Inicio COLUMNAS 2021 Luz y Esperanza

2021 Luz y Esperanza

0
Compartir

Por: Lucy Pérez

Volvimos a mirarnos, a comprender que lo que a una persona le afecte nos concierne a todos, como gran familia humana que somos. Encontramos consuelo en personas que no imaginábamos obtenerlo y apoyo en aquellos que fueron generosos y se apresuraron a compartir con los demás.

Hemos sido testigos de que por distancia que haya entre nuestros continentes, nos aquejan los mismos males y nos hermana el mismo dolor de ver partir a personas entrañables que se nos adelantaron a causa del mal que aqueja nuestra aldea global. Cierto, aun en medio de la incertidumbre no nos hemos dado por vencidos y hemos sacado lo mejor que cada quien posee, aunque también hemos padecido decisiones gubernamentales impensables que en otras épocas hubiesen sido juzgadas de aberrantes, insensibles o simplemente no se hubieran permitido o tolerado.

En el recuento de los meses, hemos hecho del comedor de nuestra casa oficina, escuela, lugar de juegos; nos hemos reencontrado con las personas con quienes compartimos el día a día, a veces amorosamente y otras tantas estresados y angustiados por un futuro incierto que amenaza con un forzoso cambio de planes.

No, para nadie ha sido fácil, pero en medio del aislamiento y el encierro, también hemos tenido la oportunidad de conectar con nosotros mismos, de volvernos empáticos y sensibles, de mirar con esperanza y en los mejores casos buscar nuevas alternativas para salir adelante en medio de una nueva realidad que nos deja ver que después de esta crisis ya nada será igual.

Permanece en mi memoria la imagen de un Papa solitario en medio de la lluvia ante una plaza de San Pedro totalmente vacía, orando por el cese de la pandemia y por la humanidad; quedará para siempre en mi corazón esta sensación de no tirar la toalla y por el contrario buscar alternativas para brindar la mano y al extenderla para apoyar a los demás, encontrando esa fuerza espiritual para recibir consuelo y mirar hacia adelante, confiando en que pronto todo será mejor.

2020, a pesar de todo será recordado por ser el año de la oportunidad.

Oportunidad para rectificar aquello que no iba bien, para descubrir lecciones de vida que nos hacen ver lo vulnerables que somos y por lo tanto valorar lo que en verdad es importante. Oportunidad para encontrar nuevos caminos y no temer empezar de nuevo etapa de vida en la que nos encontremos. Oportunidad para tender puentes y colaborar en nuevos proyectos, de ir por nuevas metas. Oportunidad para mirar en nuestro interior y abandonarnos absolutamente a la esperanza de que pronto saldremos de esta situación.  

Hoy al despedirnos de este agonizante 2020, solo puedo agradecer el llegar hasta este día con vida y salud. Me uno al dolor de quienes han perdido a un ser querido y a la esperanza de muchas familias que oran porque pronto estén en casa y recuperados sus familiares enfermos; pero también quiero iniciar el 2021 con un pensamiento positivo, no con esa falsa motivación de quien, insensible, solo soba el alma con frases huecas y trilladas, sino con la fe de quienes en cualquier rincón del mundo se unen en pensamiento e intención, sin importar su credo y manifiestan la alegría del amor que se encuentra en el auténtico y verdadero poder espiritual que hoy más que nunca, nos convoca a construir una sociedad más humana, en la cual prevalezca la justicia e igualdad de oportunidades, un año nuevo que nos brinde la posibilidad de ser más humanos, de no olvidar las lecciones que han tocado nuestro corazón y trabajar por construir la unidad en nuestra familia, por lo tanto en nuestra patria tan deseada y anhelada.

Deseo sinceramente que todo lo malo se vaya, que venga nueva luz y esperanza a nuestras vidas y nuestras naciones; que reconozcamos siempre, el gran compromiso y generosidad de los médicos, enfermeras, personal de salud que está en el frente de batalla, y que jamás olvidemos que aun en medio de cualquier situación, por difícil que está sea, siempre podemos tomarnos de la mano y hermanarnos en el amor verdadero que hace que nuestras vidas sean mejores.

Comments

comments