Inicio DEPORTES Boca Juniors, 115 años de una gloriosa existencia

Boca Juniors, 115 años de una gloriosa existencia

0
Compartir

El mundo del futbol se viste de gala este viernes para celebrar el aniversario 115 de la creación de Boca Juniors, el club más ganador en la historia del balompié argentino y uno de los más exitosos a nivel continental.

Un común origen para una inigualable historia

La historia del “Azul y Oro” se comenzó a escribir el 3 de abril de 1905, cuando un grupo de amigos, integrado por Esteban Baglietto, Alfredo Scapartti, Santiago Sana y los hermanos Teodoro y Juan Antonio Farenga, fundaron un club de futbol, algo muy común en Argentina durante aquellos tiempos, debido a la pasión que se desbordaba por este deporte.

El nombre, como no podía ser de otra manera, hacía alusión al barrio donde se dio origen a este club: La Boca. Se le agregó el Juniors, que le otorgaba un toque de prestigio acorde a la época.

Baglietto fue nombrado el primer presidente en el equipo y el primer partido se celebró el 21 de abril del mismo año, en el campo Independencia Sud, escenario en el que Boca Juniors goleó 4-0 al club Mariano Moreno.

Los colores para la indumentaria del club, la combinación de azul y amarillo que se conoce hoy en día, fue inspirada en los colores de la bandera de un barco sueco anclado en La Boca.

Primer partido en Primera División y Superclásico ante River Plate

Tras ocho años de su creación, llegó el primer encuentro de Boca Juniors en la Primer División de Argentina, el cual se realizó el 13 de abril de 1913 y terminó con un marcador a favor de 4-1 sobre Estudiantil Porteño, en Ituzaingó.

Toda gran institución futbolística debe tener una rivalidad entrañable, y el “Xeneize” la encontró con River Plate, conjunto creado en el mismo barrio, con el que tuvo su primer choque, y también primera derrota por 2-1, en 1913, en cancha de Racing.

Primeros títulos y una impensada gira por Europa

Entre 1919 y 1930, inevitablemente, los primeros títulos llegaron a un club destinado a la grandeza, pues Boca se hizo de seis campeonatos de Primera División (1919, 1920, 1923, 1924, 1926 y 1930), tres Copas «Carlos Ibarguren», dos Copas Competencia, una Copa de Honor y una Copa Estímulo.

Con multitudes en Argentina apasionadas por el “Azul y Oro”, el siguiente paso era dar el salto internacional, lo cual se intentó lograr con una gira por Europa, que fue de 19 encuentros, de los cuales 15 fueron victorias, un empate y sólo tres derrotas.

Los choques ante los equipos madrileños, Atlético y Real, fueron los más atractivos, incluso con la presencia de Alfonso XII, entonces Rey de España, en el partido ante los “merengues”. Estas destacadas actuaciones hicieron que la Asociación Argentina de Football entregara la Copa de Honor a Boca en 1925.

Éxitos en el profesionalismo y la llegada de “La Bombonera”

La primera temporada profesional del balompié argentino, en 1931, fue para un Boca Juniors arrollador, que incluso derrotó a River en las dos oportunidades que lo enfrentó; además, años después, el “Xeneize” se haría del bicampeonato en los cursos de 1934 y 1935.

Un equipo con ADN ganador y destinado a la grandeza necesitaba de un templo para que sus aficionados emanaran la misma pasión. Fue en 1940 cuando se inauguró “La Bombonera”, que hoy en día es uno de los estadios más intimidantes e imponentes del futbol mundial.

Juan Carlos Lorenzo, una luz en medio de la oscuridad

El “Azul y Oro”, pese a conseguir algunos títulos nacionales, fue incapaz de consagrarse en la Copa Libertadores, creada en 1960, y lo más cercano de acariciar la gloria fue impedido por un increíble Santos de Brasil, liderado por el mítico «Pelé».

Fue en 1976 cuando Juan Carlos “Toto” Lorenzo llegó al banquillo de Boca, junto con jugadores de la talla de Francisco Sá, Ernesto Mastrángelo y, especialmente, el guardameta Hugo Gatti.

Un año después de esta revolución, el “Xeneize” consiguió su primera Libertadores, dejando en el camino, entre otros, a su odiado rival, River, para después derrotar a Cruzeiro en una serie que se alargó hasta un tercer partido, en el que el “Loco” Gatti sería el gran héroe en la tanda de penales.

El legado de la institución bajo el mando del “Toto” siguió escribiéndose con letras doradas, pues al ser campeón de América, debía enfrentar al de Europa en la Copa Intercontinental, la cual obtuvo ante el Borussia Mönchengladbach, subcampeón europeo, debido a que el monarca Liverpool no podía recalendarizar sus partidos ligueros.

La efímera gloria con Diego Maradona y una inesperada crisis

Boca Juniors dinamitó el mercado de pases en 1981 con la contratación de Diego Armando Maradona, el futbolista sensación en Argentina, quien el mismo año los llevaría a levantar el título, aunque sólo una temporada después sería vendido al FC Barcelona.

Después llegaron los días oscuros sin títulos para la ya envidiable vitrina del equipo. Además, en 1983, “La Bombonera” recibió un veto por la muerte de un aficionado de Racing Club, a causa de una bengala lanzada por los simpatizantes de Boca.

A la crisis deportiva se le sumó la decadencia económica, que el presidente Antonio Alegre, con la ayuda de su segundo, Carlos Heller, enfrentó con sabiduría y capacidad al momento de resolver los inesperados problemas que surgieron en el “Azul y Oro”.

Macri, Bianchi y Riquelme, los ejes de la época dorada

Mauricio Macri llegó a la presidencia del club en 1995, el mediocampista Juan Román Riquelme debutó en 1996, con apenas 18 años, y el cotizado estratega Carlos Bianchi asumió el cargo de director técnico en 1998, tres inolvidables fechas en la historia del club, ya que cada uno, en sus respectivas funciones, fue protagonista de la época dorada de Boca Juniors.

“El Virrey” potenció las cualidades de Riquelme y fue el creador de la mortífera dupla en ataque conformada por Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto, un verdadero trabuco que en el año 2000 le ganó la Copa Intercontinental al poderoso Real Madrid, plagado de figuras como Roberto Carlos, Luis Figo y Raúl González Blanco, por mencionar algunos.

Tras dos años de descanso, Bianchi regresó al club para una segunda etapa igual de gloriosa, ahora con Carlos Tévez como el gran referente de la escuadra que destrozó 5-1 al Santos brasileño en la final de la Libertadores 2003. Un título que le permitiría ir nuevamente a la Copa Intercontinental para derrotar en tanda de penales a un AC Milán que presentó a su cuadro estelar con elementos como Kaká, Clarence Seedorf y Andriy Shevchenko.

Boca Juniors y un solo destino: ser el más grande de Argentina

El “Xeneize” dejó atrás su época dorada, Bianchi se despidió como lo hacen los grandes y las estrellas del equipo se marcharon a Europa para jugar en los mejores clubes, pero eso no impidió que las glorias nacionales e internacionales continuaran en aumento.

Los regresos de Riquelme y Tévez, la tercera etapa de Bianchi al mando, la despedida de Palermo, la dirección técnica de Guillermo Barros Schelotto y el reciente campeonato de 2020 forman parte de las más actuales y exitosas páginas en el haber de la institución.

Con 69 títulos en sus ilustres 115 años de vida, Boca Juniors es el equipo más ganador del futbol argentino, además sus 18 campeonatos intercontinentales, mismos que AC Milán y el también argentino Independiente, lo ubican entre los cinco clubes más triunfadores a nivel internacional, sólo detrás del Real Madrid, con 27 y el club egipcio Al-Ahly, con 20.

La ordinaria creación de un club en la Argentina en 1905, derivó en la más envidiable, exitosa y célebre historia que cualquier institución quisiera vivir. No ha existido otra explicación: Boca Juniors nació para ser el más grande de esta nación.

Comments

comments