Inicio DEPORTES Villarreal vence al Liverpool con gol en tiempo extra

Villarreal vence al Liverpool con gol en tiempo extra

0
Compartir

Una gran combinación en el tiempo añadido dio al Villarreal una ventaja que puede ser importantísima para alcanzar la final de Basilea. El partido se encaminaba de forma irremediable al 0-0 cuando el cuadro de Marcelino fabricó la mejor jugada el encuentro. El pase largo de Bruno fue bueno, pero mejor todavía fue el control orientado de Denis, con el que dejó atrás a Touré. Delante de Mignolet tuvo la sangre fría de dejarle el gol en bandeja a Adrián, que marcó a placer. Seguramente el Liverpool no mereció ese castigo, que le obligará a una complicada remontada frente a un rival que defiende muy bien. Anfield tendrá la última palabra, pero ese tanto de Adrián puede valer su peso en oro.

Fue un buen partido el disputado en El Madrigal, con dos equipos con las ideas claras y que dificultaron la vida al rival. El público del Villarreal no ha visto esta temporada demasiados equipos con la personalidad del Liverpool, contagiado definitivamente de Klopp. Se nota la mano del técnico alemán. El Liverpool concedió poco y durante algún rato metió atrás al cuadro de Marcelino. La primera ocasión del partido, bastante clara, estuvo en las botas de Allen, que remató dentro del área y centrado un envío desde la derecha. No remató bien, El Madrigal contuvo la respiración, y detuvo Asenjo, de nuevo titular por delante de Areola.

Se rehízo el Villarreal de esa ocasión, aunque casi nunca se soltó demasiado en ataque. Era consciente de que el primer objetivo era dejar su portería a cero. Si podía marcar, mucho mejor, pero convenía no correr demasiados riesgos. Aun con el corsé, el Villarreal exigió una buena mano de Mignolet a disparo de Pina y dos remates de Soldado se perdieron por un palmo.

La segunda parte se inició con sobresalto. Bakambu estrelló un cabezazo en el palo, y más tarde Mario envió alto un balón suelto. Respondió el Liverpool mediada la segunda mitad con otro disparo a la madera de Firmino. Recibió de Milner, se giró y Asenjo metió la mano abajo para mandar el balón al palo. El gol podía caer de cualquier lado. El Liverpool vigilaba bien a Denis Suárez y eso dejaba a Bruno sin demasiada compañía, porque Trigueros esperaba en el banquillo.

A esas alturas, el Liverpool ya no contaba con Coutinho, sustituido en el descanso, pero siempre fue un equipo bien construido, competitivo. Hasta la pareja centrales, Lovren y Touré, que no es la más fiable del mundo, funcionó decentemente hasta que se deshizo en los últimos minutos, más por el lado del marfileño que por el lado del croata. El Villarreal, mientras, perdió por el camino a Bailly, que estaba haciendo un gran partido hasta que se lesionó en una jugada que estaba invalidada. Salió Musacchio en su lugar.

Fue precisamente cuando más miedo debían tener los dos equipos cuando llegaron las ocasiones. Primero la tuvo Bakambu, tras un pase de Denis Suárez. El delantero ganó la acción a Touré y su remate con la zurda lo sacó de forma fantástica Mignolet con su mano izquierda. Respondió de forma inmediata el Liverpool con un carrerón de Alberto Moreno. Ganó la carrera a Denis, que al menos pudo molestarle en su remate final ante Asenjo. El balón se marchó cerca del palo.

Todavía quedaba una última bala, aunque parecía que estaba todo vendido. Bruno vio la carrera de Denis y le puso un balón estupendo. El control del gallego fue perfecto, tan bueno que con él dejó atrás a Touré. Después tuvo clase y generosidad para en lugar de chutar, ponérsela a Adrián, que marcó a placer. Estalló El Madrigal, que ve que el sueño de una final europea está más cerca. Pero todavía hay que remar mucho. Anfield está acostumbrado a todo tipo de remontadas. Puede dar fe el Borussia Dortmund.