Inicio COLUMNAS Ágora – El rumbo

Ágora – El rumbo

0
Compartir

Tenemos una valiosa oportunidad que es necesario valorar profundamente, su resultado se verá en los siguientes años y en las siguientes generaciones, se trata de las decisiones a tomar en el presente, para que se vean reflejadas de manera positiva en la historia de Puebla.

De las cosas que nos impresionaron a todos fue el cómo los seres vivos y la naturaleza se apropiaron nuevamente de los espacios que les fueron arrebatados por la modernización de las ciudades, y precisamente hoy existen muchísimos esfuerzos buscando aligerarle la carga al planeta para retomar su cauce, mejorar el aire e implementar políticas y acuerdos plasmados en la agenda 20-30.

Esta es una agenda nutrida de consenso mundial, con el sentido de reconocer hacia dónde está el camino correcto y buscar compartir las mejores prácticas sociales, ciudadanas, legislativas y de políticas públicas emanadas de los propios gobiernos y sus ejecutivos, sin embargo dentro de todos los preceptos existe uno de vital importancia, la supervivencia humana.

Las decisiones públicas no pueden darse sin pensar en el futuro, sin embargo los escenarios mundial, nacional y local nos han dado una muestra de que claramente no podemos predecir la realidad que se vivirá en el día a día, por ello enfocarnos en el presente es de suma importancia para todos.

La raza humana tiene capacidades para reflexionar y razonar, sin duda alguna es una de nuestras fortalezas, y mediante el diálogo, el consenso, la visión y por supuesto compartir, entregar, dotar y generar oportunidades será la ruta correcta para continuar con el desarrollo integral de las ciudades y los países.

Es por esto que vemos necesario exista un nuevo pacto social regionalizado y tenga como esencia un llamado a la acción permanente, para después de lograr unificar las ideas y compartir la visión de futuro, podamos plantear a quienes llevan las riendas de las decisiones públicas un trabajo conjunto de responsabilidades y metas inmediatas, ya sea acción social o de proyectos compartidos y claro, con un modelo de presupuestos participativos.

La importancia de tener al ciudadano al centro de las decisiones públicas no debe ser por moda o imposición, sino por el hecho de que todos conformamos familias que son el pilar de una sociedad, y al día de hoy ya no podemos darnos el lujo de la prueba y el error; necesitamos ser congruentes y aportar desde cada trinchera las mejores ideas para debatir el rumbo y el ritmo de transformación de cada territorio.

Como ciudadano me preocupa nuestro entorno, nuestra Puebla y nuestra gente, porque creo firmemente que existe una voz que siempre nos guía, una voz que habla desde la solidaridad y la responsabilidad, y si la escuchas bien, verás que somos nosotros mismos, y sin duda alguna éste es nuestro momento.

Pepe Chedraui.

Comments

comments