la sangre, esta permanecerá en la memoria colectiva y seguirá lastimando.

Incluso Panteón Rococó lo retrata en sus letras de una manera que nos recuerda que no solo continúa manando la sangre de la herida, sino que parece que aún no cede la infección: Y hoy su madre sigue acudiendo/ Al lugar donde él murió/ Es 2 de octubre y está lloviendo/ A ella no le importó.

Esto nos pone a pensar: ¿La libertad es únicamente posible en la obra de Tomás Moro? ¿El precio de hablar es la mordaza y tenemos que pagar por el castigo?

Se ha hablado mucho que el ejército estará en las calles del país, desde hace tiempo, pero esto traerá consecuencias. La historia misma tiene en sus acervos lo que ocurre cuando la milicia tiene tan suelta la rienda con o sin estrategia; tan solo un ejemplo horroroso es lo sucedido cuando el militar Rafael Leónidas Trujillo, se hizo del poder de República Dominicana y que simuló democracia cuando tenía a sus títeres en la silla presidencial.

Así que, no, creo que no podemos hablar con libertad de la Independencia de México y no somos independientes mientras vivamos encadenados a esa idea de libertad que nos ofrecen a cambio de programas sociales clientelares, polarización y división de clases sociales.

Si resistimos es malo para los de arriba, pero es peor dejarnos someter por los redobles de sus tambores. Que viva México independiente, aunque de momento, solo sea un sueño.

Hasta la próxima canción.

Recomendación musical de la semana:

Artista: Los de Abajo  

Canción: Resistencia

Álbum: LDA v The Lunatics 

Género/Estilo: Ska 

Año: 2005 

Enlace: https://open.spotify.com/track/1Sr5qitoudQPv43cnOm5QL?si=NJkqK6DHT7WO_7LslEzy9g&utm_source=copy-link

Comments

comments